Un alcalde le dijo a la vicepresidenta de Eulen: "¿Qué sabrá esa 'rubieja' de vacas?". Varias ejecutivas españolas que han llegado a la cima explican los obstáculos que han tenido que sortear en su carrera profesional y también exponen qué pueden aportar las mujeres a las posiciones de liderazgo.

Han llegado a la cima. A unas les ha costado más, a otras menos, la mayoría ha tenido que renunciar a una parte de su parcela personal en favor de la profesional. Muchas de ellas han conseguido hitos, han roto barreras y sobre todo le han dado un golpe al famoso techo de cristal. Por ejemplo, Eva Castillo, que inició su carrera en el sector bancario: pasó cinco años en Goldman Sachs, donde ocupó distintos puestos de responsabilidad; y de ahí saltó a Merrill Lynch. Ha sido la primera mujer que ha accedido al consejo de Telefónica. Para Castillo, el hecho de ser mujer ha supuesto tener que esforzarse más y demostrarlo más que la media.

Esfuerzo y dedicación, "hacen que siempre estés preparada para afrontar problemas graves en poco tiempo". Y añade que las mujeres saben gestionar mejor los momentos difíciles y peor el éxito. Destaca como área de mejora y como consejo para las ejecutivas, la necesidad de aprender de los hombres algunas cuestiones, como por ejemplo, a aprender a gestionar el éxito con la misma actitud que lo hacen ellos. "Porque nosotras queremos que el equipo vaya bien, que se cumplan objetivos comunes más que personales".

También destaca la habilidad femenina de "saber lidiar con muchas cosas a la vez, como cuidar de personas enfermas de la casa, guardar secretos, sacar a delante a los demás con pocos recursos". Y en momentos de crisis, dice Castillo, "las directivas tenemos esa capacidad de poner en marcha equipos y gestionar con realismo". Otra mujer con arrojo empresarial es María José Álvarez Mezquiriz, vicepresidenta del Grupo Eulen, y fundadora de la empresa de carnes Valles del Esla, que ha tenido que lidiar con más de un prejuicio social en su trayectoria profesional. "Cuando aterricé en el proyecto cárnico había un alcalde que decía: 'Esa rubieja del Mercedes rojo, ¿qué sabrá de vacas?".

El consejo de María José Álvarez Mezquiriz es simple: trabajar, trabajar y trabajar. Pero también, "debemos ser responsables de lo que decidimos, y se decida lo que se decida hay que hacerlo con lógica y con responsabilidad". Esta ejecutiva cita como maestros a Tomás Pascual, el fallecido fundador del grupo lácteo Pascual; al presidente de CEOE, José María Cuevas, del que destaca "un talante de los de verdad". Y también admira a Ana Patricia Botín, primera ejecutiva del Santander en Reino Unido, de la que resalta su voluntad para sortear las dificultades del "por ser vos quien sois" en clara referencia al peso que tiene ser hija del primer banquero de España, Emilio Botín. "Porque un padre no es el mejor jefe y eso también lo sé yo" se refiere al fundador del Grupo Eulen, David Álvarez.

La que fuera presidenta de Banesto asegura que "existen grandes oportunidades para quienes sepan reconocerlas y, sobre todo, para quienes deseen aprovecharlas, hay razones para ser optimistas". La exigencia personal es un rasgo que aquellos que conocen bien a Ana Patricia Botín destacan de ella. Y no duda en pedir consejo y rodearse de gente que pueda complementarla, además de darle gran importancia al valor del cliente.

Un caso claro de liderazgo femenino se da en Microsoft, donde las mujeres copan puestos de alta responsabilidad. Una de ellas es Elena Dinesen, directora de recursos humanos, que advierte que en la multinacional tecnológica prima ante todo "el compromiso, la dedicación, la pasión y el talento, respetando la diversidad sin distinguir sexos, razas, tendencias políticas o identidad sexual". Dicho esto, asegura, que lo importante es el trabajo en equipo, la colaboración y una actitud positiva frente a nuevos retos y objetivos.

Otra ejecutiva de reputación en el sector publicitario y de medios es Mónica Deza, vicepresidenta de innovación de McCann Erikson, quién asegura que "gana aquel que es capaz de sobrevivir, de evolucionar y de adaptarse". Y en ese barco, añade, "estamos todos". También ha arriesgado en su carrera Carina Szpilka, directora general de ING Direct, que abandonó una sólida carrera en Argentaria para dedicarse desde 1998 a abrir cuentas de color naranja. Y si algo no le gusta que le recuerden es que "soy muy eficiente y organizada, eso que parece que a veces ayuda dicho así puede sonar a ogro". Cree también que es una ejecutiva "muy pragmática, algo que quienes trabajan conmigo suelen agradecer; pero al mismo tiempo me gusta innovar y mirar un poco más allá, imaginarme siempre qué más podemos hacer y de la forma más novedosa para poder hacerlo". Szpilka cree que normalmente va muy rápido, "y eso puede hacer que algunos se desenganchen por el camino, pero un buen líder tiene que ser capaz de arrastrar a todo el mundo y enfocarse en ser capaz de inspirar un sueño".

Las buenas prácticas de liderazgo, asegura la directora del área internacional de Iberdrola, Amparo Moraleda, "son como los verbos irregulares del inglés, hay que repasarlas de vez en cuando". Porque el día a día, afirma la anterior presidenta de IBM, te lleva a menudo a olvidarte de lo importantes que son. "El talento es actitud y también es aptitud. De una persona puedes juzgar sus competencias y cualidades técnicas pero también su actitud en las dinámicas de equipo, en cómo lleva a cabo un trabajo", explica Moraleda.

En el modelo de liderazgo femenino, para la directora general en España de McDonald's, Patricia Abril, tiene un gran peso la intuición. "Es un liderazgo más participativo porque la mujer no necesita saber quién es el líder". Esta ejecutiva no cree en el networking, esto es, los logros a través de los contactos sociales, sino en la demostración de la valía a través de los resultados. "El networking debe ser porque te han visto trabajar, no tanto por el hecho de conocerse. Creo en la meritocracia, y puede ser peligroso colocar a amigos". A la hora de contratar, Abril se deja llevar por el talento, la experiencia y los valores.


Los consejos siguen sin directivas

El 60% de los licenciados universitarios españoles son mujeres, y sin embargo apenas un 8% de los puestos de los consejos de administración están ocupados por ellas. Otro dato: a pesar de que el 75% de los consejeros delegados considera que la diversidad en sus equipos de dirección llevaría a mejores resultados, solo el 10% hace algo al respecto. Todos estos datos y la reflexiones de las ejecutivas, que aparecen en este reportaje, están recogidas en el libro 1.058 preguntas a mujeres de éxito. Se trata de una recopilación de entrevistas, testimonios y reflexiones de mujeres, también de hombres, sobre liderazgo empresarial.

La citada obra es idea de la consultora &samhoud, especializada en asesoría para la gestión de procesos de cambio. El objetivo de esta iniciativa es ayudar, con los consejos aportados por este grupo de directivas, sobre todo a los jóvenes que comienzan su vida laboral o para cualquiera que desee analizar o reconducir su carrera. A través de estas historias, se relata cómo se han enfrentado al reto de dirigir importantes proyectos o empresas y de qué forma se han organizado para mantener el equilibrio entre su vida laboral y personal. Algunas describen la importancia del trabajo en equipo y la empatía que un líder debe tener.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.