Tomando la forma de un curioso test de futurología, Workforce Magazine plantea una serie de requisitos que considera indispensables para cuando la función de personas llegue a la siguiente década. Ser un procesador de datos en potencia o tener la piel tan gruesa como un rinoceronte están entre los requisitos para llegar a la futura mesa de decisiones de Recursos Humanos.

Lo entiendo. Eres Director o manager de Recursos Humanos y te estarás preguntando si realmente estás bien encaminado para hacerte cargo del liderazgo de la función de personas en la próxima década. Afortunadamente, tengo aquí una bola de cristal y la suficiente confianza/atrevimiento como para predecir tu futuro. ¡Qué suerte tienes!

El mundo está cambiando, y la gente que paga las facturas espera cosas diferentes por parte de los Departamentos de Recursos Humanos. He aquí cinco factores a tener en cuenta para examinar y determinar si de verdad tienes lo necesario para liderar un equipo de gestión de personas y ser un socio viable para los líderes empresariales que te contratarán en 2024. Recuerda: estamos hablando de liderar RH, no de formar parte del equipo de RH. La lista ofrecida a continuación es una hoja de ruta que indica cómo se comportará un líder de la función en el año 2024 (y estoy dando por hecho que ya tienes las competencias necesarias para llevar a cabo el trabajo).

  • Llevas dentro a un procesador de datos de primera categoría. Esto quiere decir que eres mejor que la mayoría recopilando ingentes cantidades de información y tomando luego decisiones rápidas y precisas. También está bien tomarse un tiempo en otros roles pero, en el papel de un futuro líder de RH, se espera de ti la máxima rapidez a la hora de plantear tus opiniones y sugerencias de solución.
  • Eres tan asertivo como los comerciales de tu organización. La gente mejor capacitada en RH siempre ha necesitado ser asertiva, pero la necesidad de saber afrontar mejor el conflicto también seguirá aumentando. El caos está por todas partes y, si quieres operar de forma eficiente, debes lidiar con ambos elementos diariamente. Puedes ser profesional y responder igualmente ante otras personas que tratan de ponerte en cuestión a ti, a tu departamento o a tu organización.
  • Sentirse cómodo sin regla alguna. Las personas de RH siempre han sido buenas a la hora de crear estructuras, pero a los líderes de la función se les pide que las valoren menos a medida que avanza el Siglo XXI. Es probable que mientras creas tu equipo de RH, sea fácil encontrar a personas de la función que sean de ayuda a la hora ejecutar soluciones estructuradas. En cambio, es más complicado encontrar a personas de la función que no quieran saber nada del manual de operaciones y en vez de ello prefieran desarrollar la mejor solución a los problemas por sí mismos. Actualmente, el panorama cambia demasiado rápido y al statu quo le cuesta mantenerse. Van al alza los grandes retos, tener cada vez menos reglas y unos líderes con un ligero síndrome de déficit de atención.
  • Eres lo suficientemente organizado a nivel directivo como para poder llevar a cabo las cosas. Muchos de vosotros podríais pensar que unas reglas poco restrictivas equivalen a un bajo nivel de detalle. La realidad es que la orientación al detalle existe fuera y como algo separado de la orientación hacia las reglas. De hecho, pocas reglas combinadas con un nivel medio o alto de orientación al detalle es un perfil muy atractivo para todo tipo de ejecutivos, incluyendo a Recursos Humanos. Pocas reglas/muchos detalles significa que tienes la capacidad de soñar cosas y de llevarlas a cabo.
  • Tener la piel como un rinoceronte viejo y gordo. Si cumples con este requisito de poca sensibilidad ante una mala noticia o un feedback negativo, te podrás caer durante medio minuto, pero luego te recuperarás y seguirás adelante. Las empresas buscan cada vez más a líderes de RH que no teman fracasar. En realidad, haber fracasado es un derivado necesario que agrega valor al producto final. Lo seguro tiene cada vez menos relevancia actualmente.

Llegados a este punto, contesta ‘sí’ o ‘no’ a los cinco puntos de la lista, dependiendo de sí te ves capaz de ofrecerlos o no y suma el número de respuestas afirmativas. Aquí debajo tienes la valoración de la puntuación que hayas obtenido:

5 – Bienvenido al club. Si de verdad eres capaz de todo lo que afirmas, me gustaría tener tu currículum para mis clientes, incluso aunque tengas 28 años.

4 – Si, por favor. Solamente has fallado en una cosa; sigues siendo un buen jugador.

3 – Te voy a llamar ciudadano medio de RH. Eres lo suficientemente bueno como para entender de lo que hablan los dueños del negocio. Quizá te faltan una o dos hebras de ADN pero sigues resultando de ayuda. Seguramente acabes trabajando para alguien más joven que tú en 2024, pero eso está bien porque seguirás aportando valor añadido y seguirán dependiendo de ti

2 – El mundo también necesita a personas para cavar zanjas. Sigue habiendo trabajo para ti en la mayoría de departamentos de RH de cualquier tamaño, pero no en el liderazgo de la función. Eres lo bastante bueno, lo bastante listo y, ¡caray!, le gustas a la gente. Pero te quedarás fuera del nivel de gestión.

1- Darwin llamó. Y dijo que actualmente los niños están desarrollando el equivalente en RH a los pulgares prensibles. Pero yo no veo que te esté saliendo ningún bulto a los lados de las manos… Muy mal.

Esta es mi lista de rasgos actitudinales más importantes a medida que nos acercamos a la próxima década. ¿Seguirán habiendo líderes de RH con puntuaciones de 1 o de 2? Claro.

¿Se parecerán los reemplazos de dichos líderes a sus predecesores? Mis informaciones me dicen que ni hablar.

 

"Dunn, Kris. "Will you be leading an HR function in 2024?". Workforce Magazine, 20/11/2017 (Artículo consultado online: el 04/12/2017).

Acceso a la noticia: https://www.workforce.com/2017/11/20/leading-hr-function-2024/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.