Según un estudio presentado recientemente el presentismo se ha incrementado en nuestro país respecto al año anterior. El 53% de las empresas encuestadas indica que existe alguna práctica de presentismo entre sus trabajadores, siete puntos más que en 2015. De ese 53%, casi la totalidad de las empresas reconoce que sus empleados dedican tiempo de trabajo a Internet, correo electrónico o redes sociales con fines no profesionales.

 

Si usted lo primero que hace cuando llega a su oficina y enciende el ordenador, es leer su correo personal o consultar alguna red social; usted forma parte del grupo de los trabajadores presentistas.

Se ha hablado mucho sobre el coste económico que acarrea a las empresas el ausentismo laboral, pero poco sabemos sobre una práctica similar pero estando presente en el puesto de trabajo: el presentismo.

Esta mañana Adecco ha presentado la III Encuesta de Adecco sobre Presentismo Laboral, y la principal conclusión que se extrae de ella es que el presentismo se ha incrementado en nuestro país, respecto al año anterior. El 53% de las empresas encuestadas indica que existe alguna práctica de presentismo entre sus trabajadores, siete puntos más que en 2015.

¿Qué hacen cuando se escabullen de sus tareas?

De ese 53%, casi la totalidad de esas empresas reconoce que sus empleados dedican tiempo de trabajo a Internet, correo electrónico o redes sociales con fines no profesionales. No obstante, de todos los trabajadores, sólo un 20% mantendría estas prácticas en su oficina de modo habitual.

La siguiente práctica más habitual entre los empleados presentistas, lo reconoce el 93% de las empresas con este tipo de trabajadores es: la pausa del café, los desayunos y almuerzos. Así como la entrada tardía al puesto de trabajo, o su salida antes de finalizar la jornada laboral. Sin embargo, un 89% de empresarios reconoce que estas dos últimas prácticas se dan muy poco entre sus asalariados.

Otra de las prácticas presentistas más comunes son las ausencias breves y repetitivas del puesto de trabajo, detectadas en un 88% de las corporaciones. De ese porcentaje, el 82% lo atribuye a pocos o algunos empleados y sólo el 6% a la mayoría o a la totalidad de la plantilla.

Y sin duda el tabaquismo forma parte también de las prácticas de presentismo en las empresas españolas, al menos así lo afirma el 80% de ellas, aunque sólo un 7% lo detecta de manera mayoritaria o en todos sus empleados.

Hipótesis sobre el aumento del presentismo

Una de las hipótesis que argumenta este informe es que esta tendencia podría darse más entre los trabajadores indefinidos. Pero otra podría también dominar entre aquellos empleados que no se sienten seguros en su puesto de trabajo y por ello se quedan más horas en la empresa, teniendo que rellenar las horas que no tienen tareas.

Métodos de prevención

Para evitar el presentismo entre los trabajadores, sólo un 19% de las empresas las ha implementado.

De ellas, un 88% ha adoptado métodos de control de entrada y salida del puesto de trabajo, los conocidos como 'fichajes'.

Asimismo, el 29% a través de sus técnicos de Redes, implementan listas de control de acceso (ACL) para llevar a cabo restricciones en el uso de Internet como: denegar la entrada a determinadas páginas como de redes sociales, Youtube, etc... Y un 23% prohíbe la entrada a los correos personales.

En menor medida, el 7% introduce políticas tajantes, como la programación del apagado de luces en las salas, y el 3% aplica horas límite de las reuniones.

En contraposición, otras empresas no aplican un control de horario y lo sustituyen por la evaluación de objetivos o la flexibilidad horaria que se da en muy pocos lugares.

El perfil del presentista

Adecco explica que no resulta sencillo trazar un perfil de empleado que tenga de forma contundente una mayor frecuencia de presentismo.

Los únicos parámetros donde se aprecian diferencias relevantes son: en los cargos directivos, los trabajadores indefinidos y los empleados con contrato temporal a tiempo completo.

Este estudio concluye que el presentismo viene fundamentalmente determinado por características generales propias del tipo de empresa o cultura de trabajo en ella. Mientras que está poco determinada por las características individuales de los trabajadores, como la edad o el sexo.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.