La devaluación salarial no muestra signos de acabar pese a los síntomas de recuperación de la economía. Durante el 2015 y lo que llevamos de 2016, años en los que se ha producido una reactivación del empleo, los nuevos contratos tienen niveles salariales bajos y solo el 34,7% de las empresas han fijado para los nuevos trabajadores unas retribuciones iguales a las percibidas hace cinco años en un puesto similar.

 

En el futuro se mantendrá esta tendencia ya que la mayoría de las compañías (61,5%) no cree que en el 2020 se habrá recuperado el nivel salarial previo a la crisis, según un informe de la consultora Adecco y del portal de empleo Infoempleo.

Las retribuciones han bajado y en el mejor de los casos se han congelado, lo que hace que siete de cada 10 trabajadores se considere insuficientemente pagado. Las diferencias se establecen en cuatro aspectos: tipo de contrato, antigüedad, sexo y edad del trabajador. Esta última muestra cómo la crisis ha golpeado doblemente a los empleados de mediana edad, primero como víctimas de los ajustes de plantillas, y después cuando han vuelto a tener un empleo, con una menor oferta salarial.

MAYORES PENALIZADOS

Los mayores de 46 años que se reenganchan perciben un salario bruto anual de 2.300 euros menos que los trabajadores de entre 41 y 45 años, que son los que cuentan con mayores salarios (25.735 euros). Por el contrario, entre los más jóvenes y también más nuevos, los menores de 26 años, no llegan a mileuristas ya que tienen una retribución bruta anual de 11.816 euros.

En todo caso, a mayor edad, mayor es el salario, siempre y cuando el empleado desarrolle su vida laboral en la misma empresa. Los que tienen 10 años de antigüedad perciben 12.178 euros más que los que acaban de entrar y la brecha salarial por antigüedad es mayor en los niveles más bajos de la plantilla que entre los directivos.

Además, los trabajadores con contratos temporales cobran unos 11.398 menos que los empleados con contrato indefinido.

La brecha salarial por sexos, una constante aun cuando no había crisis, supera los 6.500 euros anuales ya que la nómina de una mujer representa el 74% de la que percibe un compañero en las mismas condiciones laborales. La distancia se acorta a unos 3.500 euros al año en la categoría de los directivos.

CONGELACIÓN Y BAJADA

Algo más de la mitad de las empresas consultadas para el estudio (51,1%) reconoce que el año pasado congeló los salarios de sus empleados, y probablemente no fuera el primer año en que tomaron una medida de este tipo. A ello hay que añadir que el 22,7% de las firmas afrontó una reducción salarial en el pasado ejercicio.

La gran mayoría (58,1%) que ha realizado contrataciones de nuevos empleados lo ha hecho en condiciones salariales inferiores a las de los trabajadores que ya estaban en la plantilla en funciones similares. De ellas, el 27,4% ha fijado una retribución hasta el 15% inferior; el 19,6% la ha reducido entre un 15% y un 30%; el 7,3% ha recortado el salario entre un 30%y un 50%, y el 2,8% lo ha hecho en más de un 50%.

SERVICIOS, DONDE PEOR PAGAN

El salario medio anual en España es de 21.842,55 euros, según el informe que ha analizado los datos aportados por las compañías. El sector industrial es en el que se pagan los sueldos por encima de la media (26.793 euros), mientras que el de servicios es el peor retribuido (18.968 euros), algo menos incluso que las actividades de agricultura, pesca y ganadería.

Entre un trabajador de la industria y otro de servicios (el que ha creado más empleo en el último año) la diferencia de salario es de 7.825 euros anuales a favor del primero.


Nueva prórroga del plan Prepara hasta febrero

El plan de recualificación profesional para las personas en paro que hayan agotado su protección por desempleo, conocido como Plan Prepara, suma una nueva prórroga de seis meses -11 en total-, hasta el próximo mes de febrero del 2017. Este plan finalizará su vigencia cuando la tasa de paro baje del 18%. El Gobierno prevé que la tasa de paro se sitúe en el 18,6% este año y en el 16,6% en el 2017.

El programa busca mejorar la empleabilidad de los parados de larga duración o aquellos con responsabilidades familiares, para los que los Servicios Públicos de Empleo (SEPE) desarrollan itinerarios personalizados de inserción en función de sus características. Asimismo, reciben una ayuda económica de 400 euros mensuales, 450 euros para los que tienen responsabilidades familiares.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.