Un 41,3% de los españoles consigue trabajo mediante contactos personales, a día de hoy la fórmula más extendida de búsqueda de empleo, según el último barómetro del CIS. La otra alternativa más popular es crear una empresa propia o convertirse en autónomo.

 

Los contactos personales son el mejor método para encontrar empleo y más aún durante la crisis cuando el trabajo escasea.

Según el último barómetro del CIS (febrero de 2016) en que se preguntó ¿Cómo consiguió usted su actual trabajo?, lograr un empleo a través de un familiar directo (padre, madre, hermanos, abuelos o tíos) es la fórmula más extendida y sigue creciendo.

En concreto, un 17% de los españoles encuestados manifestó haber encontrado trabajo mediante este sistema. En el anterior barómetro con esta pregunta, correspondiente a septiembre de 2014, la cifra era del 14,4%. Es decir, encontrar empleo, y el de calidad aún más, sólo es posible a través del 'enchufe' familiar y de las relaciones.

Por si había dudas de que de poco sirven en España otros valores competitivos como la formación o el nivel académico, el segundo método que más se usa para conseguir un trabajo es a través de los amigos (13,1% frente al 14% en 2014). Además, a través de conocidos lo consiguen el 9,6% (11% hace dos años) y un 1,7% (2,5% en 2014) a través de otros parientes.

Por tanto, el 41,3%, es decir, más de cuatro de cada diez empleos, se consiguen a través de los contactos personales. Es lo de siempre, pero ahora está más sobrecargado el entorno familiar más próximo.

La fórmula que le sigue es crear una empresa o convertirse en autónomo. Es decir, la alternativa que le queda a muchos españoles es configurarse su propio autoempleo ante las dificultades en convertirse en un trabajador por cuenta ajena.

Según el CIS, casi 13 de cada cien empleos se consiguen con éste método. Esta opción ha aumentado en casi tres puntos desde 2014. Se debe probablemente a la creación de la denominada tarifa plana por parte del Gobierno que facilita este tipo de trabajo mediante subvenciones a las cotizaciones a la Seguridad Social y también con reducciones fiscales. Se trata de la cifra más alta desde 2006.

Aprobar una oposición a una administración pública irrumpe de nuevo y con fuerza en esta estadística. Un 11,4% señalan que han encontrado trabajo con éste método que ha estado en desuso, o mejor dicho, ralentizado, a partir de 2012 cuando el Gobierno decidió congelar la mayoría de las pruebas y no convocar nuevas plazas de relevo tras la salida por jubilación de muchos funcionarios. Sin embargo, en los últimos años se han vuelto a crear más plazas. Así, en 2014 esta opción fue la más utilizada por los españoles (15% del total de trabajo conseguido) incluso por encima de quienes lograron un empleo a través de un familiar directo (14,4%).

Las actuaciones más directas de cara a la empresa no tienen tanto resultado a la hora de encontrar trabajo. Por ejemplo, sólo se consigue el 9,9% del empleo presentando o enviando el curriculum. Y apenas un 3% se logra acudiendo a entrevistas a los centros de posible trabajo y algo más (3,7%) mediante bolsas de trabajo. Mientras, a través de internet (aunque sea el método que más usan los parados para enviar curriculums y averiguar posibles ofertas) sólo se logra el 2,9% del empleo. Poco funcionan además los anuncios en la prensa (1,9% del trabajo conseguido) o a través del centro donde estudiaba la persona que encontró empleo(1,8%).

La que no arranca nunca es la cifra de personas que encuentra trabajo a través de los servicios públicos de empleo. Sólo el 3,7% tuvieron la intermediación del antiguo Inem y únicamente el 1,4% lograron un trabajo a través de una empresa de trabajo temporal.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.