Un estudio reciente muestra que los empleados desmotivados cuestan cerca de 260.000 millones de euros al año en Norteamérica, cifra que se podría extrapolar a otras regiones. Fast Company nos muestra cómo lo hacen las organizaciones en lo más alto de los rankings de satisfacción para mantener a sus empleados felices y comprometidos.

 

“Ser capaz de ser realmente feliz en el trabajo es una de las claves para ser feliz en la vida,” dice Heidi Golledge, CEO y Cofundadora de CareerBliss, un portal de empleo e información laboral. ¿Y cómo puede introducir la empresa un poco más de alegría entre sus filas?

En su libro It’s always personal (“Siempre es personal”), Anne Kreamer destaca una investigación reciente de Sigal Barsade de la Wharton School of Business que indica que los estados de ánimo positivos provocan “una mayor flexibilidad en la toma de decisiones o tener más precisión analítica,” que a su vez hacen que toda la organización sea más abierta y capaz de tomar riesgos. Por otra parte, análisis realizados por Gallup Organization constataron que los empleados insatisfechos dejan de comprometerse con su trabajo y suponen un coste para la economía americana de 350.000 millones de dólares (263.000 millones de euros) al año en productividad perdida.

¿Qué es lo que puede provocar que los empleados silben mientras trabajan? CareerBliss acaba de publicar sus hallazgos en las 50 compañías más felices de América. Este estudio, basado en análisis enviados por empleados, evalúa factores clave como la conciliación de trabajo y vida personal, la relación de cada empleado con su jefe y sus compañeros, el ambiente de trabajo, los recursos de los que disponen, la compensación, las oportunidades de crecimiento, la cultura de la compañía, su reputación, las tareas diarias, y el control que se realiza del trabajo desempeñado diariamente. La respuesta a la pregunta “¿qué hace feliz a una organización?” es una mezcla de todos esos factores. Podría parecer que las organizaciones percibidas como innovadoras siempre estarán en el top del ranking de felicidad. Pero no es así. Apple y Google bajaron del Top10 hasta la posición número 42 y 18, respectivamente. Mientras que el gigante farmacéutico Pfizer escaló del puesto 11 hasta la cima, seguido por la NASA y el Departamento de Defensa de EEUU.

Steve McClatchy, Fundador del Alleer Training and Consulting, cuya lista de clientes incluye al número uno de la lista Pfizer, dice que un entorno de trabajo feliz es aquel que está comprometido de verdad con la mejora continua, y no solo para que aparezca como otro ítem más en los balances. “[Un entorno de trabajo feliz] es el que apoya a los empleados para que consigan sus objetivos, dejándoles fracasar para que aprendan de ello,” dice. McClatchy cree que los empleados felices no se quedan en un mismo puesto por mucho tiempo. “Cuando hay movimiento en tu vida, hay satisfacción. El status quo es el que provoca agotamiento y aburrimiento.” McClatchy afirma que en empresas como Pfizer los trabajadores logran un equilibrio entre la mejora, el crecimiento y la estabilidad. Quemarse en el trabajo no tiene necesariamente que ser consecuencia de hacer muchas horas, sostiene, sino que tiene que ver con los sentimientos que provocan el desarrollo, o la falta del mismo. McClatchy señala que Pfizer consulta regularmente a sus empleados mediante encuestas. “Es un compromiso que adoptan para descubrir los obstáculos que impiden la felicidad. No esperan a las entrevistas de salida; son proactivos y evalúan constantemente su cultura.” McClatchy cree que un lugar de trabajo feliz tampoco está necesariamente libre de conflictos. En Pfizer, dice, la dirección aborda los conflictos de forma constructiva.

“No lo hacen mediante la disciplina, sino con un nuevo enfoque para reducir las quejas que implica cultivar una cultura de la concienciación y el sentido del trabajo,” según Jennifer Aaker, Profesora de Marketing en la Stanford Graduate School of Business. “Investigaciones recientes muestran que hay una fuerte correlación entre la felicidad y el sentido – de hecho, tener un impacto significativo en el mundo que te rodea es un indicador de felicidad mejor que muchas otras cosas que crees que te harán feliz,” dice Aaker. “Cuando podemos cultivar la toma de conciencia y el sentido en todo lo que hacemos, incluyendo nuestro trabajo, tenemos la oportunidad de influir no sólo en nuestro propio bienestar, sino también en el bienestar de nuestra familia, amigos, compañeros y de la comunidad en general.”

Steven Cowart, Director de Visual Display Systems en la NASA, se expresa en la misma línea. “Los proyectos en los que trabajo son increíblemente interesantes, desafiantes, y importantes para el éxito del experimento o la misión. Las instalaciones para realizar las investigaciones son inigualables en su capacidad para ayudarnos a lograr los objetivos. Las herramientas de trabajo que tenemos son las mejores. Nuestros simuladores y formadores son como tener una entrada VIP para saltarse las colas en un parque de atracciones.”

No es de extrañar que otra fuente de satisfacción provenga de una simple palmadita en la espalda. Globoforce, un proveedor de software de soluciones en reconocimiento, afirma que el 82% de los empleados que han encuestado piensa que recibir reconocimiento les hace más felices en su trabajo. “Es mucho más probable que un lugar de trabajo sea un sitio feliz cuando las políticas se han pensado para garantizar que las personas obtengan regularmente elogios por el trabajo bien hecho, y dónde las personas sientan que su felicidad es importante para los jefes,” explica Gretchen Rubin, autora del best-seller Objetivo: Felicidad.

Dana Stocks, Directora de Recursos Humanos de Philips Norteamérica, dice que su organización (que ocupa la posición 25 en el ranking de CareerBliss) llevó este concepto un paso más allá para hacer que el reconocimiento fuera más personal. “Philips ha entendido que el reconocimiento del trabajo bien hecho es a menudo más significativo cuando viene de un igual que cuando viene de un superior. Como resultado, Philips ha establecido programas y principios en cultura que ayudan a los empleados a crear un legado propio significativo y motivador, más allá de las bonificaciones salariales”, explica.

Dos programas ayudan a alcanzar dicho objetivo: We are Philips (“Nosotros somos Philips”) es un programa de reconocimiento entre iguales que pone de relieve los logros de los compañeros. Tres veces al año, los ganadores por cada tipo de comportamiento son anunciados y después difundidos por toda la filial norteamericana para inspirar a otros a lograr lo mismo. Stocks dice que Philips también usa tecnologías sociales para conectar con los empleados, como una aplicación llamada Connect Us (disponible como aplicación de escritorio y para dispositivos móviles) que les sirve para unir su fuerza de trabajo global compartiendo conocimientos y opiniones, colaborando y expresando públicamente el agradecimiento mediante condecoraciones virtuales. “Cualquier empleado puede expresar su reconocimiento personal hacia los logros de sus compañeros,” dice Stocks.

Como Directora de Felicidad en Lamp Post Group, Shelley Prevost, sostiene que los lugares de trabajo más felices son aquellos que honran seriamente la humanidad de sus trabajadores. “Cuando captas que tus empleados son primero seres humanos y segundo, trabajadores, les pones en valor. Las empresas con empleados felices se ríen de las normas que se preocupan más del mantenimiento de las políticas que del bienestar de los demás. Contratan a gente con capacidad para cuidarse los unos de los otros, fomentan la conectividad a todos los niveles de la empresa y dan una visión inspiradora desvinculada de los tópicos de las escuelas de negocios pero sí vinculada con las posibilidades reales. En definitiva, la gente quiere trabajar en esos lugares porque les hace sentir que tienen un propósito, que están conectados y que son valorados.

Todo ello no siempre está relacionado con un gran salario. Adecco obtuvo la posición 16 en el ranking de CareerBliss, a pesar de que la media de salario en algunos casos era de hasta 50,000$ (37.000€) menos que la media salarial de las compañías en la parte más baja del mismo ranking. “Nuestra gente se siente muy orgullosa de estar en Adecco y de lo que hacen para ganarse la vida,” dice Mark Eberly, Vicepresidente Senior de Recursos Humanos en Adecco Group North America. “Especialmente en el momento económico que vivimos, saber que estás en un negocio que pone gente a trabajar es muy gratificante, y eso, sin duda, contribuye a la felicidad de nuestros trabajadores”. David Adams, Vicepresidente del Departamento de Formación y Desarrollo de Adecco Group North America, añade que la agencia da oportunidades de crecimiento y flexibilidad a sus empleados. “Nuestro compromiso con el crecimiento profesional incluye formación en desarrollo y habilidades tanto para empleados como para asociados. Además, ofrecemos flexibilidad en relación a los horarios y la duración de las jornadas".

Una cosa a tener en cuenta, argumenta el CEO de Delivering Happiness at Work James Key Lim, es que no existe una fórmula mágica para garantizar la felicidad en el trabajo. “Nosotros hablamos de integración del trabajo y la vida personal en vez de conciliación,” explica, especialmente desde que vimos un estudio que descubrió que el 90% de las personas envía e-mails durante los fines de semana. “Mediante la alineación de las personas con sus pasiones tanto en el trabajo como en su vida privada, las organizaciones se colocan frente una gran oportunidad de cultivar la felicidad de sus empleados. “La evaluación anual ha muerto,” afirma Lim, “la felicidad es un viaje diario.”


* Dishman Lydia. “Secrets Of American’s Happiest Companies”. Fast Company, 10/01/2013 (Artículo consultado on line el 16/01/2013).

Acceso a la noticia: http://www.fastcompany.com/3004595/secrets-americas-happiest-companies?partner=newsletter

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.