Espacio Factor Humà

Personas y proyectos de referencia
BÚSQUEDA:
Total: 25 resultados.
Etiqueta: psicología
Cómo pedir ayuda y que nos digan que sí

“Cuando necesites ayuda pídela en voz alta y de un modo que permita aumentar la probabilidad de que el otro diga que sí y que, a su vez, le haga sentir bien por haberte ayudado”, recomienda Heidi Grant, escritora y psicóloga social. Lo explica en un reciente evento TED, durante el cual recuerda que no debería avergonzarnos o hacernos sentir incómodos el hecho de pedir ayuda en cualquier ámbito, incluido el profesional.

Lunes, 14 Octubre 2019
‘Terrícoles’: entrevista a Francesc Miralles y Álex Rovira

“Con los años vamos perdiendo la alegría”, aseguraba el escritor, economista y consultor Álex Rovira en el programa de entrevistas de Betevé ‘Terrícoles’. Su presentador Lluís Reales lo entrevistó hace unas semanas a él y al también escritor Francesc Miralles. Ambos, grandes amigos, acaban de presentar su nuevo libro ‘Alegría’, que habla sobre un don que forma parte de nuestra esencia y que solo necesitamos redescubrir.

Martes, 13 Febrero 2018
El reconocimiento es rentable

Joan Quintana comenzó su ponencia durante el último acto de entrega del Premio Factor Humà Mercè Sala con la siguiente reflexión: “La búsqueda del reconocimiento de nuestro entorno es la principal fuerza motora para la mayoría de los seres humanos, y esta fuerza nos lleva a hacer las cosas más maravillosas y también las más lamentables.”

Martes, 12 Septiembre 2017
TEDxSantCugat 2016: #ConscienteMente

Un año más, el TEDxSantCugat ha reunido expertos en diferentes áreas como, por ejemplo, Andrés Martín-Asuero, instructor de Mindfulness; Pablo Herreros, antropólogo y primatólogo; o Daniel Raventós, Doctor en Economía. El objetivo ha sido compartir ideas y experiencias desde campos muy diferentes, aportando así un conocimiento innovador y creativo sobre la conciencia y la mente humanas.

Martes, 08 Noviembre 2016
Elegir los cambios

Todo recorrido supone un aprendizaje aunque el final no sea el deseado. Es por ello que el fracaso no nos debe asustar y debemos aprender a convivir con él, pues acostumbra a ser el resultado más frecuente de toda transformación o intento de cambio. De la gestión de los cambios y de su concienciada elección nos habla el tecnólogo y Decano de Deusto Business School Guillermo Dorronsoro en una interesante charla que tuvo lugar durante el primer TEDxUdeustoMadrid.

Viernes, 09 Septiembre 2016
‘Els matins de TV3’: ¿Jugar en el trabajo? Una nueva herramienta de motivación dentro de la empresa

Una sala de reuniones de una empresa: trabajadores y directivos sentados alrededor de la mesa y en medio un tablero y dos dados. ¿El objetivo? Lograr un reto a través del juego. Jugar y trabajar parecen dos conceptos antagónicos, pero la gamificación puede ser una herramienta muy eficaz para reforzar valores, impulsar liderazgos o mejorar las relaciones profesionales. De ello nos hablan y llevan a la práctica Imma Marín, Directora de Marinva, y Noemi Blanch, psicóloga experta en relaciones laborales, en este programa reciente de Els Matins de TV3.

Lunes, 20 Junio 2016
En la mente de un maestro procrastinador

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.” De esta conocida premisa huye todo buen procrastinador, movido por el objetivo de aplazar el cumplimiento de una obligación lo máximo posible. ¿Crees que eres el único que deja para más tarde tareas que podría estar realizando en este mismo momento? Pues no estás solo. El blogger Tim Urban, un procrastinador experto, nos invita en esta divertida y perspicaz charla dentro de un TED celebrado recientemente a preguntarnos qué es lo que estamos aplazando, antes de que se nos acabe el tiempo.

Miércoles, 27 Abril 2016
Andrés Martín-Asuero: "Mindfulness: la habilidad de estar presente para poder innovar"

Entre las intervenciones del 3er Espacio Factor Humà que tuvo lugar el pasado mes de octubre bajo el lema “Innovación coherente”, hubo la del maestro en mindfulness y meditación Andrés Martín-Asuero, con práctica de meditación incluida. La atención plena se vincula con la innovación porque permite ser más conscientes y más efectivos a la hora de realizar tareas que a menudo hacemos con el piloto automático, abriendo la ventana de infinitas posibilidades.

Miércoles, 13 Abril 2016
Vinculación, sentido y olivos enratonados

Hemos dejado de lado la economía de los servicios y nos encontramos sumergidos en la economía de la experiencia, donde la búsqueda de un sentido para lo que hacemos cobra toda la importancia. Para crear un vínculo entre la empresa y los empleados, clientes y demás públicos es necesario dotar de un sentido real a la experiencia, apartar los ‘cómos’ para dar paso a los ‘porqués’. Juan Serrano, Profesor del IESE y colaborador de la Fundació Factor Humà, nos cuenta en una interesante conferencia TED impartida en Liubliana, capital de Eslovenia, por qué en la actualidad las organizaciones no logran fomentar el compromiso con sus públicos.

Jueves, 14 Enero 2016
Mi experiencia con los Roles de Equipo Belbin

El conocimiento de los Roles Belbin, empezando por el propio informe personalizado (roles dominantes) y su aplicabilidad en tu propio equipo de trabajo, es una poderosa herramienta de autoconocimiento y gestión de equipos y, por supuesto, muy útil también como herramienta de facilitación y/o consultoría, coaching, etc. Todas las personas jugamos unos roles dentro del equipo, y en el equilibrio de roles radica el éxito.

 

Miércoles, 25 Noviembre 2015
¿Personas desinhibidas?

Nadie duda ya de la importancia de la creatividad en las organizaciones. Sin personas y equipos con ideas bien trabajadas, se hace mucho más difícil innovar. Y, si no se innova, el futuro de la empresa puede quedar congelado.

 

Martes, 27 Octubre 2015
Thubten Wangchen y la actitud positiva ante lo que la vida nos trae

Como cada año desde el primero, el pasado 4 de junio asistí a la entrega del Premio Factor Humà Mercè Sala. En torno al humor y el optimismo todas las intervenciones del acto fueron excepcionales, pero me gustaría hablar en concreto de la del Fundador de la Casa del Tíbet en Barcelona, Thubten Wangchen. Un hombre de mirada brillante, sonrisa permanente y carcajada contagiosa (jajaja), que nos invitó a ser felices a pesar de nuestros problemas, a pesar de lo que la vida nos traiga.

Martes, 29 Septiembre 2015
Sergi Mas en clave positiva

Hablar de humor en serio es difícil. Hablar de humor, en serio y haciendo humor es casi imposible. Reflexiones a partir de la participación de Sergi Mas en el acto de entrega del VII Premio Factor Humà Mercè Sala, que tuvo lugar el pasado 4 de junio en el CaixaForum de Barcelona y que este año llevó por lema "El factor humor: cada situación en clave positiva".

Hablar de humor, en serio, haciendo humor y siendo humorista es un reto apto para muy pocos. Sergi Mas se atreve y lo consigue.

(Vídeo en catalán)

Hace muchos años, escuchando una entrevista sobre el humor alguien dijo "El humor es un sin sentido con sentido" (también podía ser consentido y nunca supe si era una u otra la respuesta correcta). Pensé que era una buena definición y me la quedé. El humor es rico si tiene sentido, si es consentido y si, al mismo tiempo, está cargado de absurdo.Sergi Mas nos dice que una de las funciones principales del humor es desdramatizar cualquier situación. Desdramatizar es también tomar distancia, reducir el impacto emocional de una situación molesta. Esta idea ya nos la presentaba Manfred Ketz de Vries al afirmar que los buenos jefes dirigen con el criterio de las tres "H": Honestidad, Humanidad y Humor. Tres criterios que son muy cercanos a los principios que se impulsan desde la Fundació Factor Humà.Pero la desdramatización no es más que uno de los muchos beneficios que nos debe aportar ver el mundo en clave positiva, intentando valorar lo bueno de cada situación y añadiéndole siempre unas gotas de humor. Porque, como nos recuerda Mas, a nadie le gusta estar de mal humor; lo que no quiere decir que no exista quien viva de forma permanente en dicho estadio.Es por ello que Sergi Mas nos propone una máxima que comparte en su web: "El optimismo soluciona la mitad de cada problema", es decir, una actitud positiva nos aporta la mitad del camino a recorrer. Una predisposición a afrontar las dificultades unida a un tono vital activo nos dan una fuerza enorme para abordar cualquier problema. De alguna manera, nos dice, el sentido del humor se contrapone al sentido común; el sentido del humor nos permite hacer lo que por sentido común no deberíamos ni intentar. Y, en todo caso, si todo funciona mal siempre nos quedará el humor.Escuchando esta idea me ha venido a la memoria la maravillosa escena final de la película "Zorba el griego", en la que, ante el desastre total, Anthony Cuál (Zorba) inicia un baile en el que se une Alan Balas (Basil ) y que les da una inyección de optimismo que les permite desdramatizar, tomar distancia y reír hasta convertir una desgracia en una anécdota.

El humor es útil, el humor es necesario, el humor es querido y deseado; pero el humor es difícil, muy difícil de crear, muy difícil de ejecutar y, a veces, muy difícil de ser comprendido y compartido. Sergi Mas nos ayuda a entenderlo y a valorarlo.Ahora nos toca disfrutarlo porque ¿quién tiene ganas de estar de mal humor? ¿quién quiere vivir y trabajar con personas malhumoradas? o ¿quién se apunta a vivir sin reír ni sonreír nunca? Por mucho que nos toque vivir tiempos difíciles siempre nos quedará el humor para vivir con dignidad.

Jueves, 03 Septiembre 2015
¿Por qué reímos?

Reír nos hace sentir mejor y estrechar lazos con aquellos con quienes compartimos la risa, algo que puede aplicarse perfectamente al mundo laboral. El humor favorece la cohesión, reduce el estrés y mejora la productividad de los empleados. Sophie Scott, neurocientífica cognitiva, nos habla en una entretenida e hilarante reciente charla TED sobre la ciencia de la risa y sus significados.

El pasado mes de marzo tuvo lugar en Canadá el TED2015. Llevaba por título “Verdad y Consecuencia” y, entre otros oradores, destacó la divertida y curiosa charla de la neurocientífica británica Sophie Scott, para quien la risa tiene un significado más allá del simple hecho de mostrar diversión.La primera vez que Scott se interesó por la risa y sus efectos fue cuando tenía seis años y encontró a sus padres riendo sin cesar en el suelo. No sabía qué sucedía, sólo sabía que quería ser partícipe de lo que parecía un momento agradable. Años más tarde, ya como neuróloga especializada en ciencias cognitivas, le sigue pareciendo fascinante la risa y lo absurda que resulta cuando la oímos.La conferenciante expone que, desde un punto de vista neurobiológico, existen dos tipos diferenciados de risa relacionados con el modo de vocalizar: una involuntaria e inevitable, asociada a nuestros instintos más primitivos; y otra más forzada que aparece cuando interaccionamos con alguien y que se presenta de un modo más educado y formal. Las risas reales e involuntarias son más prolongadas y agudas, lo que no significa, apunta Scott, que la risa social sea falsa, pues tiene una razón de ser determinada ya que somos nosotros mismos quienes elegimos usarla en determinadas situaciones y darle el valor correspondiente.Robert Provine, un investigador sobre el tema, descubrió que somos treinta veces más propensos a reír si estamos acompañados que si estamos solos, ya que la risa está más presente en interacciones sociales como la conversación. Las personas reímos cuando estamos en contacto con las demás, para demostrar que las entendemos y estamos de acuerdo con lo que nos dicen. Según Scott, la risa siempre tiene un significado y tratamos de entenderlo constantemente, de saber por qué alguien se está riendo aunque nada tenga que ver con nosotros. Las carcajadas llaman la atención y suscitan interés además de producir contagio. A medida que nos hacemos mayores vamos comprendiendo más sobre lo que significa la risa y los beneficios que ésta proporciona en nuestro día a día y en nuestro bienestar general. Como afirman Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández, fundadores de Humor Positivo: “Después de reír se toman mejores decisiones y los médicos hacen mejores diagnósticos.”Algo tan básico como es el simple hecho de reír puede suscitar la implicación de la persona que nos escucha y motivarla a continuar a nuestro lado. Y lo  mismo se puede extrapolar al mundo laboral; los argumentos a favor de la introducción del humor en el trabajo son su capacidad de reducir el estrés, estimular la innovación, favorecer el aprendizaje y cohesionar los equipos.  Jáuregui y Damián desmontan en su libro Alta diversión: los beneficios del humor en el trabajo algunos de los mitos más extendidos sobre la supuesta poca profesionalidad del humor, como presuponer que si los trabajadores se divierten no trabajarán. Dejar atrás tanta seriedad y solemnidad puede tener muchas ventajas y beneficios.Scott explica que la risa no es sólo una emoción social, sino que expresa muchos matices de nosotros mismos en sociedad. Es un índice realmente útil para saber cómo las personas gestionan sus emociones cuando están juntas, porque la risa la emitimos para sentirnos mejor junto a alguien. Reír estrecha vínculos y genera compromiso, algo que puede resultar provechoso para las organizaciones que quieran retener sus talentos y estimular el sentido de pertenencia. La positividad generada por la risa desemboca en una mayor productividad, por lo que las empresas deberían apostar por el humor laboral, es decir, introducir elementos de diversión con la intención de crear un entorno laboral más distendido y saludable. Eso es precisamente lo que pretende fomentar la Fundació Factor Humà mediante el acto de entrega de la VII edición del Premio Factor Humà Mercè Sala que tendrá lugar el próximo 4 de junio.Sophie Scott apunta que si la risa funciona es porque nos puede evadir de una situación dolorosa, embarazosa y difícil y nos brinda un instante de diversión cuando menos lo esperamos. Por eso, intentamos hacer reír a quien tenemos al lado cuando notamos que no está pasando por un buen momento.

La ponente concluye que: “no sólo los seres humanos somos poseedores de la risa, sino que es una característica muy antigua del comportamiento de todos los mamíferos, que ayuda a regular cómo nos sentimos y nos hace sentir mejor. En otras palabras, en materia de risas, tú y yo no somos más que mamíferos.”

 

Acceso a la conferencia de Sophie Scott de TED2015: https://www.ted.com/talks/sophie_scott_why_we_laugh?language=es

{cbrelatedarticle ids="12293"}

Martes, 26 Mayo 2015
Oscar Garcia e Imma Marín: experiencias con el poder del juego

Siempre que nos convocan a un evento en el que se hable de gamificación, nos aparece una sonrisa en el rostro, se disparan nuestras expectativas y hacemos lo posible por asistir. Es lo que tiene el juego, nos mueve a la acción, nos motiva y nos ilusiona. Y esto es lo que sucedió en el 2º Espacio Factor Humà del pasado mes de octubre, a raíz de las intervenciones de Oscar García, Socio de Cookie Box, y de Imma Marín, Directora de Marinva.

(Vídeo en catalán)

"La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño."F. Nietzsche en "Más allá del bien y del mal" Siempre que nos convocan a un acto, una conferencia, un seminario… sobre el juego (gamificación), nos aparece una sonrisa en el rostro, se disparan nuestras expectativas y hacemos lo posible por asistir. Es lo que tiene el juego, nos mueve a la acción, nos motiva y nos ilusiona.Y esto es lo que sucedió en el 2º Espacio Factor Humà del pasado mes de octubre sobre Talentos Híbridos, a raíz de las intervenciones de Oscar García, Socio de Cookie Box,  y de Imma Marín, Directora de Marinva.Oscar comienza su charla lanzándonos un beso, un “motivador intrínseco”, nos dice, importantísimo para meterse al público en el bolsillo, como cuando en un concierto el músico menciona el nombre de la ciudad en la que actúa. Las personas deseamos, buscamos “motivadores intrínsecos” y los encontramos en el juego.Sin embargo, a la que nos hacemos adultos, nos dicen que jugar es perder el tiempo, lo mismo que ahora en muchas organizaciones nos dicen que entrar en Facebook es perder el tiempo.Afirma Oscar García que hablar de juego es hacerlo de estética y arte, de buenas historias y sólo un poquito de tecnología. La narración es la base del juego y cita a Joseph Campbell y su “El viaje del héroe” como esqueleto o plantilla de muchas de las buenas historias que subyacen detrás de los videojuegos y de muchas películas. La tecnología no es más que el medio, mientras que la historia es lo que hace funcionar el juego.Comenta que poner a correr a alguien detrás de una zanahoria no es gamificar. Para que exista “juego” no basta con poner un anzuelo, el jugador debe poseer el mando, decidir qué hacer, al modo de los libros que le regaló a Oscar su madre cuando tenía once años que contenían guiones “no lineales”. Se llamaban “Elige tu propia aventura”  y el lector debía escoger entre varios caminos a seguir, y que consiguieron que a través del juego Oscar se aficionara a la lectura.Y es que el juego está asociado al placer, al júbilo, a la felicidad, a la superación de un obstáculo o un reto y que esa experiencia nos proporcione lo que ha venido a llamarse “epic win”,  esa sensación genial y sorprendente de triunfo, de ser el ganador. Y podemos ser “ganadores” si podemos compartir, decidir, ganar, mejorar el mundo…Y en contextos de empresa el juego ayudará a desarrollar trabajadores felices en entornos memorables.“La gamificación es muy seria pero nada aburrida”, concluye Oscar García.A continuación Imma Marín nos invita a definir qué entendemos por juego en un ejercicio de rememoración que nos lleva hasta nuestra infancia en la que jugar era vivir.

Recuerdos, emociones, palabras que resumen qué es el juego para nosotros van apareciendo en la sala y podrían resumirse en aquello que nos constituye como humanos: somos seres sociales.El juego se desarrolla en la ficción pero nos mueve en el mundo real, por eso nos lo tomamos tan en serio. Es una actividad libre, no puede ser impuesto, entrar en el juego es una decisión individual. Es una actividad placentera, pero se trata de un placer que no está ligado a la inactividad sino al esfuerzo, al desafío, al reto. La diversión es un beneficio colateral del juego, una consecuencia, pero el objetivo es mantener de forma sostenida un esfuerzo. Es consustancial al juego la gratuidad de forma que si aparece una finalidad oculta, como por ejemplo que incremente mi productividad en el trabajo, el juego desaparece. El jugador no espera otro beneficio que el propio placer de jugar (de nuevo la motivación intrínseca).Imma nos hace distinguir entre ‘PLAY’ y ‘GAME’ tal como hace la lengua inglesa y afirma que el ‘GAME’ (juego) sin el ‘PLAY’ (jugar), no existe. “PLAY” traduce una actitud vital que nos permite convertir cualquier cosa en un juego. Es importante desarrollar nuestra capacidad lúdica porque nos permite desarrollar más defensas frente a la frustración, nos hace más creativos, más humanos, más sociables. Los espacios de juego, en el trabajo, en formación, en cualquier situación, son espacios donde es posible equivocarse, donde no seré juzgado, donde puedo volverlo a intentar y por diferentes caminos, son entornos que permiten la creatividad.“El juego es algo muy serio”, coincide Imma con Óscar.Definido lo que significa para Imma Marín el juego, nos invita a jugar. Se trata del tradicional juego del pulso chino que consiste en intentar atrapar el pulgar del adversario juntando las manos y dejando los dos pulgares hacia arriba. En un momento toda la sala enlaza sus manos con dos compañeros de forma que se crea una auténtica red de batalla de pulsos. La gente grita, se ríe, disfruta del juego.Reflexionando sobre el juego que se ha desarrollado en la sala, parece claro que el cambio fundamental que se ha producido tiene que ver con la energía que se respira después: la gente ha reído, se ha relacionado, se ha relajado y desinhibido…Finaliza Imma enumerando los doce poderes del juego que se inician con la “curiosidad” que es el motor del aprendizaje y que va enumerando: nos propone retos, nos hace aceptar reglas, desarrolla nuestra creatividad, crea complicidad y vínculos, nos hace salir de nuestra zona de confort, nos proporciona satisfacción, facilita nuestro compromiso, incrementa nuestra autoestima, desarrolla nuestra empatía, nos acostumbra a la incertidumbre, nos otorga optimismo y nos ayuda en la toma de decisiones.El juego es un gran disparador de emociones que nos conectan, sin emoción no hay vínculo y sin emoción no hay aprendizaje, concluye Imma, que cierra su intervención describiendo el círculo virtuoso del juego: con el juego hemos compartido conocimiento que ha mejorado nuestro clima, hemos mejorado nuestra comunicación y hemos creado confianza.

{cbrelatedarticle ids="11180,11569,11686,12480"}

Martes, 24 Marzo 2015
¡Las empresas también enferman!

La Fundació Factor Humà ha colaborado con La Vanguardia en un artículo que plantea que toda organización debe tomar conciencia de que es un sistema vivo y liberar su potencial energético. Ha contado con las declaraciones de Joan Cos y Francesca Gabetti, de la consultora Pinea3; de Artur Arqués, Director General de Arcasa; y de Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà.

Domingo, 14 Septiembre 2014
Cómo afrontar los cambios

Las fases por las que debemos pasar a los humanos para llegar a asumir los cambios son muy parecidas al recorrido que deben hacer personajes de la ficción antes de convertirse en héroes. Según Pilar Jericó, gurú del management, aunque no nos podemos ahorrar dicho camino, si somos conscientes de sus etapas las podremos cruzar más rápidamente. Nos lo explica en esta charla de TEDxGranVia que ha tenido lugar recientemente en Madrid.

Esta conferencia nos llega desde el TEDxGranVia de Madrid que tuvo lugar el pasado 12 de junio. Con el objetivo de compartir el conocimiento de forma desinteresada, los encuentros TED nos aportan ideas clave sobre teorías interesantes de diversos ámbitos de conocimiento. Un fenómeno, el TED, que no deja de proliferar por todo el Estado -ayer mismo tenía lugar el TEDxBarcelona- y que aún se ha extendido un poco más con la primera jornada TEDxSantCugat del mismo 12 de junio.

“Nuestro cuerpo es cambio”, comienza Pilar Jericó, Socia de Be-Up, escritora y conferenciante. "Cada siete años las células que tenemos se regeneran completamente". Pero si el cambio es algo natural en los humanos, ¿por qué nos cuesta tanto cambiar? Según Jericó, el problema que tenemos es que a pesar de que nuestro cerebro está preparado para la supervivencia -es decir, para el cambio- está muy mal preparado para la felicidad -es decir, para la correcta aceptación de los cambios inevitables.Ella nos cuenta que para llegar a procesar cualquier cambio, hay una serie de etapas por las que pasamos. Haciendo un símil con la ficción, se trata de las mismas etapas que pasa cualquier héroe de película. Jericó afirma que aunque para asumir un cambio de forma sana no es posible ahorrarse fases, una vez eres consciente de cuáles son, puedes pasarlas más rápidamente.Las etapas son las siguientes:

- Llamada a la aventura. Puede ser por dos motivos: o bien el que Jericó llama la llamada del cielo, que correspondería a cambios positivos como nuevas relaciones, proyectos, trabajos, hijos, etc. O bien la llamada del trueno, que correspondería a frustraciones, errores, despidos, pérdidas, etc. La pregunta que debemos hacernos cuando esto ocurre es: ¿qué invitación nos está haciendo la vida para extraer lo mejor de nosotros mismos? Si lo hacemos así adoptaremos la actitud de protagonista y no la de víctima en nuestra vida. - Negación. Las emociones siguen un ritmo mucho más lento para deshacerse que la mente y por eso a menudo negamos la realidad. Es un mecanismo de defensa que tenemos para protegernos del dolor, con lo cual no asumimos lo que nos hace daño. El tipo de negación más complicada, apunta, es el victimismo, ya que nos aleja de ser los protagonistas de nuestra vida. Para salir de esta etapa hay que ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos qué es lo que estamos sintiendo exactamente. - Miedo. Hay dos tipos, explica, el miedo que nos hace ser prudentes y el miedo que nos paraliza. Se trata de una reacción natural e innata en el ser humano. Se ha demostrado que cuando escuchamos cualquier información del medio, primero sentimo y luego pensamos. La amígdala, que se encuentra en el sistema límbico, fuente de las emociones básicas, se pone en marcha y secuestra la mente de modo que no podemos pensar con claridad. Es por ello que recomienda que en casos de mucho exceso emocional, nos demos un tiempo para reaccionar. Sólo del 8% al 12% de nuestros miedos se acaban haciendo realidad, por eso opina que ante el miedo lo que hay que hacer es quitarle importancia y seguir adelante. - Desierto. Correspondería a la fase de frustración y de descontento. Según apunta Jericó, no hay ningún héroe que no pase por un desierto, ya que es el lugar que nos permite morir para renacer. Se trata de un momento de intercambio; de perder una cosa para ganar otra. La pregunta que debemos hacernos cuando pasemos por este momento es: ¿qué puedo aprender de aquí? Una vez crucemos el desierto conseguiremos crear una nueva realidad y cambiar de hábitos.

A partir de aquí, una vez somos conscientes de las etapas que recorreremos antes de lograrlo, Jericó nos da cinco claves para acelerar la superación de la curva del cambio:

Soñar, escoger: imaginar cómo puede ser el futuro siempre en positivo. Es necesario comenzar a alimentar las palabras y los sentimientos que nos dan energía y nos alejan del victimismo. Pasión y placer: hace falta buscar la pasión en todo aquello que hacemos porque está relacionada con lo que nos enamora y el amor es el gran antídoto contra el miedo. Aprender y crear hábitos: si tienes miedos como por ejemplo a hablar en público, hazlo repetidamente hasta que se convierta en un hábito. Trabajar en equipo: si hay algo que te cuesta, pégate a alguien que la sepa hacer y aprende de él o de ella. Argumentos de fuerza y valores: comprométete con lo que haces, ya que el compromiso genera una energía que nos da fuerza para seguir.

Finalmente Jericó acaba con una frase de Nelson Mandela con la que resume la esencia de su teoría: “No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”.

 

Acceso a la conferencia de Pilar Jericó de TEDxGranVia en el canal de Youtube TEDxTalks: https://www.youtube.com/watch?v=SeButRXVhKI

{iarelatednews articleid="11784"}

Viernes, 20 Junio 2014
Cómo convertir al estrés en tu amigo

El estrés ha sido considerado uno de los grandes enemigos de la sociedad del siglo XXI. Existen numerosas técnicas diseñadas para suavizarlo y muchos médicos lo asocian con enfermedades cardiovasculares. Y así lo hacía también Kelly McGonigal, psicóloga de la salud, hasta que descubrió una investigación que concluía que lo perjudicial para la salud no es el estrés en sí mismo, sino la creencia que el estrés es malo. En una reciente conferencia TED McGonigal nos explica cómo, cambiando nuestra opinión sobre el estrés, lo podemos hacer jugar a nuestro favor.

 

“Tengo una confesión” empieza Kelly McGonigal, Psicóloga de la Salud: durante diez años estuvo diciendo a sus pacientes que el estrés era la razón de sus males y perjudicial para la salud. Tal y como ella misma afirma “había convertido el estrés en el enemigo” y ahora cree que esto puede haber ocasionado más perjuicios que beneficios.Su opinión cambió a partir de las conclusiones de un estudio que conoció sobre los efectos del estrés. Una investigación que duró ocho años y que empezó haciendo dos preguntas a 30.000 adultos de los EE.UU.: primero, cuánto estrés habían experimentado durante los últimos doce meses y, segundo, si creían que el estrés era perjudicial para su salud. Pasados ocho años, a partir de estudiar los registros públicos de fallecidos, se encontraron con unos resultados sorprendentes: los que afirmaron haber sufrido estrés tenían un 43% más de probabilidad de morir, pero esto sólo era cierto entre las personas que también habían contestado afirmativamente a la segunda pregunta, es decir, aquellas que consideraban el estrés como nocivo para su salud. En cambio, las personas que creían que habían sufrido mucho estrés pero no lo veían como una cosa negativa, eran las que menos probabilidad de muerte tenían de todo el estudio, incluso menos que las personas que habían declarado sufrir relativamente poco estrés.Y aquí McGonigal llega a una primera conclusión: lo que es realmente perjudicial para la salud no es el estrés, sino la creencia que el estrés es malo. Así pues, según la psicóloga, cuando cambiamos nuestra opinión sobre el estrés podemos cambiar también la respuesta física. ¿Y si pudiéramos percibir los síntomas del estrés como una señal de que nuestro cuerpo se carga de energía para afrontar un reto? Dicho cambio de mentalidad modificaría los efectos negativos que el estrés puede tener en nuestros vasos sanguíneos y disminuiría el riesgo de enfermedades cardiovasculares. McGonigal nos explica que normalmente los vasos sanguíneos se hacen más estrechos cuando sufrimos estrés pero que, en cambio, si pensamos de forma positiva cuando lo sentimos, los vasos sanguíneos se mantienen relajados creando una reacción parecida a la que tenemos cuando estamos alegres o cuando nos sentimos con valentía para afrontar un reto.Pero todavía hay otro aspecto muy positivo del estrés que según la psicóloga siempre ha sido infravalorado: el estrés nos hace ser más sociales. Cuando estamos en una situación estresante liberamos una neurohormona llamada oxitocina que afina los instintos sociales de nuestro cerebro, nos hace anhelar el contacto social y mejora la empatía. Así pues, cuando se desprende, nos motiva a buscar ayuda,  a decir a alguien aquello que sentimos y nos impulsa a rodearnos de gente que se preocupa por nosotros. A nivel físico eso también tiene efectos positivos, puesto que con la oxitocina los vasos sanguíneos se relajan y las células cardíacas se regeneran. Y todo ello se intensifica todavía más con el contacto social y el apoyo de las otras personas.Así McGonigal llega a la segunda tesis de su discurso: la respuesta al estrés lleva incorporado un mecanismo para recuperarse del propio estrés, y dicho mecanismo es el contacto humano. Otro estudio realizado por la Harvard University y parecido al mencionado antes, determinó que la gente que pasa más tiempo cuidando o ayudando a los demás tiene una mínima probabilidad de muerte por estrés. Es decir, que ayudar los demás crea resiliencia. Kelly McGonigal concluye diciendo que creer que el estrés es útil configura la biología del coraje. Y que cuando lo afrontamos de ese modo estamos afirmando que confiamos en nosotros mismos para gestionar los retos y a la vez recordamos que no tenemos que hacerlo solos.Acceso a la conferencia de Kelly McGonigal en la página web de TED: http://www.ted.com/talks/lang/es/kelly_mcgonigal_how_to_make_stress_your_friend.html{iarelatednews articleid="10701,11003"}

Jueves, 12 Diciembre 2013
¿Qué nos hace sentir bien sobre nuestro trabajo?

¿Cómo se motiva a las personas? ¿De qué depende que se sientan implicadas en las tareas que desarrollan o por el contrario no sientan ningún tipo de interés o disfrute en hacerlas? Dan Ariely, Economista del Comportamiento y Catedrático de Psicología y Conductas Económicas de la Duke University, realizó unos interesantes experimentos que demuestran que la motivación es una cuestión que va mucho más allá del dinero. Así lo explica en esta reciente conferencia de TEDxRíodelaPlata.

 

 

Dan Ariely tuvo una revelación cuando se reencontró con un ex alumno de su universidad, Daniel. Este le contó que había vivido un episodio terrible en el banco donde trabajaba. Le habían encargado una presentación para explicar la nueva fusión que estaban a punto de hacer. Él se lo tomó en serio y le dedicó muchas horas y esfuerzo pero, cuando ya la tenía terminada, su jefe le dijo que finalmente se había cancelado la fusión y que por lo tanto su presentación no servía. Daniel se quedó muy deprimido ante la idea de que nadie vería el documento en el que había trabajado durante tantas horas.Esta historia hizo reflexionar Ariely y se decidió a realizar una serie de experimentos para determinar cómo funciona y qué mueve la motivación de las personas.

El primer experimento que realizó consistía en pedir a la gente que construyera una figura de Lego por 3 dólares. Una vez la habían terminado, los organizadores la cogían y la ponían bajo la mesa; entonces les invitaban a construir otra por 30 céntimos menos y la volvían a poner debajo de la mesa, y así sucesivamente hasta que los participantes decían basta.

Luego realizó el mismo experimento pero con una nueva condición, la condición de Sísifo, inspirada en el caso de su ex alumno. En la mitología griega, Sísifo era un rey que fue castigado por los Dioses del Olimpo a subir una piedra muy pesada hasta la cima de una montaña y, justo cuando estaba a punto de llegar, la hacían caer otra vez para que volviera a empezar, creando así un ciclo eterno. Ariely se fijó en el simbolismo de este mito, y quería ver hasta qué punto resultaban desmotivadores los procesos cíclicos. Así pues, en la segunda versión del experimento, los organizadores igualmente ofrecían 3 dólares, 2,70, 2,40, etc., Pero desmontaban el primer Lego que había hecho el participante mientras hacía el segundo, creando así también un círculo sin fin.

En una tercera versión del mismo ejercicio, Ariely cogió a un grupo diferente de personas y les explicó el proceso al que había sido sometido el segundo grupo. Entonces les pidió que adivinaran qué reacciones habían tenido los participantes. La mayoría acertó al decir que pronto la gente se cansaría de construir figuras de Lego que se volvían a desmontar pero, no obstante, pensaron que construirían más de las que realmente terminaron construyendo antes de rendirse. Esto lleva a Ariely a afirmar que la gente es consciente de que trabajar sin sentido es desmotivante, pero por otra parte, no conocen hasta qué punto lo es.

Al mismo tiempo, gracias a la constatación de que por mucho que a la gente le gustaran los Legos, si los desmontaban ante ellos se rendían de inmediato, llegó a otra conclusión interesante: trabajar de manera cíclica elimina cualquier disfrute que pueda sentir el trabajador, por mucho que le guste lo que hace.

Ariely realizó más tarde un segundo experimento: dio a varios participantes hojas con letras mezcladas sin sentido y les pidió que encontraran parejas de letras iguales que aparecieran seguidas.En este caso montó tres versiones del experimento para ver quién se ofrecía a completar la tarea con más hojas: en la primera, se pedía a los participantes que pusieran su nombre en cada papel y cuando terminaban un organizador echaba un vistazo a la hoja, asentía y la colocaba en un montón; en la segunda versión, en cambio, los participantes no ponían su nombre en las hojas y el organizador apilaba los papeles directamente sin ni siquiera mirarlos; y en cuanto a la tercera versión, el organizador tiraba las hojas a una trituradora directamente y delante del participante.Los resultados fueron muy reveladores: el primer grupo, el que obtenía una breve atención al trabajo realizado, repitió el ejercicio muchas más veces que los otros dos grupos. Pero la diferencia entre el segundo grupo, que simplemente era ignorado, y el tercero, al cual destruían el trabajo, era prácticamente inexistente.Según Ariely, esto supone buenas y malas noticias al mismo tiempo. Por un lado, demuestra que motivar a los trabajadores no es una tarea muy difícil, ya que el primer grupo resultó muy productivo con un simple gesto de reconocimiento del organizador. Por otro lado, se hace patente que, en cambio, es muy fácil destruir la motivación; sólo hay que ignorar el trabajo realizado.Ariely se dio cuenta también de que la gente se siente más vinculada con su trabajo cuando éste ha supuesto un reto que ha requerido un esfuerzo. Él habla del efecto IKEA, en el aunque por lo general no nos gusta construir muebles de IKEA porque es un proceso pesado, una vez lo tenemos montado nos sentimos satisfechos e incluso apreciamos más el mueble resultante. La razón es que nos sentimos vinculados emocionalmente con nuestras propias creaciones.Así pues, entre bromas, Ariely termina su conferencia con una idea clara: en la actual economía del conocimiento el sentido del trabajo es más importante que la eficiencia. Así que, cuando pensamos en el trabajo, generalmente creemos que la motivación solo es la paga, pero probablemente ahora deberíamos añadirle otra clase de cosas: sentido, creación, retos, pertenencia, identidad, orgullo, etc. Y concluye que si integrásemos todos estos aspectos al entorno laboral, la gente sería más productiva y más feliz.

 

Acceso a la conferencia de Dan Ariely en la página web de TED: http://www.ted.com/talks/lang/es/dan_ariely_what_makes_us_feel_good_about_our_work.html

{iarelatednews articleid="10189,10275,10437,10810"}

Martes, 11 Junio 2013
El éxito llama al éxito

Ganar una vez aumenta las posibilidades de volver a ganar. Es lo que se conoce como "el efecto ganador" (winner-effect). Pero un exceso de éxito también puede tener efectos negativos, ya que corremos el riesgo de volvernos adictos a la sensación que nos produce. Hay que entender el éxito como la excepción y el fracaso como la norma, o al menos así lo explican en el programa Redes de TVE, en una entrevista de Eduard Punset a Ian Robertson, Profesor de Psicología del Trinity College de Dublín.

Redes - El éxito llama al éxito Ver vídeo Redes - El éxito llama al éxito

Hay personas que se sienten seguras de que lograrán sus objetivos. Tienen el convencimiento de que son ganadoras y que por lo tanto seguirán ganando. En cambio hay otras que no se ven a sí mismas de este modo en absoluto.Según nos explica el psicólogo Ian Robertson, Profesor del Trinity College de Dublín, este fenómeno se puede explicar a partir de un concepto llamado "el efecto ganador": al ver que hemos sido capaces de ganar una vez, sentimos que podemos volver a hacerlo, y se crea así un feedback positivo en el que "el éxito llama al éxito".Cuando tenemos éxito nuestra bioquímica cambia, y dichos cambios son equiparables a los que genera la droga, afirma el psicólogo. Cada vez que ganamos segregamos una hormona, la testosterona que, a su vez, hace aumentar los niveles de dopamina, un neurotransmisor que activa los circuitos neuronales con los que elaboramos nuevos planes, objetivos y estrategias. En definitiva, ganar nos hace más creativos y activa nuestros circuitos de recompensa: sentimos placer y queremos repetir.Sin embargo, Robertson nos advierte de que un exceso de testosterona y dopamina puede llegar a "intoxicar" y hacer que nos obsesionemos con el éxito. Cuando eso ocurre, aumenta el egocentrismo y se pierde la empatía: ya no nos importan tanto los objetivos de nuestros actos, sino conseguir triunfar a toda costa. Esta consecuencia indicaría, por ejemplo, que el mito de la "dirección déspota" podría ser algo más que un cliché sin fundamento.Según nos cuenta, existe la posibilidad de que las personas que llevan mucho tiempo en posiciones de poder en todo tipo de jerarquías puedan mostrar una mayor tendencia a "hacer trampas" y a ser poco autocríticos. Así pues, se confirmaría el tópico de que "el poder corrompe".La clave del buen liderazgo sería, según Punset, el equilibrio en la dosis de empatía a aplicar:

“El liderazgo es necesario. Nuestra manada necesita personas capaces de pensar de forma abstracta, de trazar estrategias. Esas personas permiten que el resto nos liberemos de una cierta cantidad de estrés y ansiedad y que colaboremos en equipo para conseguir objetivos comunes. A veces eso significa que deben renunciar a ciertas dosis de empatía para poder tomar decisiones difíciles y no quedar paralizados por la emoción”.

Al final del programa, Elsa Punset, escritora y filósofa, nos habla de la otra cara de la moneda: el fracaso. Recuerda que los fracasos no son una excepción, sino la norma. Desarrollar una buena tolerancia al fracaso es básico para avanzar, pero ésta depende implícitamente de la definición que hagamos del talento: si pensamos que el talento es innato, el fracaso significará siempre una falta de talento; en cambio, si consideramos que el talento se desarrolla con la experiencia, el fracaso se convierte en una estrategia para mejorar.

Para aprender a afrontar retos es imprescindible salir de nuestra zona de confort, ya que refugiarnos en lo que ya conocemos y lo que es seguro nos limita. Para liberarnos es necesario un esfuerzo consciente y deliberado por arriesgar. Vale la pena, ya que la adrenalina que generaremos nos hará más creativos, más fuertes y más rápidos.Como decía Samuel Beckett: "Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor."

 

Puedes ver el programa completo también en este enlace de RTVE: http://www.rtve.es/television/20130206/exito-llama-exito/607121.shtml

{iarelatednews articleid="10051,10088"}

Martes, 26 Febrero 2013
¡Cuidado con las neurotonterías!

Los avances en las neurociencias nos han aportado de manera incuestionable nuevos conocimientos sobre procesos tales como la toma de decisiones de las personas. Sin embargo, estos estudios son a menudo objeto de manipulación por parte de medios con intenciones más marketinianas que no científicas. ¿Comer más chocolate o queso nos puede ayudar por ejemplo a tomar mejores decisiones? Molly Crockett, neuróloga y profesora especializada en la materia, nos acerca ésta y otras cuestiones en una curiosa conferencia TED.

Molly Crockett, neuróloga y profesora especializada en el estudio de la toma de decisiones, se llevó una sorpresa cuando se publicaron los resultados de su último estudio. "Un sándwich de queso es todo lo que necesitas para tomar decisiones" o "¡Oficial! El chocolate hace que dejes de estar de mal humor ", decían algunos titulares. La sorpresa venía de que su estudio no tenía nada que ver ni con el queso ni con el chocolate.En este conferencia de TED (Technology, Entreteinment, Design) de 11 minutos de duración, Molly Crockett nos habla del peligro que entrañan las malas interpretaciones de los resultados científicos. En su caso, los resultados reales del estudio eran que si se reducía el componente básico de la serotonina, el aminoácido triptófano, la gente era más susceptible de quererse vengar cuando se la trataba injustamente. ¿Cómo llegaron los periodistas a afirmar que el chocolate y el queso ayudan a tomar mejores decisiones? Pues solamente porque el triptófano es un elemento que también se encuentra en el chocolate y el queso.Crockett nos advierte que el gran problema llega cuando estos tipos de tergiversaciones informativas a partir de estudios científicos, se usan sólo para vender productos. Poco después de que aparecieran los titulares sobre el chocolate y el queso en periódicos, Molly comenzó a recibir llamadas de diferentes marcas que pedían si podía dar el aval científico a alguno de sus productos. Evidentemente, consideró que si se lo hubiese dado habría ido más allá de lo que la ciencia podía afirmar y no accedió.Un ejemplo del fenómeno del marketing invasor de la neurociencia se puede encontrar en las neurobebidas. Crockett encontró un día en una tienda unas bebidas que según informaba la etiqueta ayudaban a reducir el estrés y a mejorar el estado de ánimo y la concentración. Enseguida sintió curiosidad por saber cuál era el estudio que apoyaba dichas afirmaciones, pero la página web del fabricante no hablaba de ninguno.El mensaje de Molly Crockett es claro: a pesar de que la neurociencia ha avanzado muchísimo en los últimos años, también ha llevado a que de ella se beneficien terceras personas con afirmaciones exageradas y sin fundamento. De todos modos, no toda la comunidad científica le ve tantos peligros. En el capítulo del programa de televisión Redes, “Sabemos que no sabemos lo que decidimos”, al cual ya dedicamos una entrada en este mismo blog, Eduard Punset considera que las decisiones que tomamos inconscientemente en aspectos como el consumo no son necesariamente irracionales, y que la intuición puede ser un recurso muy fiable.

Crockett nos recuerda otro caso de manipulación que fue especialmente célebre. The New York Times publicó un artículo que decía “Quieres a tu iPhone. Literalmente”; el titular era muy atractivo y fue el contenido más leído del diario durante días. Sin embargo, una vez más, las conclusiones que se sacaron del estudio que justificaba el título de la noticia eran dudosas. El experimento que explicaba consistió en monitorizar la actividad cerebral de 16 personas y mostrarles sus móviles sonando. Según los resultados, a los sujetos se les activaba una parte del cerebro llamada ínsula, una región que está conectada a los sentimientos de amor y de compasión. Y de ahí dedujeron que los sujetos estaban "enamorados" de sus iPhones. Pero resulta que la ínsula está ligada a muchos más aspectos como la memoria, el lenguaje, el dolor y el disgusto. Así pues, los medios eligieron sólo aquella explicación que más les interesaba, la que pensaron que atraería a un mayor número de lectores.Según Crockett, la neurociencia es un campo de investigación emocionante que ha hecho progresos incuestionables en los últimos años, pero nos invita a mantener los pies en la tierra: un encefalograma no nos puede decir si estamos enamorados y, de momento, no podemos afirmar que el chocolate y el queso nos ayudan a tomar decisiones más acertadas.La investigadora también nos anima a potenciar nuestro autocontrol en el consumo. Nos aconseja ser desconfiados, hacer preguntas difíciles de responder, ya que si no, las neurotonterías pueden ganarle un pulso a la ciencia, aunque esta última lleve una carrera mucho más larga.

Acceso a la conferencia en la página web de TED (con subtítulos en castellano): http://www.ted.com/talks/lang/es/molly_crockett_beware_neuro_bunk.html

{iarelatednews articleid="8863,10420,10790,11003"}

Martes, 29 Enero 2013
¡Sin compromiso, nos hundimos!

La Fundació Factor Humà ha colaborado con La Vanguardia en un artículo sobre cómo en estos años de crisis, y en nombre de la supervivencia de la empresa, se ha olvidado en muchas ocasiones que el factor humano es lo esencial en toda organización. Se ha basado en un diálogo entre el reconocido psicólogo y conferenciante Xavier Guix, Montse Pichot (UPCNet) y Anna Fornés (Fundació Factor Humà).

Domingo, 04 Noviembre 2012
'La mente social' en Informe Semanal

Que las redes sociales suponen un gran cambio en la sociedad ya pocos lo discuten. Incluso se habla de un ‘cerebro social’ en el que cada uno de los millones de usuarios conectados es una neurona. ¿Puede surgir una nueva inteligencia colectiva? Son algunos de los temas que se apuntan en el reportaje La mente social de Informe Semanal, emitido recientemente en TVE.

 

Ver vídeo

En el mundo virtual, dice el reportaje, lo público y lo privado y la verdad y la mentira navegan a la misma velocidad. Hay quien compara Internet con una gran ‘mente social’ en la que cada persona conectada es una neurona. Lo explica Alfonso Tarancón, director del BIFI de la Universidad de Zaragoza: “Se está creando un nuevo sistema ecológico, emerge un concepto nuevo: cerebro o mente global. La pregunta es si puede llegar a emerger inteligencia nueva.” También lo decía recientemente la neurocientífica Susan Greenfield: “Gracias a las redes sociales e Internet avanzamos hacia la noosfera, una gran conciencia universal en la que todos participaremos o comulgaremos.”Si revisamos las cifras esta idea no parece tan sorprendente: Facebook está a punto de llegar a los 1.000 millones de usuarios (aunque se dice que empieza a perder adeptos) y Twitter ya cuenta con 500 millones. En España 15 millones de personas están en alguna red social. Cada día se mandan 340 millones de mensajes de Twitter en el mundo. Solo las cifras ya nos dan una pista de la magnitud del fenómeno a escala global.Ahora bien, cuidado con la idea de ‘democratización’ con las redes. Es cierto que se han roto barreras muy importantes: cualquiera puede transmitir sus ideas a la opinión pública, y no sólo políticos, medios o celebrities. Pero… ¿cualquiera? Yamir Moreno, físico y experto en redes sociales, afirma en el reportaje que la posición de cada uno dentro de la red “es muy importante a la hora de ver su capacidad de generar cascadas de información. Hay una 'falsa democracia' en las redes puesto que no todos los nodos son iguales.” En el reportaje aparece uno de esos cualquiera que ha conseguido tener influencia: @paco229 (o Francisco George), un tuitero muy activo que lanza varios mensajes al día a sus casi 3.000 seguidores. Hay muchos más de estos cualquiera, de sobra conocidos, que ya cuentan con miles de seguidores, como @masaenfurecida, @mimesacojea, @kurioso o @Barbijaputa.¿Y qué sucede con las relaciones personales? “Quizás la red social nos convierte en más asociales. Puedes tener un millón de amigos en Facebook y estar solo en tu casa con tu ordenador. Es importante tener amigos de verdad también para ir a tomar cañas o al campo,” afirma el director de cine y tuitero Santiago Segura (@SSantiagosegura). Charlene Li, gurú de las redes sociales, hablaba de ello hace unos meses en una entrevista: “Quienes están en redes sociales también tienen más charlas de café con quien quieren. […] Hemos creado una nueva distancia para el cariño, una nueva dimensión para las relaciones humanas, porque comunicarse es más fácil y barato.” En cambio, Antonio García (@criptero), director general de Cierzo Development, advierte en el reportaje que “las redes sociales amplían el número de contactos con los que estamos vinculados pero disminuye la calidad de esos contactos.”¿Posibles riesgos del ser digital? El más evidente es la adicción a las redes sociales, que en el Hospital de Bellvitge calculan que ya supone el 2% de las consultas por adicción que reciben, y va en aumento. Otro problema potencial, lo apuntaba el sociólogo Manuel Castells recientemente: hemos pasado "del estado vegetativo de mirar la televisión a la hiperexcitación interactiva del entorno digital". Es decir, la ansiedad que produce querer estar al día de la gran cantidad de información que circula en la Red, especialmente en Twitter. Santiago Segura cuenta que a pesar de tener más de un millón de followers intenta siempre responder a todos los tuits que le llegan. Es fácil, dice, porque se puede hacer en cualquier momento y desde el móvil. De nuevo la cuestión está en si las redes sociales nos roban tiempo (de trabajo, de socialización…) o si pensar eso es pura tecnofobia.Cuidado también con los modales en las redes. Una buena reputación online es cada vez más importante para muchos, especialmente para los que buscan trabajo, así que hay que ser educados y respetar los códigos de conducta que imperan en el entorno digital, pero a la vez aportar valor y destacar. Pero la gran asignatura pendiente de la gran mayoría de usuarios es la gestión de la privacidad y la intimidad, de la que también habla el reportaje y que tratamos hace poco en este blog.En definitiva, un interesante reportaje que aborda muchos temas relacionados con el nuevo entorno digital. También lo puedes ver en este enlace de la web de RTVE:  http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-mente-social/1426896

{iarelatednews articleid="9439,9306"}

Miércoles, 13 Junio 2012
Mario Alonso en 'Singulars': "Ahora nos toca a nosotros"

El cirujano y escritor Mario Alonso dio una lección de voluntad y optimismo en una emisión reciente del programa Singulars en el Canal 33. Animó a todo el mundo a conocerse, confiar en sus capacidades y esforzarse para mejorar, y sobre todo no dejarse llevar por el miedo y la desesperanza de la actual situación económica.

 

 

"Es mi vida, es mi futuro. Es absurdo pretender que las circunstancias mejoren si no somos capaces de mejorarnos a nosotros mismos. Nosotros podemos crear nuestro futuro, pero tenemos que saber cómo." Con esta rotunda declaración empieza la ponencia que ofreció en Singulars Mario Alonso, autor de Reinventarse. Tu segunda oportunidad y que ahora presenta un nuevo libro: Ahora Yo: ¿Y si creas tu propio futuro en lugar de encontrártelo? (Plataforma Editorial).

¿Y cómo edificar un futuro en un escenario de incertidumbre y complejidad como el actual? Según Alonso, lo fundamental es entrenar la mente: no centrarse en quién tiene la culpa sino en qué podemos hacer para solucionarlo; darnos tiempo de reflexionar; construir una fortaleza mental y emocional; aprender a orientarnos en la incertidumbre; creer en el propio potencial creativo; no dejarnos paralizar por el miedo.

Alonso recuerda una célebre frase de Thomas Alba Edison: "El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración." Es decir, se necesita mucho trabajo para lograr un objetivo. Según el médico y escritor, tenemos que recuperar la cultura del esfuerzo, ya que la pereza junto con el miedo y la ignorancia de nuestro propio talento son los tres grandes lastres que hay que vencer.

Estas son algunas de las reflexiones de Mario Alonso en su intervención y en su último libro. Pero además el programa incluye una interesante conversación con el presentador, Jaume Barberà, en la que Alonso define conceptos como la amistad, la compasión, la reflexión o el compromiso, y comenta algunos fragmentos del libro.

También puedes ver el programa completo en este enlace: http://www.tv3.cat/videos/3867631/Mario-Alonso-La-resposta-es-a-les-teves-mans

{iarelatednews articleid="9082,8870,9265,9387,9406,10264"}

Jueves, 12 Enero 2012
Redes: ‘Sabemos que no sabemos lo que decidimos’

Eduard Punset entrevista en Redes de TVE a Aldo Rustichini, exponente de la ‘neuroeconomía,’ una nueva disciplina que mezcla neurociencia y economía para lograr una visión más completa del hombre económico. Uno de los primeros focos de estudio es el proceso de toma de decisiones, que parece ser que está muy influenciado por la biología y la parte inconsciente del cerebro.

Muchas veces tomamos las decisiones inconscientemente y además estamos muy influenciados por componentes fisiológicos y biológicos. Por ejemplo, los hombres con mucha testosterona (cuanto más corto sea el dedo índice respecto al anular, más testosterona) tienden a ser más agresivos y propensos a correr riesgos, según un estudio del neuroeconomista de la Universidad de Cambridge Aldo Rustichini. La pregunta que muchos se formulan es si la situación económica sería diferente, algo mejor o más estable, si hubiera más mujeres en los mercados bursátiles, y por lo tanto menos testosterona y menos decisiones arriesgadas, como también apunta este artículo de Expansión.

Otro factor que influye mucho en una decisión es lo que los científicos denominan ‘el efecto marco,’ es decir, el modo de presentar una información, el lenguaje o el contexto. Por ejemplo, la mayoría preferimos un yogur que sea 99% libre de grasa a uno que contenga un 1% de grasa. En realidad, ambos yogures engordan exactamente lo mismo, pero la forma de presentar la información no es igual. Ahora bien, según Rustichini, algunos son más susceptibles que otros al efecto marco, y esto depende también de un componente fisiológico (en concreto de una sustancia llamada serotonina).

Pero no hay que asustarse, advierte Rustichini. El hecho de que tomemos las decisiones de este modo no significa que lo hagamos irracionalmente. Normalmente, estos procesos inconscientes se sirven de pensamientos muy sofisticados, ingeniosos e incluso racionales. Dicho de otro modo, podemos confiar plenamente en la intuición como una fuente de conocimiento tan válida como la razón, como ya afirmaba Punset en una entrevista en El Periódico.

 

Puedes ver el programa completo en este enlace de Redes para la Ciencia: http://www.redesparalaciencia.com/6472/redes/redes-113-sabemos-que-no-sabemos-lo-que-decidimos

{iarelatednews articleid="9082,9299,9310,9557,9658"}

Lunes, 19 Diciembre 2011

Ediciones anteriores

6º Espacio Factor Humà
Liderazgo en movimiento
5º Espacio Factor Humà
Creando organizaciones transformadoras
IV Espacio Factor Humà
Nuevo management... ¿Nuevo? ¡Urgente!
II Espacio Factor Humà
Talentos híbridos. Escenarios on line y offline
I Espacio Factor Humà
1º Encuentro con los mejores profesionales de Recursos Humanos de Cataluña.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.