BÚSQUEDA:
Total: 4 resultados.
Etiqueta: medio ambiente
La crisis del liderazgo y un nuevo camino hacia el futuro

“Necesitamos líderes valientes y humildes, guiados por una brújula moral y que tengan un propósito social y unos principios”, reflexiona la ex candidata presidencial islandesa y CEO de “The B Team” Halla Tómasdóttir. Lo explica en una entrevista dentro de un reciente evento TED. Tómasdóttir plantea cómo deberían ser los líderes modernos y recuerda que muchos de ellos necesitan cambiar su forma de actuar a riesgo de convertirse en irrelevantes.

Martes, 25 Junio 2019
‘Valor afegit’: Responsabilidad Social Corporativa, un nuevo modelo de gestión

La Responsabilidad Social empieza a ser una realidad palpable en el día a día de las empresas. Según un reportaje reciente de Valor Afegit en Televisió de Catalunya, el objetivo es que se convierta en un auténtico modelo de gestión y que se integre en las estrategias y retos de las compañías. Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà, Joan Permanyer, Director General de Ordesa, o José Antonio Lavado, Socio-Director de Bidea, entre otros, participan en un reportaje donde nos explican cuáles son las claves de dicha transformación.

(Vídeo en catalán)

Un conjunto importante de organizaciones ya ha tomado medidas para mejorar las consecuencias sociales y medioambientales de sus actividades, pero ya no se trata de realizar acciones puntuales de filantropía, sino que la clave reside en transformar el modelo de gestión empresarial, creando así nuevas formas de negocio. Un buen ejemplo es el Museu Nacional d’Art de Catalunya, una institución pública pionera por medidas como haber publicado el código ético en su web, haberse certificado en Gestión Ambiental vía AENOR o haber creado un Consejo Social para hacer un seguimiento de su nuevo modelo de gestión responsable. Como comenta Josep M. Carreté, su Gerente, hay que reconstruir los pilares corporativos en base a lo ético y lo social.

Como parte de un todo, la RS debe estar vinculada a los departamentos de Recursos Humanos e integrarse en el Comité de Dirección de las empresas, pues debe formar parte de las decisiones estratégicas más importantes, anota Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà. Se muestra de acuerdo Josep M. Lozano, Profesor de Ciencias Sociales de ESADE, que explica que si no existe dicho componente de asunción y soporte por parte de los máximos representantes de las organizaciones, la RS se ve limitada. De ese modo, la Responsabilidad Social Corporativa más tradicional se tiene que ir convirtiendo en Responsabilidad Social Estratégica.

Debido a la importancia que está adquiriendo la RS y con el objetivo de dotar a España de un marco común de referencia para las acciones desarrolladas en estos términos, el Gobierno ha aprobado recientemente la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2014-2020.

Pero no son sólo las grandes empresas las que contribuyen a la sociedad, sino que un gran número de iniciativas de Responsabilidad Social mueven la solidaridad anónima y silenciosa de pimes, cooperativas y autónomos. Para Laboratorios Ordesa, haber logrado mantener a su plantilla durante la crisis ya es un modo de contribuir a la sociedad. Como indica Joan Permanyer, Director General de la compañía, su objetivo es colaborar en todo lo que esté a su alcance, sin olvidar que continúan siendo una mediana empresa.

José Antonio Lavado, Socio-Director de la consultora de sostenibilidad Bidea y miembro de la Comisión Consultiva de la Fundació Factor Humà, incide en que uno de los cambios a afrontar de cara al futuro es pasar de la empresa opaca a la empresa relacional, priorizando el diálogo entre la compañía y sus interlocutores. Para que la RS progrese debe estar basada en un amplio conocimiento de las interrelaciones entre corporación y sociedad.

La RS puede representar mucho más que un coste, una limitación o un acto de caridad; puede llegar a ser una fuente de oportunidades, de innovación y de ventajas competitivas, porque el mejor negocio es ser honrado.

 

También puedes ver el reportaje en la página web de Televisió de Catalunya: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/valor-afegit/responsabilitat-social-corporativa-un-nou-model-de-gestio/video/5482776

Miércoles, 25 Marzo 2015
La polémica del beneficio propio y la caridad de las empresas: Responsabilidad Social Corporativa

Ernesto Ruiz Merino, Consejero Delegado de Ferris Hills: En rasgos generales, la empresa es un organismo que solo buscará sacar beneficios propios. Pero también es cierto que tenemos muchos ejemplos dónde la organización tiene diferentes razones sociales, vinculadas a satisfacer las necesidades de la sociedad en la que se desenvuelve. Por supuesto, no descuidarán las participaciones de sus inversores, pero tampoco se olvidarán de generar beneficios para impulsar sus objetivos sociales o medioambientales.

Con esta afirmación se nos viene a la cabeza el término RSC, que hará alusión a una contribución activa y voluntaria, por parte de las empresas, a mejoras sociales o ambientales.

Por supuesto, una empresa no es una ONG, busca un equilibrio entre lo que le va a reportar la ayuda a los demás, y el beneficio que eso le dará a su imagen.

Aunque sinceramente, fuera de los pensamientos oscuros, donde el único interés sea el beneficio propio, los organismos ayudan, colaboran, se ajustan para llegar a su público, mirarlo de frente y atender, en mayor o menor medida, a sus peticiones.

Lo que es una realidad, por supuesto, es que indiferentemente de su finalidad social, con este tipo de acciones, se mejora la visibilidad de la empresa en la sociedad, contribuyendo y potenciando la imagen más cercana de los organismos.

El objetivo es conseguir cambiar la visión de las empresas, para que éstas sean conscientes de la importancia y los grandes beneficios que tiene una responsabilidad social corporativa bien gestionada y organizada. Todo ello tiene muchos más beneficios asociados de los que nos creemos en primera instancia, más allá de la imagen pública o el ahorro de costes.

El bienestar de los trabajadores, la repercusión positiva en la sociedad o el cuidado medioambiental, son fines, con los cuales, y con el tiempo, darán pluses a nuestro negocio, permitiendo el acceso a consumidores más exigentes y con visión de futuro.

El problema es que las empresas se muestran temerosas en invertir su dinero en algo que a primera vista no le responderá con beneficios. Pero muchas veces, las acciones no tendrán demasiados costes, por ejemplo, contratar a personas del ámbito local para impulsar el desarrollo de esa región, o también realizar encuestas de satisfacción para conocer la opinión de los proveedores y los trabajadores; que no solo parezca que estamos en constante evaluación hacia ellos, sino también que tenemos ganas e interés en conocer su concepción de la empresa.

Tendremos en cuenta que con la entrada de la globalización, las cadenas de producción se han extendido por todo el mundo, por lo que nuestra responsabilidad social deberá abarcar a un grupo mayor de personas y entidades relacionadas con nuestra actividad.

Por tanto, nuestro comportamiento ético tendrá gran importancia en nuestra escala de valores personales, pero siendo empresa, mucho más. Este concepto implicará vinculación respecto a valores socioeconómicos y ambientales, reflejando una nueva dimensión de la empresa preocupada por su sostenibilidad.

{iarelatednews articleid="10567,10732"}

Viernes, 10 Enero 2014
La ética y la responsabilidad económica en un juego de mesa

¿Qué pasa con el dinero una vez está en el banco? ¿Qué efectos sociales y medioambientales tendrán en el mundo entero las inversiones que se deriven del mismo? Ethica es un curioso e impactante juego de mesa que pretende dar respuesta a estas preguntas y, mediante una representación esquemática de los circuitos mundiales de flujos de dinero, quiere concienciarnos sobre la responsabilidad que tenemos en este proceso y sus consecuencias.

 

 

Un banquero informa a un cliente de que si hace una inversión en Estados Unidos le darán un 4%, pero si la hace en Argentina, sólo un 2%. Aún así podría ser que la inversión en los Estados Unidos no respetara las medidas medioambientales mínimas. ¿Qué tendría que decidir el cliente? ¿Invertir en los Estados Unidos sin tener en cuenta las repercusiones o aceptar solamente una ganancia del 2% e invertir en Argentina?

Puede parecer que este tipo de decisiones no las tendremos que tomar nunca, primero porque no nos sentimos responsables del dinero que tenemos depositados en una entidad financiera, y después porque lo más probable es que tampoco sepamos en qué se invierten. Esta mentalidad acomodada y conformista es la que quiere cambiar Ethica, el primer juego de mesa que plantea dilemas sobre los efectos globales que producen los negocios. Ethica nace con el objetivo de concienciarnos del impacto social y medioambiental que tienen las decisiones de organizaciones financieras y empresariales pero también de particulares en el mundo entero.

Ethica, desarrollado por la empresa social Barcelonya, pone a sus jugadores en el rol de las entidades financieras y de las familias que quieren ingresar su dinero.

Para entender a grandes rasgos el funcionamiento del juego, puedes ver esta noticia de La Sexta: http://www.lasexta.com/noticias/economia/ethica-juego-que-pone-mesa-mundo-financiero-actividad-empresarial_2012102000088.html

Ethica ha suscitado un gran interés por parte de profesores de secundaria  y de universidad y varias ONG con orientación hacia las finanzas éticas. La gran diferencia respecto a otras muchas iniciativas recreativas, además de ser pionera en la temática de la sostenibilidad económica, ambiental y social, es que tiene un objetivo pedagógico y de concienciación. Los jugadores  pueden ver una representación de los flujos de dinero mundiales a pequeña escala sin necesidad de más soporte que el propio juego. Y más allá del factor de responsabilidad, el juego exige poner en práctica incluso estrategias de geopolítica y economía. La gran variedad de usos y posibilidades que tiene ha llevado a Barcelonya a organizar jornadas de formación para que los interesados puedan sacarle el máximo provecho.

El nivel de madurez que exige y la complejidad de sus opciones hacen que la edad mínima recomendada para jugar sea de 15 años. La partida se puede jugar con un mínimo de 6 y un máximo de 27 jugadores, cosa que por ejemplo lo hace ideal para una clase de secundaria.

Ejemplos como el de Ethica llevan a Robert Ballester, Gerente de la Fundación Etnor, a afirmar que: “Las empresas funcionan si generan confianza, si transmiten ética y una buena gestión”. Una tendencia a la Responsabilidad Social hacia la cual ya hace tiempo que se están apuntando muchas organizaciones.

Esta iniciativa nos lleva a hacer una reflexión crítica sobre la responsabilidad ciudadana a informarse sobre qué pasa con el dinero una vez está en el banco. Y, según parece, averiguarlo no dejará a nadie indiferente.

La ética no es un juego, y Ethica nos lo demuestra.

 

Lunes, 17 Diciembre 2012

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.