Diálogos Ética-Empresa

De ética aplicada a las empresas. Un proyecto en colaboración con la Obra Social "la Caixa"
BÚSQUEDA:
Total: 17 resultados.
Etiqueta: RS y Sostenibilidad (RSyS)
La crisis del liderazgo y un nuevo camino hacia el futuro

“Necesitamos líderes valientes y humildes, guiados por una brújula moral y que tengan un propósito social y unos principios”, reflexiona la ex candidata presidencial islandesa y CEO de “The B Team” Halla Tómasdóttir. Lo explica en una entrevista dentro de un reciente evento TED. Tómasdóttir plantea cómo deberían ser los líderes modernos y recuerda que muchos de ellos necesitan cambiar su forma de actuar a riesgo de convertirse en irrelevantes.

Martes, 25 Junio 2019
El sorprendente ingrediente que mejora el funcionamiento de una empresa

El compromiso de un empleado es parte esencial del éxito organizativo. Esta es la teoría que plasmó el empresario y CEO de la compañía italiana de gas natural Snam, Marco Alverà, en una jornada TED organizada recientemente en Milán. Expone que el sentimiento de justicia, que él vincula en parte a temas éticos pero que también relaciona con cosas más sorprendentes como el margen otorgado para cometer errores, es clave para reforzar dicho compromiso.

Martes, 10 Abril 2018
Las personas, agentes de cambio para la generación de organizaciones innovadoras y sostenibles

Las empresas con propósito quieren generar un impacto en el exterior a medio y largo plazo, quieren dejar su huella. Por ese motivo muy a menudo han incorporado la sostenibilidad al modelo de negocio. Para generar impacto estas organizaciones apuestan por la innovación promoviendo de manera natural la colaboración en toda la cadena de valor: es la generación de valor compartido.

Miércoles, 10 Mayo 2017
La Fundació organiza el 2º “Ciclo de Diálogos: Ética aplicada a empresas y organizaciones”

En una nueva colaboración con la Obra Social "la Caixa", durante el curso 2015-2016 están teniendo lugar 3 talleres que suponen la creación de un espacio común de reflexión ética compartida entre los mundos académico y empresarial. Próximamente, difundiremos la información generada en los talleres a través de la participación de 24 organizaciones y empresas líderes, y convocaremos a una sesión final, conducida por Begoña Román, experta en ética aplicada, en la que se presentarán los resultados del trabajo llevado a cabo durante el ciclo.

Lunes, 18 Enero 2016
TEDxSant Cugat 2015: segundas oportunidades

No se trata de pensar en cosas diferentes, sino de pensar en lo ya existente de un modo innovador. Es ahí donde surgen las segundas oportunidades, de la reformulación de las ideas actuales para adaptarlas a un entorno cambiante con el afán de mejora del bienestar personal y colectivo. Ese fue el leitmotiv del último TEDxSantCugat, en el que se dieron cita personas creativas, académicas y expertas de distintas disciplinas para aportar sus experiencias y opiniones.

En el marco de los ya conocidos eventos TED que propician el intercambio de ideas y experiencias, el pasado 28 de mayo se celebró la segunda edición del TEDxSant Cugat, cuyo hilo argumental en torno al cual giraron todas las conferencias fue “las segundas oportunidades”. Contó con ocho ponentes que, provenientes de ámbitos diferentes pero bajo una misma premisa, transmitieron energía, valores y optimismo para poder mirar la vida desde otra perspectiva.

Entre ellos, el economista Raül Romeva, Laura Rosillo, Fundadora del Observatorio del Aprendizaje en la Madurescencia, o Albert Bosch, deportista, emprendedor y escritor comprometido con el liderazgo responsable y con el medio ambiente.

(Vídeo en catalán)

Bajo el título “La hora del procomún, por la vía Ubuntu”, Romeva reflexiona sobre el Bien Común, un concepto que pretende ser una palanca de cambio a nivel económico, político y social. Su desarrollo ha dado lugar a la Economía del Bien Común, ideada por el economista Christian Felber. Hablamos de una economía entendida como un sistema de mercado en el cual las coordenadas de los motivos y objetivos de aspiración de las empresas se rigen por la cooperación y no por el afán de lucro. Se percibe como un proceso abierto en cuanto a sus resultados, participativo y de crecimiento local pero con efectos globales.

Romeva presenta el Bien Común como una alternativa al colapso del actual sistema capitalista. Como señala el ponente, el cambio de paradigma pasa por entender que el “yo” como síntesis del capitalismo es en realidad autodestructivo. La filosofía Ubuntu, basada en la lealtad entre las personas y la generosidad entre ellas, parte de la idea de que no existe ni un “tú” ni un “él”, sino un “nosotros”. Es decir, existimos a través de los demás y si los demás no disfrutan de bienestar ni felicidad, nosotros tampoco.

Se trata de replantear las lógicas del mercado, centrado en la individualidad, y reformularlo en favor de las personas; es decir, dar una segunda oportunidad para que la humanidad se reinvente.  Esta nueva oportunidad tiene cabida dentro de un marco globalizado, pues estamos en conexión permanente los unos con los otros y lo que hacemos como individuos tiene consecuencias para el resto. Una muestra de esta telaraña global que afecta y beneficia a todos es el reciente auge de la economía colaborativa que, tal y como señala Albert Cañigueral, autor del libro Vivir mejor con menos, representa un cambio social progresivo y profundo e implica a todos los ámbitos de la sociedad y a la globalidad de las actividades económicas.

Lo mismo sucede en lo que nos motiva en el ámbito laboral, pues ya no basta con trabajar en equipo, sino que hay que hacerlo en un entorno colaborativo y que contribuya al Bien Común. Esta es una preferencia no sólo de los millenials, sino de todas las generaciones, incluyendo a los baby boomers.

Fue precisamente una baby boomer otra de las ponentes. “Tengo 59 años, trabajados uno a uno y pienso vivir muchísimos más.” Así se presenta Laura Rosillo, que reflexiona alrededor del concepto de la Madurescencia, la turbulenta y rebelde mediana edad de la generación del baby boom, que se enfrenta a la adaptación al mundo laboral de hoy en día. Rosillo propone a las personas de su misma generación una segunda oportunidad: un cambio que nazca desde dentro para resolver esta crisis madurescente, aprovechando la ocasión que brinda para su generación el problema del envejecimiento actual de la pirámide demográfica española.Las previsiones apuntan a un crecimiento sostenido de la esperanza de vida, por lo que se trata de ofrecer fórmulas que permitan lo que en la jerga especializada se conoce como el “envejecimiento activo”. La ponente comenta que a pesar de los prejuicios que conforman la sociedad y la cada vez más importante discriminación por edad, no se deben perder las ganas de aprender y la energía para sacar partido a las oportunidades de este tercer capítulo de la vida, que son muchas. La capacidad de reinventarse es clave para demostrar que la experiencia también aporta valor. Como concluye Rosillo: “Una mariposa no es más que un gusano con experiencia”.

 

Acceso a todas las conferencias de TEDxSantCugat 2015: http://tedxsantcugat.com/videos-2015

Lunes, 13 Julio 2015
Los retos de la economía colaborativa

Uber, BlaBlaCar y Airbnb son ejemplos conocidos de una nueva forma de negocio que está teniendo cada vez más repercusiones sobre el tejido empresarial internacional y que representa un cambio social progresivo y profundo. Se trata de la economía colaborativa. Albert Cañigueral, considerado como uno de los gurús del ámbito, nos habla en el TEDxBarcelonaSalon, que tuvo lugar recientemente, de un nuevo modelo sustentado en valores como la confianza y la transparencia.

En el marco de los eventos TEDx nace el TEDxBarcelonaSalon, que combina las ponencias en vivo de proyectos relacionados con la ciudad de Barcelona con la proyección de otras charlas TED. La premisa de estos eventos es fomentar el debate y compartir inquietudes, ideas o propuestas. Precisamente en eso se basó la última edición del mes de abril: compartir, y no sólo ideas, sino también objetos, recursos o servicios. Albert Cañigueral, responsable en España y Latinoamérica de Ouishare y autor del libro Vivir mejor con menos esboza en esta charla hacia dónde se dirigen las nuevas formas de economía centradas en la eficiencia y en lo colectivo.

El ponente nos remonta a 2011, cuando se empezó a popularizar la idea de economía colaborativa vinculada al terreno digital y en el que decidió crear el blog Consumo Colaborativo, cuyo lema es “compartir reinventando la tecnología.” En aquel momento eran pocos los que creían en este tipo de iniciativas, pero cuatro años más tarde se ha demostrado que las plataformas digitales que propician el intercambio de bienes y servicios se están comiendo el mundo.

Las organizaciones de la economía abierta y colaborativa son capaces de hacer cosas de una forma más transparente y más eficiente que el resto,  pues su motor de funcionamiento no es únicamente la persecución de rendimiento económico. Eso es lo que Christian Felber denomina Economía del Bien Común, bajo la cual las empresas en vez de regirse únicamente por sus resultados, lo hacen por criterios de utilidad social. Y es que si conseguimos sustituir el afán de lucro y la competencia por la contribución y la cooperación, las organizaciones de cualquier tipo aprenderán a entender el éxito de otra forma.

La colaboración implica a todos los ámbitos de la sociedad y a la globalidad de las actividades económicas. Incluso, señala Cañigueral, se habla de un “nuevo poder digital” que hace referencia a la coordinación entre iguales y a la participación masiva para crear el cambio. Las formas de fabricación y consumo se están transformando gracias a esta nueva manera de relacionarnos como comunidad en lo económico, que desde hace ya algún tiempo está derivando en estructuras descentralizadas y en la obsolescencia del status quo. Según el ponente, la jerarquía tradicional, con empleadores y empleados, queda atrás y comienza a ganar terreno un nuevo concepto de externalización, que permite una relación más flexible entre empresa y trabajadores a la búsqueda de mayor eficiencia. De todos modos, el fenómeno del outsourcing despierta desde hace muchos años sentimientos encontrados. El portal de intermediación laboral Amazon Mechanical Turk podría ser un ejemplo de la nueva acepción de externalización: facilita a las compañías la subcontratación de tareas digitales que resultan difíciles para los ordenadores pero que los humanos pueden hacer, aunque ello pueda suponer también, como afirman algunos de sus colaboradores, un trato impersonal y precario y un peor reconocimiento del trabajo realizado.

La economía colaborativa pretende ayudar a dejar atrás la crisis creada por el viejo sistema económico dedicado a gestionar la escasez, para enfrentarse a un nuevo reto: gestionar la abundancia. Como explica el ponente, durante años hemos producido en exceso; por eso, necesitamos fabricar menos y dedicarnos más a los servicios. Ello tendrá consecuencias a nivel de reconfiguración del entorno laboral. De hecho están surgiendo nuevas modalidades de empleo bajo demanda que, a pesar de tacharse de precarias, pueden generar nuevas oportunidades, otras fórmulas de retribución, de valoración y compensación alejadas del presentismo. Se trata del auge del trabajo independiente, freelance, multitarea o temporal producido por una “uberización” del empleo.

Cañigueral se pregunta si estamos ante un “cooperativismo 2.0”, en el que los propios trabajadores se organizan para buscar vías en las que compartir el valor que generan estas nuevas plataformas, lo que se traduce en iniciativas como las de coworking, que permiten que distintos profesionales independientes compartan un mismo espacio donde pueden establecer sinergias innovadoras.

La visión inspiradora de la sociedad colaborativa nos plantea un panorama inexorable y sugerente a partes iguales, pero lleno de incógnitas. Estamos en un momento de cambio, vislumbrando un nuevo horizonte de colaboración pero a la vez coexistiendo con el sistema capitalista tradicional. El ponente concluye que no sabemos hacia dónde vamos, pero lo que sí sabemos es que  “la mejor forma de predecir el futuro es creándolo.”

 

Acceso a la conferencia de Albert Cañigueral de TEDxBarcelonaSalon: https://www.youtube.com/watch?v=PPdvLTe0wjA

{iarelatednews articleid="11768,11773,11808"}

Martes, 12 Mayo 2015
‘Valor afegit’: Responsabilidad Social Corporativa, un nuevo modelo de gestión

La Responsabilidad Social empieza a ser una realidad palpable en el día a día de las empresas. Según un reportaje reciente de Valor Afegit en Televisió de Catalunya, el objetivo es que se convierta en un auténtico modelo de gestión y que se integre en las estrategias y retos de las compañías. Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà, Joan Permanyer, Director General de Ordesa, o José Antonio Lavado, Socio-Director de Bidea, entre otros, participan en un reportaje donde nos explican cuáles son las claves de dicha transformación.

(Vídeo en catalán)

Un conjunto importante de organizaciones ya ha tomado medidas para mejorar las consecuencias sociales y medioambientales de sus actividades, pero ya no se trata de realizar acciones puntuales de filantropía, sino que la clave reside en transformar el modelo de gestión empresarial, creando así nuevas formas de negocio. Un buen ejemplo es el Museu Nacional d’Art de Catalunya, una institución pública pionera por medidas como haber publicado el código ético en su web, haberse certificado en Gestión Ambiental vía AENOR o haber creado un Consejo Social para hacer un seguimiento de su nuevo modelo de gestión responsable. Como comenta Josep M. Carreté, su Gerente, hay que reconstruir los pilares corporativos en base a lo ético y lo social.

Como parte de un todo, la RS debe estar vinculada a los departamentos de Recursos Humanos e integrarse en el Comité de Dirección de las empresas, pues debe formar parte de las decisiones estratégicas más importantes, anota Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà. Se muestra de acuerdo Josep M. Lozano, Profesor de Ciencias Sociales de ESADE, que explica que si no existe dicho componente de asunción y soporte por parte de los máximos representantes de las organizaciones, la RS se ve limitada. De ese modo, la Responsabilidad Social Corporativa más tradicional se tiene que ir convirtiendo en Responsabilidad Social Estratégica.

Debido a la importancia que está adquiriendo la RS y con el objetivo de dotar a España de un marco común de referencia para las acciones desarrolladas en estos términos, el Gobierno ha aprobado recientemente la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2014-2020.

Pero no son sólo las grandes empresas las que contribuyen a la sociedad, sino que un gran número de iniciativas de Responsabilidad Social mueven la solidaridad anónima y silenciosa de pimes, cooperativas y autónomos. Para Laboratorios Ordesa, haber logrado mantener a su plantilla durante la crisis ya es un modo de contribuir a la sociedad. Como indica Joan Permanyer, Director General de la compañía, su objetivo es colaborar en todo lo que esté a su alcance, sin olvidar que continúan siendo una mediana empresa.

José Antonio Lavado, Socio-Director de la consultora de sostenibilidad Bidea y miembro de la Comisión Consultiva de la Fundació Factor Humà, incide en que uno de los cambios a afrontar de cara al futuro es pasar de la empresa opaca a la empresa relacional, priorizando el diálogo entre la compañía y sus interlocutores. Para que la RS progrese debe estar basada en un amplio conocimiento de las interrelaciones entre corporación y sociedad.

La RS puede representar mucho más que un coste, una limitación o un acto de caridad; puede llegar a ser una fuente de oportunidades, de innovación y de ventajas competitivas, porque el mejor negocio es ser honrado.

 

También puedes ver el reportaje en la página web de Televisió de Catalunya: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/valor-afegit/responsabilitat-social-corporativa-un-nou-model-de-gestio/video/5482776

Miércoles, 25 Marzo 2015
eQuàliment, la solidaridad inteligente: ¡tecnología al servicio de las personas!

A causa de la crisis, la distribución de alimentos a familias en situación de necesidad ha vivido un crecimiento espectacular en los últimos cuatro años. En este contexto nació eQuàliment, para dar respuesta a dicho incremento y como solución para abordar la necesidad urgente de contar con mejores herramientas de gestión en la captación y distribución de alimentos solidarios y de coordinación entre los diferentes actores de un territorio.

(Vídeo en catalán)

La necesidad de alimentos sigue creciendo, a pesar de las cifras macroeconómicas actuales.La distribución de alimentos a familias en situación de necesidad ha vivido un crecimiento espectacular -próximo al 60% - en los últimos cuatro años, con motivo de la grave crisis actual y parece que las "buenas" noticias macroeconómicas no acabarán a corto plazo con esta situación.En este contexto nació eQuàliment, para dar respuesta a este incremento espectacular de la demanda y como solución para abordar la necesidad urgente de contar con mejores herramientas de gestión en la captación y distribución de alimentos solidarios y de coordinación entre los diferentes actores de un territorio.Actualidad de la distribución de alimentos solidariosEn la actualidad el sistema eQuàliment ya se aplica en más de 30 municipios de Catalunya, como Barcelona, ​​Terrassa, El Prat, Cornellà, Vic, Manlleu, Sant Adrià, Sant Boi, Santa Coloma, Girona, Figueres, Sabadell, Vilafranca del Penedès, Reus o Tortosa, entre muchos otros. En estos momentos está implantado en ayuntamientos que representan aproximadamente el 30% de la población de Catalunya. Se pueden consultar las referencias completas en la web: www.equaliment.org

En Catalunya, como en España, la entrega de alimentos a los beneficiarios la realizan numerosas entidades locales de voluntariado, de diferentes dimensiones y capacidades, que reciben las partidas más importantes de alimentos de las fundaciones de Bancos de Alimentos y de Cruz Roja que, en calidad de "mayoristas", distribuyen los alimentos provenientes de los presupuestos de los excedentes alimentarios de la Unión Europea y los que obtienen de empresas y particulares a través de donaciones y colectas. Sólo en la provincia de Barcelona hay más de 600 entidades que reparten alimentos a beneficiarios finales.En estos últimos años, numerosas entidades y servicios sociales municipales han ido tomando conciencia de la necesidad de coordinar esa actividad y ya están en marcha con la ayuda de eQuàliment en numerosos municipios proyectos que racionalizan la distribución de alimentos en los que se involucran colaborativamente el conjunto de actores implicados.Qué aporta eQuàlimenteQuàliment es un sistema para gestionar la distribución de alimentos solidarios, con tres objetivos:

- Ser más eficiente, facilitando el trabajo de los voluntarios y la previsión de necesidades - Ser más equitativo, para que llegue a todo el mundo que lo necesite según sus necesidades, y - Ser más transparente, con información clara y a tiempo para todos los actores involucrados –entidades, voluntarios, administración, empresas, mayoristas y la sociedad en general.

Incluye:

- una aplicación informática diseñada específicamente, y - un acompañamiento en la implantación y seguimiento de los proyectos.

La aplicación informática permite gestionar el ciclo completo del proceso, desde la prescripción por parte de los técnicos de servicios sociales hasta la entrega equitativa de alimentos a los beneficiarios. De este modo se integra en una única plataforma el sistema de citas y de entregas a las familias, la gestión logística del almacén y la explotación de datos para hacer una previsión concreta de las necesidades de alimentos.

eQ_Solidaridad Inteligente, el nuevo programa de voluntariado corporativo

eQuàliment también es inclusivo con las empresas a través del nuevo programa de voluntariado corporativo "eQ_Solidaritat inteligente". Un ejemplo es la empresa LUCTA, SA, gracias a la cual cuatro municipios del Vallès Oriental han implantado eQuàliment para hacer más eficiente, equitativa y transparente la distribución de alimentos.El programa de voluntariado corporativo permite a las empresas y a los voluntarios acabar con la recogida de alimentos "a ciegas" y expresar su solidaridad a partir de los datos reales que aporta eQuàliment, disponiendo de información sobre el impacto real de su cooperación en un territorio concreto.

Premios y reconocimientos

eQuàliment recibió en mayo de 2014 el premio Barcelona Digital en la categoría de impacto social y ha aparecido en diferentes medios de comunicación como por ejemplo el programa de TV3 “Valor Afegit” (vídeo incrustado al inicio). Este reportaje y toda la información sobre eQuàliment se puede consultar en la web: www.equaliment.org. También se puede seguir la cuenta de Twitter: @eQualiment

Lunes, 23 Febrero 2015
Personas, creación de valor compartido y empresas sostenibles (sobre un discurso de Cèsar Molins, el ingeniero humanista)

Escuchar las palabras de agradecimiento del Director General de AMES, empresa ganadora del VI Premio Factor Humà Mercè Sala 2014, al recibir el galardón, era como sentir una bocanada de aire fresco, después de una tanda de declaraciones grandilocuentes de tantos y tantos directivos de organizaciones vendiendo sus realizaciones de última generación, a medios de comunicación, conferencias y altavoces de difusión de todo tipo.

(Vídeo en catalán)

Me atrevo a decir que Cèsar Molins es lo que podríamos definir como ingeniero humanista y que la particularidad de su discurso reside en que gran parte de sus afirmaciones eran absolutamente extrapolables a la vida de la mayoría de nosotros. Vean, si no.

Cèsar Molins nos habló de cordura, de tratar bien a las personas, porque se lo merecen y, además, bien tratados todos somos más positivos y generosos y por lo tanto colaboramos con lo mejor de nosotros para el éxito de proyectos comunes: en este caso la empresa.

Defendió la innovación incremental, es decir, del día a día, de aquello que sabemos que no funciona y a pesar de esto dejamos de banda tan a menudo, porque nos parece una nimiedad enfrentada al reto de la vida entera, en mayúsculas. Y, aun así, tendríamos que saber que si somos capaces de resolver estos fallos cotidianos, al cabo del tiempo nuestra vida será mejor (y la de la empresa).

Hay que mirar a largo plazo. Mirar más allá, ser capaces de avanzarnos a lo que vendrá. El Director General de AMES nos hablaba de empresa, pero su discurso era fácilmente replicable al modelo de vivir, era de escala humana -y se le entendía todo-.

Y, más allá de su discurso, un repaso a los valores de su empresa nos dice que han entendido perfectamente aquello que los que trabajamos en el ámbito de la responsabilidad social y la sostenibilidad nos cansamos de predicar: la fuerza de la construcción compartida, del valor compartido de los proyectos.

¡Ah! y no olvidemos el sentido común. Tan raro como una piedra preciosa y al cual el señor Molins apelaba para la construcción de nuestras empresas y para no perdernos en la velocidad, a veces turbulenta, de los tiempos actuales.

Aunque Cèsar Molins acabó sus palabras lamentando que hablaba para un foro de “convencidos”, que compartían ya de entrada muchas de sus ideas y realizaciones, no tengo ningún tipo de duda de que, entre las personas que lo escuchábamos en aquel auditorio, no fui la única que pensé: ¿este señor no podría explicar su visión y hacer seguidor de la misma a un número relevante de empresarios de este país “invencible” que, según sus palabras, podríamos llegar ser?

Acabamos: para los que no estuvisteis, y por si encontráis un momento, aquí tenéis el link: https://www.youtube.com/watch?v=N6kkirdoAy8

 

{iarelatednews articleid="11366"}

Miércoles, 21 Enero 2015
Xavier Sala i Martín: "No sé muy bien qué es eso del neoliberalismo"

En el contexto de una sociedad que empieza a salir de la crisis económica, el debate sobre la responsabilidad que ha tenido la Economía como disciplina académica se escucha cada vez más. La mala gestión de los últimos años ha provocado un replanteamiento de los enfoques que debería usar la Economía desde la Universidad para poner énfasis en su dimensión social. Uno de los principales exponentes actuales de esa mirada distinta es Thomas Piketty, gracias a su libro El Capital en el Siglo XXI. En una entrevista de Mònica Terribas en El Matí de Catalunya Ràdio, el economista Xavier Sala i Martin opina sobre el tema.

42 asociaciones de alumnos de facultades de Economía de 19 países han hecho público recientemente un manifiesto impactante. En él se explica que los planes de estudios de esta carrera universitaria sufren de un sesgo ideológico en favor del neoliberalismo. Reclaman currículos académicos más plurales que recojan ideologías diversas y críticas y con un enfoque más orientado a la esfera social de la economía. El alumnado considera que para afrontar los retos de futuro, y con el precedente de la recesión económica, dichos cambios son totalmente necesarios. Ésta, sin embargo, no es la opinión del economista y profesor universitario Xavier Sala y Martín, que en una entrevista reciente en Catalunya Ràdio expresó su desacuerdo con la iniciativa. Considera que no existe sesgo ideológico en el mundo académico y justifica la menor presencia de las teorías críticas con el hecho de que muy pocos investigadores trabajan sobre las mismas.Uno de esos investigadores, según Sala i Martín minoritarios, está en el foco de los medios de comunicación. Se trata de Thomas Piketty, autor de un libro que ha provocado un gran debate: El Capital en el Siglo XXI. Piketty realiza una recopilación de datos desde 1700 hasta 2012 para ver el crecimiento del rendimiento del capital. Las conclusiones del estudio muestran que dicho crecimiento ha sido de entre un 4 y un 5%, mientras que en cambio el crecimiento de la producción durante el mismo periodo sólo ha sido del 1, 6%. De ahí extrae su famoso postulado: R es mayor que G (donde R significa "Rate of Return", tasa de rendimiento, y G es "Economic Growth", crecimiento económico), es decir, que el crecimiento del rendimiento del capital es mayor que el crecimiento económico. Y a partir de esa conclusión induce que los capitalistas son cada vez más ricos y que se crea una desigualdad creciente. Muchos expertos, sin embargo, discuten su teoría: pocos días después de esta entrevista con Sala i Martín un controvertido artículo publicado en Financial Times señalaba algunos errores en la recopilación de datos y denunciaba un sesgo en su utilización.Sin embargo, Sala i Martín durante la entrevista pone énfasis en lo que considera "un error lógico en la interpretación de los datos" por parte de Pilketty: "Puede que la gente ahorre cuando es joven, que esos ahorros generen un rendimiento enorme y que cuando sean mayores se lo coman y dejen 0 en herencia. En ese caso, sería cierto que "R>G" pero no implicaría necesariamente que la herencia se pasara de padres a hijos". Otro error que comete Piketty, según Sala i Martín, es que a pesar de que la muestra de su estudio va desde 1700 hasta 2012, él mismo afirma que los datos de gran parte del siglo XX no son representativos debido al descalabro que generaron las dos guerras mundiales. Así pues, con respecto al siglo XX, comienza a tener en cuenta realmente los datos a partir de los años 70. Esto, opina Sala i Martín, es un problema para el estudio, porque cuando el libro habla de capital, se refiere al capital productivo y no incluye muchas cosas que son diferentes a dicho capital pero que se convirtieron en la riqueza de mucha gente a partir de la década de los 70, como el coche, la nevera, el televisor... Sala i Martín afirma que: "A pesar de que muchos ciudadanos no tienen propiedades, la mayoría tienen mucho dinero puestos en esas cosas". De ese modo la diferencia entre el capital productivo y el rendimiento del trabajo es la misma que en 1700, porque cuando miras cuál es la parte del capital que ha aumentado (y que sería la desigualdad a la que se refiere Piketty), te das cuenta de que se trata del precio de la vivienda. Ello significaría que los que tienen casas grandes son cada vez más ricos, pero no necesariamente que los capitalistas ricos exploten a los trabajadores y se pasen la riqueza de padres a hijos. Sala i Martín lo tiene claro: "La interpretación que Piketty hace no es la de que los datos parecen mostrar".La reivindicación de los estudiantes de Economía de varias universidades del mundo, así como las teorías económicas críticas con el neoliberalismo ponen de manifiesto una polarización ideológica cada vez más acentuada. Los economistas más influyentes del mundo están en desacuerdo entre ellos sobre cuáles deben ser las bases para lograr una economía capaz de hacer avanzar la sociedad en su conjunto.

 

También puedes acceder a la entrevista de El Matí de Catalunya Ràdio en el portal de 3/24 (vídeo en catalán): http://www.324.cat/video/5077691/economia/Sala-i-Martin-No-se-ben-be-que-es-aixo-del-neoliberalisme

Jueves, 12 Junio 2014
Resultados y buen gobierno empresarial

Con motivo del VI Premio Factor Humà Mercè Sala, los miembros del nuevo Consejo Asesor de la Fundació han publicado conjuntamente un artículo en La Vanguardia sobre la importancia de la cultura empresarial como ventaja competitiva para lograr la excelencia. Los autores: Salvador Alemany, Núria Basi, Victòria Camps, Manel del Castillo y Josep Santacreu.

Domingo, 18 Mayo 2014
La polémica del beneficio propio y la caridad de las empresas: Responsabilidad Social Corporativa

Ernesto Ruiz Merino, Consejero Delegado de Ferris Hills: En rasgos generales, la empresa es un organismo que solo buscará sacar beneficios propios. Pero también es cierto que tenemos muchos ejemplos dónde la organización tiene diferentes razones sociales, vinculadas a satisfacer las necesidades de la sociedad en la que se desenvuelve. Por supuesto, no descuidarán las participaciones de sus inversores, pero tampoco se olvidarán de generar beneficios para impulsar sus objetivos sociales o medioambientales.

Con esta afirmación se nos viene a la cabeza el término RSC, que hará alusión a una contribución activa y voluntaria, por parte de las empresas, a mejoras sociales o ambientales.

Por supuesto, una empresa no es una ONG, busca un equilibrio entre lo que le va a reportar la ayuda a los demás, y el beneficio que eso le dará a su imagen.

Aunque sinceramente, fuera de los pensamientos oscuros, donde el único interés sea el beneficio propio, los organismos ayudan, colaboran, se ajustan para llegar a su público, mirarlo de frente y atender, en mayor o menor medida, a sus peticiones.

Lo que es una realidad, por supuesto, es que indiferentemente de su finalidad social, con este tipo de acciones, se mejora la visibilidad de la empresa en la sociedad, contribuyendo y potenciando la imagen más cercana de los organismos.

El objetivo es conseguir cambiar la visión de las empresas, para que éstas sean conscientes de la importancia y los grandes beneficios que tiene una responsabilidad social corporativa bien gestionada y organizada. Todo ello tiene muchos más beneficios asociados de los que nos creemos en primera instancia, más allá de la imagen pública o el ahorro de costes.

El bienestar de los trabajadores, la repercusión positiva en la sociedad o el cuidado medioambiental, son fines, con los cuales, y con el tiempo, darán pluses a nuestro negocio, permitiendo el acceso a consumidores más exigentes y con visión de futuro.

El problema es que las empresas se muestran temerosas en invertir su dinero en algo que a primera vista no le responderá con beneficios. Pero muchas veces, las acciones no tendrán demasiados costes, por ejemplo, contratar a personas del ámbito local para impulsar el desarrollo de esa región, o también realizar encuestas de satisfacción para conocer la opinión de los proveedores y los trabajadores; que no solo parezca que estamos en constante evaluación hacia ellos, sino también que tenemos ganas e interés en conocer su concepción de la empresa.

Tendremos en cuenta que con la entrada de la globalización, las cadenas de producción se han extendido por todo el mundo, por lo que nuestra responsabilidad social deberá abarcar a un grupo mayor de personas y entidades relacionadas con nuestra actividad.

Por tanto, nuestro comportamiento ético tendrá gran importancia en nuestra escala de valores personales, pero siendo empresa, mucho más. Este concepto implicará vinculación respecto a valores socioeconómicos y ambientales, reflejando una nueva dimensión de la empresa preocupada por su sostenibilidad.

{iarelatednews articleid="10567,10732"}

Viernes, 10 Enero 2014
Valores humanos en la empresa: Anna Fornés participa en el programa de radio “Valors a l’alça” de La Xarxa Comunicació Local

La Directora de la Fundació Factor Humà, Anna Fornés, fue entrevistada en el espacio radiofónico Valors a l’alça de la Xarxa, presentado por Queralt Flotats el pasado 18 de noviembre. Fue en el marco de un programa dedicado a los valores humanos en la empresa y a las consecuencias de la crisis en la gestión de personas.

Lunes, 25 Noviembre 2013
Trabajo con Corazón

Desde el inicio de la crisis económica, Cáritas ha abordado cuestiones que requerían una actuación más urgente y que representan su ámbito de acción históricamente asistencial, como el apoyo alimentario, la atención a la infancia y el servicio de asesoramiento a la vivienda. Sin embargo, ahora presentan un proyecto de desarrollo en programas de formación en habilidades para personas en paro de larga duración en colaboración directa con las empresas: Trabajo con Corazón.

Cáritas Diocesana de Barcelona ha querido ir un paso más allá con su nuevo programa Trabajo con Corazón que pretende dar un acompañamiento personalizado y de la mano de las empresas para ofrecer prácticas laborales, formación dual o para potenciar la figura del aprendiz. Àngels Valls, Coordinadora del proyecto, afirmaba recientemente que reforzando este contacto directo con el mundo empresarial se espera poder llegar a un 20% o un 30% de reinserción laboral.

El programa de la organización humanitaria de la Iglesia Católica contará con tres millones de euros de presupuesto e irá destinado a parados de larga duración, personas que han agotado las prestaciones y familias sin ningún ingreso."El objetivo es la recuperación de la autoestima de las personas y conseguir dar, a través del acompañamiento personal, formación en habilidades personales y en habilidades prelaborales", afirma Jordi Roglà, Director de Cáritas, refiriéndose a todos aquellos pasos previos y necesarios para poder encontrar trabajo.Una de las claves del nuevo programa es la colaboración directa con las empresas, y por eso el 28 de octubre se presentó el proyecto en el Teatro Victoria, donde se invitó a más de 200 empresarios con los que ya habían trabajado en proyectos anteriores para conseguir su complicidad y participación en esta nueva iniciativa. Las posibilidades de colaboración de las organizaciones que se quieran comprometer son muy amplias y pueden ir desde donaciones directas hasta la colaboración en programas de formación dual, contratación dual y aulas abiertas para personas en paro.Hasta ahora Cáritas ha dedicado siete millones a programas de formación e inserción que han llegado a 25.000 personas. Aún así, viendo las cifras globales de los problemas de nuestro mercado laboral, no se puede ser muy optimista. Según un informe elaborado por el Observatorio de Realidad Social, el 70% de las personas atendidas por Cáritas en edad laboral están en paro, el 28% de los hogares no tienen ningún ingreso económico y el 54% de las familias que piden ayuda tienen hijos a cargo. Sin olvidar que el 73% de los usuarios que habían pedido ayuda en el año anterior, han tenido que volver a hacerlo este año.Nuevas iniciativas como ésta suponen pues un nuevo pulso contra la pobreza y el desempleo, y, en definitiva, suponen un paso más en la lucha por la dignidad.

 

Acceso al spot del programa Trabajo con Corazón: https://www.youtube.com/watch?v=5MnCiydV1uo{iarelatednews articleid="11355,10860"}

Lunes, 11 Noviembre 2013
La Economía del Bien Común

El rompedor concepto de la Economía del Bien Común, desarrollado por Christian Felber, propone sustituir los valores negativos que nos rigen y se desprenden del orden económico actual por los valores éticos que ya promueven las constituciones de cualquier país democrático. De este modo se quiere acabar con la supuesta incompatibilidad de las empresas para ser a la vez rentables y éticas. Tal y como explicó Felber en una conferencia en TEDxMurcia, el cambio también pasa necesariamente por la presión política a partir de la organización de asambleas democráticas de ciudadanos a nivel municipal.

 

 

Las sociedades de los países democráticos actualmente convivimos con una gran contradicción, afirma Christian Felber, Profesor de Economía en la Universidad de Viena y autor del libro La Economia del Bien Común. Vemos que los valores que inspiran las constituciones de los países democráticos se contradicen absolutamente con los valores que se desprenden del orden económico actual. Pese a que las leyes fundamentales de los países promueven el Bien Común como objetivo de toda actividad económica, la economía real se basa en el afán de lucro y en la competencia.

Ante dicha incoherencia, Felber propone la Economía del Bien Común como nuevo método de funcionamiento y de concepción. Bajo esta nueva economía, las empresas, en vez de regirse únicamente por sus resultados, lo hacen por criterios de utilidad social. Tan importante es que produzcan beneficios, como que respeten el medio ambiente, remuneren igual a hombres y mujeres, no exploten a sus trabajadores, creen empleo...

Según el conferenciante, si conseguimos sustituir el afán de lucro y la competencia por la contribución y la cooperación, las organizaciones de cualquier tipo aprenderán a entender su propio éxito de otra forma.Pero para llegar a hacerlo, antes hay que cambiar el sistema de recompensas e incentivos. Actualmente, comportarse de modo poco ético puede llevar al éxito económico y, en cambio, una gestión con responsabilidad hacia las personas y el medio ambiente puede resultar cara. Para resolver el problema, Felber ha creado una sencilla escala comprensible para todos los públicos que va de los 0 a los 1.000 puntos y que calcula el nivel de cumplimiento de los valores éticos constitucionales, del compromiso y de la implicación de las empresas con su entorno. Este instrumento empresarial es el 'balance del bien común', con el que se evalúan los factores antes mencionados y otros de la economía a nivel micro. A partir del resultado alcanzado con esta escala se deberían establecer recompensas para las empresas más responsables, como no pagar IVA ni aranceles, obtener créditos a interés 0 o ser favorecidas en la contratación pública, de manera que cumplir con un sistema de valores fuese más rentable económicamente que dejar de hacerlo.

Lo mismo ocurre con los países y la economía a nivel macro: el indicador del producto interior bruto (PIB) es sustituido por el 'producto del bien común', un indicador que mide la calidad de la democracia, de la política medioambiental, del justo reparto de los beneficios generados, de la igualdad, etc.Sin embargo, la estrategia que el movimiento quiere llevar a cabo para proliferar no tiene en cuenta de entrada ni los Gobiernos ni los Parlamentos: "No creemos que hoy estén al servicio de los ciudadanos," afirma. Sería necesario que emergiese una nueva figura democrática más local: asambleas democráticas de ciudadanos a nivel municipal. Éstas deberían ser las que debatieran democráticamente sobre los puntos de un nuevo orden económico más justo."Si miles de municipios de todas partes lo hacen, crearemos la presión política necesaria para que se pueda repetir a un nivel más general en muchos países y, quizás incluso, a nivel europeo."Concluye Felber invitando a todas las personas, empresas y municipios a unirse a un movimiento muy participativo gestado en 2008 en Austria y que de momento ya cuenta con más de 1.000 empresas y muchos municipios y universidades adheridas.

 

Acceso a la conferencia de Christian Felber en TEDxMurcia: https://www.youtube.com/watch?v=Wz2OUD3ILzk

{cbrelatedarticle ids="10484,11165,11234,11246,13090"}

Jueves, 17 Octubre 2013
Compromiso y resultados

La Vanguardia ha dedicado un artículo dentro del suplemento Dinero del 26 de mayo de 2013 al Manifiesto Factor Humà de las organizaciones comprometidas con el valor de las personas. Cuenta con las aportaciones de Pilar Jiménez, Directora de Recursos Humanos y Organización de Grup Marítim TCB, y de Pau Juste y Anna Fornés, Presidente y Directora de la Fundació Factor Humà.

Domingo, 26 Mayo 2013
La ética y la responsabilidad económica en un juego de mesa

¿Qué pasa con el dinero una vez está en el banco? ¿Qué efectos sociales y medioambientales tendrán en el mundo entero las inversiones que se deriven del mismo? Ethica es un curioso e impactante juego de mesa que pretende dar respuesta a estas preguntas y, mediante una representación esquemática de los circuitos mundiales de flujos de dinero, quiere concienciarnos sobre la responsabilidad que tenemos en este proceso y sus consecuencias.

 

 

Un banquero informa a un cliente de que si hace una inversión en Estados Unidos le darán un 4%, pero si la hace en Argentina, sólo un 2%. Aún así podría ser que la inversión en los Estados Unidos no respetara las medidas medioambientales mínimas. ¿Qué tendría que decidir el cliente? ¿Invertir en los Estados Unidos sin tener en cuenta las repercusiones o aceptar solamente una ganancia del 2% e invertir en Argentina?

Puede parecer que este tipo de decisiones no las tendremos que tomar nunca, primero porque no nos sentimos responsables del dinero que tenemos depositados en una entidad financiera, y después porque lo más probable es que tampoco sepamos en qué se invierten. Esta mentalidad acomodada y conformista es la que quiere cambiar Ethica, el primer juego de mesa que plantea dilemas sobre los efectos globales que producen los negocios. Ethica nace con el objetivo de concienciarnos del impacto social y medioambiental que tienen las decisiones de organizaciones financieras y empresariales pero también de particulares en el mundo entero.

Ethica, desarrollado por la empresa social Barcelonya, pone a sus jugadores en el rol de las entidades financieras y de las familias que quieren ingresar su dinero.

Para entender a grandes rasgos el funcionamiento del juego, puedes ver esta noticia de La Sexta: http://www.lasexta.com/noticias/economia/ethica-juego-que-pone-mesa-mundo-financiero-actividad-empresarial_2012102000088.html

Ethica ha suscitado un gran interés por parte de profesores de secundaria  y de universidad y varias ONG con orientación hacia las finanzas éticas. La gran diferencia respecto a otras muchas iniciativas recreativas, además de ser pionera en la temática de la sostenibilidad económica, ambiental y social, es que tiene un objetivo pedagógico y de concienciación. Los jugadores  pueden ver una representación de los flujos de dinero mundiales a pequeña escala sin necesidad de más soporte que el propio juego. Y más allá del factor de responsabilidad, el juego exige poner en práctica incluso estrategias de geopolítica y economía. La gran variedad de usos y posibilidades que tiene ha llevado a Barcelonya a organizar jornadas de formación para que los interesados puedan sacarle el máximo provecho.

El nivel de madurez que exige y la complejidad de sus opciones hacen que la edad mínima recomendada para jugar sea de 15 años. La partida se puede jugar con un mínimo de 6 y un máximo de 27 jugadores, cosa que por ejemplo lo hace ideal para una clase de secundaria.

Ejemplos como el de Ethica llevan a Robert Ballester, Gerente de la Fundación Etnor, a afirmar que: “Las empresas funcionan si generan confianza, si transmiten ética y una buena gestión”. Una tendencia a la Responsabilidad Social hacia la cual ya hace tiempo que se están apuntando muchas organizaciones.

Esta iniciativa nos lleva a hacer una reflexión crítica sobre la responsabilidad ciudadana a informarse sobre qué pasa con el dinero una vez está en el banco. Y, según parece, averiguarlo no dejará a nadie indiferente.

La ética no es un juego, y Ethica nos lo demuestra.

 

Lunes, 17 Diciembre 2012

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.