BÚSQUEDA:
Total: 9 resultados.
Etiqueta: jornada laboral
Sense ficció: “Ladrones de tiempo”

En el marco de Sense Ficció, un programa semanal de Televisió de Catalunya, se ha emitido el documental "Ladrones de Tiempo" dirigido por Cosima Dannoritzer. Este interesante reportaje explica cómo hemos acabado convirtiendo una idea ambigua, subjetiva y amorfa, como es el tiempo, en la entidad más objetiva y tangible que conocemos, como es el dinero.

Miércoles, 19 Diciembre 2018
Terrícoles: entrevista a Teresa Torns

“Nos hace falta tiempo para poder disfrutar del tiempo de vida.” Así lo afirma Teresa Torns, profesora jubilada de Ciencias Políticas y Sociología de la UAB y experta en gestión del tiempo y desigualdades de género, en una entrevista reciente del programa Terrícoles de BTV donde nos habla de la importancia de la racionalización de los horarios y de la adaptación de la jornada laboral a nuestras necesidades vitales. Hay un largo camino por recorrer, sobre todo en términos de cambio de mentalidad, pero si establecemos consensos sociales colectivos el triunfo de las políticas de tiempos y conciliación será posible.

Miércoles, 10 Febrero 2016
La Semana de los Horarios, también en TV3

España sufre un desfase horario de dos horas en relación al resto de Europa. Para sensibilizar a la sociedad de los beneficios que conllevaría la europeización de los horarios, tanto en términos de salud, como de educación o conciliación, ha tenido lugar recientemente la segunda Semana de los Horarios, una acción impulsada por la Iniciativa per a la Reforma Horària, durante la que se han llevado a cabo diversas actividades y que también ha tenido bastante seguimiento en la programación de TV3.

¿Existe una rutina diaria que nos permita ser más productivos? ¿Seguir ciertas pautas horarias estimula la creatividad? Los patrones de vida de algunos de los artistas o creativos más relevantes de la historia demuestran que, independientemente del lugar o de la época, la eficiencia no se vincula a un estilo de vida determinado, sino que reside en la diversidad.

Mientras que Mozart trabajaba de 6 a 15 horas, dedicaba la tarde a relajarse y a las 21 horas ya estaba en la cama, Beethoven no tenía una rutina organizada, intercalaba el trabajo con ratos sociales y se iba a dormir de madrugada. Lo mismo le sucedía a Darwin quien, marcado por una especie evolucionada de caos, combinaba ratos laborales con pequeñas siestas y paseos. Todo lo contrario que Haruki Murakami, quien distribuye su día en tercios: 7 horas para dormir, 8 para trabajar y 9 destinadas a la vida social.

UN DÍA EN LA VIDA DE LOS GENIOS

Este breve y curioso reportaje es uno de los muchos que TV3 ha incorporado a su programación durante la segunda edición de la Semana de los Horarios, que ha tenido lugar del 8 al 12 de junio, con el fin de sensibilizar a la sociedad en la transformación de la organización del tiempo cotidiano. Este evento, que ya contó con una primera edición en septiembre de 2014, se enmarca en las acciones que impulsa la Iniciativa per a la Reforma Horària y cuenta con el apoyo institucional de la Generalitat de Catalunya, que anunció el pasado abril su intención de proponer un pacto para europeizar los horarios laborales.

Con el objetivo, no sólo de conciliar la vida personal y profesional, sino también de propiciar un modus vivendi que facilite la formación cultural, la participación social y la productividad, estas medidas prácticas encaminadas a racionalizar los horarios en Catalunya se propone que se pongan en marcha el 1 de enero de 2016.

Anna Mercadé, Directora del Observatori Dona, Empresa i Economia, cree que hay que adoptar un horario de trabajo europeo, de 9 a 17 horas y, por ejemplo, poner en marcha guarderías que permitan desayunar en casa. Aboga también por un gran pacto entre sindicatos, empresas y escuela para facilitar la conciliación de horarios. En cuanto la Administración Pública, Xavier Boltaina, actual Gerente de la Diputació de Barcelona, plantea modular las reuniones, mucha más puntualidad e intentar evitar reuniones y actos institucionales que finalicen más allá de las 18 horas, de ese modo se podría dedicar más tiempo a las actividades sociales y al ocio.

ANNA MERCADÉ: "HACE FALTA UN GRAN PACTO ENTRE SINDICATOS, EMPRESA I ESCUELA PARA LA CONCILIACIÓN DE HORARIOS"

Mientras que una familia catalana empieza a cenar sobre las 10 de la noche, a esa hora en Reino Unido o Alemania ya se preparan para ir a dormir. Así pues, se establecen de una a tres horas de diferencia con otros países de nuestro entorno. España es actualmente el país europeo que más tarde se va a la cama, entre otras cosas, debido al tardío prime time, que se inicia a las 21h. En Dinamarca y Portugal los programas de máxima audiencia empiezan a las 8 de la tarde, en Francia a las 7 de la tarde y Reino Unido a las 6. Eso provoca que tanto pequeños como mayores no lleguen a dormir las 8 horas diarias ideales y que su rendimiento baje debido a la falta de descanso.

Por ese motivo, el Gobierno español ha instado a las cadenas de televisión a adelantar el prime time, algo que RTVE afirma ya haber modificado en sus respectivos canales. Sara Berbel, Doctora en Psicología, propone salir antes del trabajo para que la gente pueda ir a comprar y por lo tanto facilitar que los comercios cierren antes. De esa manera las actividades de ocio y el prime time se adelantarían. Sin embargo, Eugeni Sallent, Director de Televisió de Catalunya (TVC) pide que sea un cambio global y que lo apliquen todas las cadenas, además de que sea aceptado por la sociedad. Declara que desde TVC están predispuestos a hacerlo, pero en el momento en que haya un consenso general que lo facilite.

Además, dicha transformación permitiría una mejora en el bienestar social y la salud, pues según el estudio Social Jetlag and Obesity, aquellos que tienen un mayor desajuste entre su reloj biológico y su actividad social tienen más riesgo de padecer obesidad. Por cada hora de diferencia entre la "zona horaria" social y la biológica se incrementa en un 33% la posibilidad de ser obeso.

Parece que casi todo el mundo tiene clara la necesidad de aplicar un nuevo horario, pero ¿conseguirá la sociedad europeizarse y adoptar las nuevas rutinas diarias propuestas?

 

También puedes ver los diferentes reportajes que se han emitido durante la Setmana dels Horaris en la página web de TVC (vídeos en catalán): http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/debat-sobre-la-reforma-horaria/coleccio/1890

{iarelatednews articleid="11102,11770"}

Jueves, 18 Junio 2015
Transformar la vida privada para transformar la vida pública

El pasado 16 de septiembre, en el marco de la Setmana dels Horaris, tuve el honor de la mano de la Fundació Factor Humà de participar en el acto dedicado al papel de las organizaciones en esta transformación. Las ponencias de las personas representantes de la Universitat Oberta de Catalunya, MC Mutual y KH Lloreda fueron realmente interesantes y, lo que para mí es más importante, visibilizaron no sólo buenas prácticas, sino que hacerlo bien es posible.

Campaña “Te corresponde, nos corresponde” de la Cruz Roja

Las tres experiencias pusieron de manifiesto que racionalizar horarios de trabajo e incorporar iniciativas como la flexibilidad, el teletrabajo o las guarderías en el centro de trabajo, no sólo facilita que las personas puedan desarrollarse en las diferentes esferas de su vida, sino que, y creo que con una relación causal, son más felices.Algo que me llamó la atención a partir de una de las ponencias: cómo las iniciativas de racionalización del tiempo promueven un cambio en los estereotipos de género, sobre todo aquellos que hacen referencia al ámbito doméstico y del cuidado, funciones atribuidas mayoritariamente las mujeres. Y es que aunque las políticas de conciliación son percibidas para que sean las mujeres las principales usuarias, cuando las organizaciones facilitan el uso de horarios más equilibrados están facilitando que los hombres concilien.

Las organizaciones tienen el poder de influir sobre la sociedad y mejorarla.

Creo que no hace falta recordar las estadísticas per hacernos conscientes de que es el colectivo femenino el que todavía se hace cargo de la mayoría de trabajos del ámbito doméstico. Pero este hecho, lejos de ser sólo un tema cultural, se trata según la OCDE de un problema que amenaza la economía y desarrollo de un país.Por lo tanto, en mi opinión, se hace necesario mejorar la racionalización de nuestros horarios y al mismo tiempo transformar la vida privada para transformar la vida pública (la frase es de la ex Consellera de Trabajo Mar Serna). En ese sentido el colectivo masculino aún no se ha integrado en el ámbito reproductivo -o doméstico- de la misma manera que lo han hecho las mujeres en el ámbito público.

¿Por qué? Hay toda una serie de creencias vinculadas al estereotipo de género fuertemente arraigadas que hay que remover. Por ejemplo:

- Las tareas domésticas no son trabajo. En las economías preindustriales casi todas las actividades que realizaban hombres y mujeres se denominaban trabajo. Con la industrialización una parte de la producción se separa del lugar de la vida y se empieza a producir para los mercados. A pesar de que parte importante de las actividades necesarias para la vida continúan realizándose en el hogar, a partir de este momento perderán su categoría de trabajo.[1]* Por lo tanto quien se hace cargo del trabajo doméstico pasa a considerarse socialmente que no trabaja. - El “trabajo” doméstico no tiene valor. Esta es una creencia bastante común y no sólo con respecto al ámbito doméstico, sino para cualquier trabajo ejercido mayoritariamente por mujeres. Tengamos en cuenta como los trabajos de mayor prestigio suelen llamarse en masculino, por ejemplo "médicos", a pesar de que las mujeres son desde hace algunos años en torno al 70% de alumnado que finaliza la carrera de Medicina. En cambio, a pesar de que ha aumentado la incorporación de los hombres en la profesión de enfermería, se continúa haciendo referencia a "las enfermeras."

De este modo, ¿quién querría incorporarse a un ámbito poco reconocido socialmente y que te relega a la categoría de parásito? Realmente los mensajes no son demasiado persuasivos...

Por lo tanto, a la vez que se trabaja con iniciativas tan potentes como la Reforma Horaria hace falta también generar un modelo que rechace el presentismo e incentive una participación activa de los hombres en el ámbito del cuidado. Por si sirven, ofrezco algunos argumentos:

- El ámbito doméstico es aquel donde los seres nos formamos como personas, es el ámbito de los afectos y donde se desarrollan muchas de las competencias propias de la inteligencia emocional. Las mismas competencias que se ponen de relevancia en el ejercicio del liderazgo 3.0. - Es en este mismo ámbito donde se desarrollan toda una serie de competencias transversales. Capacidades de amplio espectro no específicas de un empleo pero aplicables a muchos trabajos y contextos. Son ejemplos de competencias transversales la comunicación, la resolución de problemas, la organización del trabajo, la gestión del tiempo, etc. Este video lo ilustra perfectamente - Los trabajos domésticos suponen cerca de un 30% del PIB. El INE ya publicó en 2003 “una cuenta satélite de los hogares en España”. En todo caso no deja de sorprenderme que este año en el cálculo del PIB se introduzcan actividades ilegales, como el tráfico de drogas o la prostitución, y se siga ignorando que el trabajo doméstico es uno de los grandes determinantes de la calidad de vida.

Si en nuestras empresas trabajamos la RSC (Responsabilidad Social Corporativa), seamos coherentes e impulsemos, especialmente desde la función directiva, un cambio cultural que estimule la RSP (Responsabilidad Social Personal)[2]* hoy por hoy en manos de las mujeres

Necesitamos este cambio de paradigma para que mujeres y hombres puedan participar en igualdad de condiciones y que imágenes como esta, que ilustran el actual derroche de talento femenino, pasen a la historia.

 

Acceso a página web de los actos realizados durante la Setmana dels Horaris: http://www.reformahoraria.cat/#!setmana-del-temps/c1fpi

*[1] C. Carrasco “Tiempo de trabajo, tiempo de vida ¿reorganización o conciliación? http://www.ciudaddemujeres.com/articulos/Tiempo-de-trabajo-tiempo-de-vida

*[2] Este concepto me lo enseñó Immaculada Pulido, haciendo referencia a su actividad en Responsabilidad Social como profesional autónoma.

{iarelatednews articleid="11232,11102,11150,11172,11197"}

Martes, 07 Octubre 2014
Esclavos del horario: trabajar de sol a sol

Últimamente los horarios españoles han hecho correr ríos de tinta. Se habla de las consecuencias que tienen en productividad y motivación de los trabajadores, pero una emisión reciente del programa La Sexta Columna nos dibuja una completísima panorámica donde nos muestra que no todo el mundo quiere renunciar a la configuración tradicional de la jornada. También habla de sus víctimas indirectas, a menudo olvidadas: los abuelos que deben cuidar cada día de los nietos; y los niños que no reciben la atención necesaria y deben hacer actividades extraescolares hasta la noche.

El programa arranca con un dato muy significativo para entender el problema de España: el 47'3% de los asalariados realizan una jornada laboral partida; es decir, que tienen que hacer una pausa de más de una hora y media para comer. Pero, ¿por qué se hacen estas pausas tan exageradas? Algunos expertos apuntan a que se trata de una herencia histórica. María Angeles Durán, Catedrática de Sociología e investigadora del CSIC explica que la jornada laboral partida era necesaria en la época en que la mayor parte de la población trabajaba en el campo. Como al mediodía hacía demasiado calor para seguir, hacían una pausa y continuaban por la tarde.Según han demostrado numerosos estudios, actualmente este problema convive también con el desfase horario español. El horario se desfasó a principios del Franquismo, cuando España adoptó el huso horario alemán como muestra de apoyo a Hitler. También lo hicieron los países que fueron invadidos durante la Segunda Guerra Mundial pero, éstos, con la caída de Berlín, volvieron a la hora anterior. España sin embargo todavía sigue hoy en día con el horario alemán. Sobre esta cuestión Ignacio Buqueras, Presidente de la Asociación para la Racionalización de Horarios Españoles, defiende que hay que tener en cuenta que nuestro clima mediterráneo no es el mismo que el de los países nórdicos, y por ello es necesario que ajustemos nuestros relojes para ir en sintonía con nuestro horario solar.Nuria Chinchilla, Directora del Centro Internacional de Trabajo y Familia del IESE, asegura que nuestros horarios tienen consecuencias graves para la sociedad: "Costes en siniestralidad, costes en el fracaso escolar, estamos más cansados ​​porque los niños también están más cansados​​, problemas de absentismo porque no se puede conciliar cuando los hijos enferman..." Sin olvidar que en materia de conciliación, la mujer resulta de lejos mucho más perjudicada que el hombre, ya que las responsabilidades domésticas recaen más en ellas. Pero conseguir unos horarios más racionales no es tarea sencilla, ya que toda la sociedad está organizada según ellos, así que necesitamos un cambio estructural en varios sectores. En ese sentido, en Cataluña ya hace un tiempo que trabaja la iniciativa Ara És l’Hora con una hoja de ruta marcada para fomentar un ajuste coherente. A nivel estatal se creó una subcomisión del Congreso para tratar esta cuestión. Según apuntan, conseguir una jornada más racional pasaría por llevar a cabo medidas como hacer que los espectáculos teatrales, el cine o los programas televisivos prime time empezaran antes, que se implementara una jornada laboral flexible y continuada o que los horarios comerciales terminaran antes.Pero no todo el mundo tiene claro que dichos cambios sean beneficiosos. Manuel García-Izquierdo, Presidente de la Confederación Empresarial del Comercio, sostiene que debemos mantener nuestra propia manera de hacer las cosas: "No veo que tengamos que cambiar nuestras costumbres por las otros países que no tienen las mismas horas de sol que tiene el nuestro, que no tienen la alegría que tiene el nuestro y, en definitiva, que no tienen nuestra forma de trabajar."Por su parte, Miguel Ángel Galán, Vicepresidente del Comercio de los Empresarios de Madrid, deja claro que él y la gente que trabaja con él sólo podrían cerrar antes si el resto de trabajadores también salieran más temprano a hacer sus compras. De todos modos, la aplicación de algunos de estos cambios ya cuenta con casos de éxito: la empresa Martínez Loriente, donde aseguran que la implantación de la jornada laboral flexible y continuada ha supuesto un aumento de la productividad y una reducción del absentismo; e Iberdrola, la primera empresa del IBEX-35 que la aplicó y donde supuso una ganancia de 40 horas de trabajo productivo por trabajador al año y una reducción de un 10 % del absentismo.Pero el mayor problema es que la mala gestión del tiempo en el trabajo no repercute sólo en la productividad del trabajador y su motivación, sino que hay víctimas indirectas: los hijos y los abuelos. Se calcula que 7 de cada 10 abuelos españoles ha cuidado o cuidan a sus nietos, y el 38% lo hacen cada día. En Francia, en cambio, sólo lo hacen el 8 % de los abuelos. Un abuso que es consecuencia directa de las dificultades para la conciliación.Chinchilla apunta que otro problema grave de los horarios actuales se refleja en la baja natalidad: "España se está muriendo, envejece a un ritmo imposible de atrapar."Los expertos lo tienen claro: una racionalización horaria y una revisión de la jornada laboral sólo aportarían ventajas para la sociedad. Jos Collin, colaborador del IESE, recuerda que "el horario actual nadie lo ha impuesto por decreto," y que por tanto se podría modificar. En la misma línea se expresa Buqueras: "Unos horarios más racionales son factibles y mejorarían mucho la conciliación entre los ciudadanos y su satisfacción personal." Chinchilla, por su parte, se refiere a los efectos que tienen en la familia: "El siglo XXI es el siglo de la 'F' de flexibilidad y de familia. Todo lo que pase en la familia revierte a la sociedad, para bien o para mal."

 

Puedes acceder a la emisión Esclavos del horario, trabajar de sol a sol del programa La Sexta Columna en su portal oficial:  http://www.atresplayer.com/television/programas/lasexta-columna/temporada-1/capitulo-67-esclavos-horario-trabajar-sol-sol_2014031400378.html#fn_sinopsis_lay

{iarelatednews articleid="11039,11462"}

Jueves, 22 Mayo 2014
Conectados también en Navidad

La Fundació Factor Humà ha colaborado con La Vanguardia en un artículo sobre la dificultad de desconectar del trabajo incluso en periodo vacacional y sobre los efectos negativos que esto puede generar en los empleados. El artículo se ha basado en un estudio de Randstad y las declaraciones de la Coach ejecutiva Maite Piera, el Director de Relaciones Internacionales de Randstad, Luis Pérez, y de la Directora de la Fundació, Anna Fornés.

Domingo, 29 Diciembre 2013
¿Por qué no se puede trabajar bien en la oficina?

La noticia reciente de que la máxima responsable de Yahoo! ha decidido acabar con el teletrabajo en su empresa ha encendido el debate sobre sus ventajas e inconvenientes. Aunque muchos beneficios del trabajo a distancia parecen demostrados, algunos expertos también consideran que puede provocar aislamiento social y afectar negativamente a la creatividad. Ese no es el parecer de Jason Fried, fundador de 37signals: con motivo del debate recuperamos su conferencia TED sobre los problemas que según él ocasiona trabajar en la oficina.

 

La CEO de Yahoo!, Marissa Mayer, recientemente dio un paso inesperado y muy controvertido para su empresa: ordenó a los teletrabajadores que volviesen a la oficina. La noticia ha vuelto a encender el debate sobre los supuestos efectos positivos de trabajar desde casa. Por este motivo recuperamos una interesante conferencia TED del año 2010 donde Jason Fried defendía justamente la idea contraria a la de Mayer.

Fried, Cofundador de la empresa de aplicaciones web 37signals de Chicago, explica por qué los trabajadores son poco productivos en las oficinas. Según Fried, las organizaciones hacen una mala inversión al gastarse mucho dinero en construir un lugar de trabajo físico. Durante diez años este empresario preguntó a varios trabajadores: "¿Dónde irías si tuvieras que terminar algo importante del trabajo?", y descubrió que la gran mayoría no decían nunca que irían a la oficina. Tal como Fried explica, uno de los grandes problemas que conlleva el trabajo en presencia son las interrupciones constantes. Un ejemplo de ello es que los profesionales de sectores creativos como diseñadores, escritores o ingenieros, suelen trabajar desde casa porque necesitan largos periodos de tiempo sin interrupciones, una tranquilidad que según Fried afirma, es muy difícil de encontrar en muchas organizaciones.Fried es gerente de su empresa pero no tiene problemas en reconocer que los principales responsables de dichas interrupciones son los directivos. Habla de los M&M (Managers & Meetings), de los jefes y de las reuniones, como los principales elementos causantes de la pérdida de tiempo en la oficina; cosas que no hay fuera y, según él, una buena razón por la que la gente es más productiva desde cualquier otro lugar. Apunta que una reunión de una hora con 10 asistentes son 10 horas de trabajo productivo perdidas, cuando la mayoría de reuniones se podrían hacer solamente con 2 o 3 personas.

Fried hace un paralelismo muy interesante entre el trabajo y el descanso. Según explica, las horas del sueño pasan por varias fases y, para llegar a las fases más profundas y reparadoras, primero hay que pasar por las superficiales. Pero si se interrumpe el sueño y nos despertamos tenemos que volver a empezar el proceso desde el principio, no podemos continuar desde donde lo habíamos dejado. Así pues, con el trabajo pasaría algo parecido: no es posible llevar a cabo un trabajo muy profundo ni completo con interrupciones constantes por culpa de reuniones innecesarias o de jefes pesados​​.Las visiones de Mayer y la de Fried ejemplifican dos visiones sobre el teletrabajo o trabajo flexible que conviven actualmente. Los detractores de estas formas de organización apuntan que trabajar desde casa puede producir aislamiento social y dificultades para separar la vida profesional de la personal. También consideran que puede afectar negativamente a la creatividad y al compromiso de los trabajadores con la empresa. Es el caso de Marissa Mayer, que para justificar su decisión afirmó que algunas de las mejores ideas surgen de las discusiones de cafetería con los compañeros, de conocer a gente nueva y de las reuniones improvisadas. “Tenemos que ser un solo Yahoo!, y eso empieza por estar físicamente juntos”, afirmó.

Por otro lado, los efectos positivos del teletrabajo en la productividad parecen haber sido comprobados por estudios como el de la Stanford University que indica que los trabajadores desde casa son un 13% más productivos y muestran un mayor grado de satisfacción. Contra el argumento de algunos directivos que defienden que en casa hay más distracciones que en la oficina, Fried explica que las distracciones en el hogar son voluntarias y que, por tanto, cada trabajador puede gestionarlas en su favor, creando una estrategia de trabajo/descanso. Mientras que, en cambio, las distracciones en el trabajo son externas, no son planeadas y por lo tanto no se pueden evitar.De todos modos, cabe destacar que estos dos modelos de organización no son excluyentes entre sí. Muchas organizaciones dan valor a los avances tecnológicos y a la flexibilidad sin dejar de lado completamente el trabajo presencial. El debate por ahora sigue abierto. Quizás los futuros resultados de Yahoo! tras su repentino cambio de modelo organizativo aporten luz a la cuestión.

 

Acceso a la conferencia de Jason Fried en la página web de TED (con subtítulos en castellano): http://www.ted.com/talks/jason_fried_why_work_doesn_t_happen_at_work.html{iarelatednews articleid="10193,10338,10428,10978"}

Lunes, 22 Abril 2013
La Fundació colabora con el programa “Al dia” de La Xarxa de Comunicació Local: cambio de horario de primavera y conciliación vida laboral y personal

Con motivo del cambio de hora de primavera del pasado 31 de marzo, el programa informativo de la Xarxa de Comunicació Local “Al dia” dedicó un espacio a hablar de los horarios y de la conciliación de la vida laboral y personal. Para ello contó con la ayuda del experto Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión de Racionalización de Horarios, o de Anna Fornés, Directora de la Fundació Factor Humà.

 

Los efectos positivos de la flexibilidad laboral para los trabajadores y para las empresas han sido comprobados por diversos estudios. Sin embargo, la sociedad española todavía parece no saber ni poder cambiar unas largas jornadas laborales que provocan que muchas de las horas en la oficina sean improductivas.El pasado 31 de marzo, como cada año, muchos países avanzamos una hora nuestros relojes. Este cambio se hace en España desde 1918 con el objetivo de aprovechar al máximo las horas de sol y ahorrar energía. En Catalunya se calcula que dicho ahorro supone unos 32 millones de euros que provienen básicamente del consumo doméstico.Según Joan Josep Escobar, Jefe de gestión del Institut Català d’Energia, si no hiciésemos este cambio, en pocos días amanecería a las 6 de la mañana, hora en que la mayoría de trabajadores estamos durmiendo, y tal y como expresa, "es una lástima que no haya ninguna actividad y que en cambio tengamos luz del día ".Sin embargo, no todos los expertos consideran que el cambio de hora semestral tal y como se hace ahora tenga efectos positivos para los españoles. Nuria Chinchilla, Profesora y Directora del Centro Internacional de Trabajo y Familia del IESE, propuso en una conferencia reciente retornar al huso horario de Greenwich, es decir, retrasar los relojes una hora y adoptar los mismos horarios que Portugal o Reino Unido. Según Chinchilla esta medida (junto con una reducción del tiempo dedicado a almorzar) ayudaría a la conciliación, ya que España se encuentra desubicada respecto a su hora solar. Tal y como ella explica, geográficamente España se encuentra muy lejos de Europa Central, de manera que en Levante hay una hora de diferencia respecto a la hora solar que le correspondería en invierno y dos en verano, y que en Galicia llega a haber una diferencia de hasta dos en invierno y tres en verano.

Los trabajadores españoles trabajan unas 277 horas más al año que los alemanes, pero aún así se calcula que sólo el 45% de la jornada laboral es productiva. Nuestro horario laboral hace que estemos muchas horas en el trabajo dificultando la conciliación. Eso nos lleva, por ejemplo, a hacer gestiones personales en horas de trabajo.

Una mayor flexibilidad en los horarios laborales mejoraría el rendimiento, una apuesta con la que todo el mundo saldría ganando, ya que se calcula que las empresas que permiten horarios flexibles y motivan a los trabajadores tienen una productividad un 19% más alta de media. Así lo expresa Ana Fornés, Directora de nuestra Fundació, en sus declaraciones para La Xarxa, en las que afirma que la flexibilidad "no tiene ningún coste" y que sólo es "cuestión de tener voluntad de ponerse a ello".En la misma línea, Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión de Racionalización de Horarios, afirma que si el capital humano está bien atendido y comprometido con la empresa será mucho más productivo que no aquel que no sabe nunca a qué hora puede irse del trabajo.

 

También puedes ver la noticia en el Canal de la Fundació Factor Humà de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=MeXncRHhAFU{iarelatednews articleid="10235,10302,10415"}

Martes, 09 Abril 2013
Llega la hora de tocar los horarios

La Fundació Factor Humà ha colaborado de nuevo con L'Econòmic, el semanario de información económica que se distribuye con El Punt y Avui, en un artículo sobre nuestro modelo de organización del tiempo de trabajo y sobre cómo perjudica a la competitividad de la economía y genera pérdidas a las empresas y a la sociedad en su conjunto.

Lunes, 21 Febrero 2011

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.