Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH
Lunes por la mañana "Es lunes. No, no puede ser. Qué espanto. No puedo." Si ha experimentado alguna vez esta fobia a incorporarse a su puesto de trabajo, el diagnóstico está claro: sufre el síndrome del lunes por la mañana. Así es como lo bautiza Joep Schrijvers en su libro.

Artículo No se resista, es cierto, es lunes y se acabó lo bueno: a trabajar de Expansión&Empleo, 30/08/2005.


Si es de los que sufre mareos al pensar en volver al trabajo, la obra de Schrijvers le ayudará a conocer el entorno laboral, a sobrevivir y reírse de él, porque no queda otra: hay que trabajar.

"Es lunes. No, no puede ser. Qué espanto. No puedo". Si ha experimentado alguna vez este sentimiento, esta fobia a incorporarse a su puesto de trabajo, el diagnóstico está claro: sufre el síndrome del lunes por la mañana. Así es como lo ha bautizado Joep Schrijvers, consultor y científico de gestión del cambio, en su libro Lunes por la mañana. Acaba con el sufrimiento.

Ese hastío, desgana y, en el peor de los casos, pavor a enfrentarse a una jornada laboral es un compañero inseparable de cualquier profesional a lo largo de su vida.

Para el autor, el verdadero problema comienza cuando esta fobia se convierte en algo permanente a causa del tipo de empresa, de su cultura corporativa y de las personalidades profesionales que fomenta.

Según Schrijvers, este síndrome consta de cuatro fases. Comienza con un apogeo sensorial, que es cuando se apuran esos cinco minutos más en la cama; después le sigue la dulce nostalgia con miradas perdidas y la mente recordando la libertad del fin de semana y la alegría del verano. La tercera fase es una agotadora repugnancia en la que se agolpan imágenes de la empresa, de ese compañero trepa, del cliente pesado. Por último, llega la inevitable estupefacción en la que se respira hondo, se traga saliva y se asume que de nada sirve sentirse mal y que más vale afrontar el trabajo con una sonrisa que con cara de asco.

En clave de humor, con un lenguaje ágil y directo, Schrijvers describe los estereotipos de los jefes y los compañeros de trabajo y cómo sobrellevar el día a día. Entre ellos se puede reconocer a más de uno que pulula por nuestras oficinas como la harpía envidiosa, el lameculos, el escurridor de bultos, el macho ibérico, el fashion de la muerte o el no te pases de la raya.

Pero en definitiva, ¿cómo superar esta situación? Se puede tratar de alinear las tareas que hay que realizar para que cuadren con los instintos naturales o quizás poner en práctica la regla de oro: situar en cada puesto a la persona adecuada. Pero, como avisa el autor, de nada vale engañarse: "hay que aprender a vivir con este síndrome. Primero deberá aceptarlo, sólo después podrá buscar consuelo". De momento, disfrute al máximo hasta que el odiado bip bip anuncie que ya es lunes.


El responsable de su desasosiego: el jefe

Aunque no es el único que hace cuesta arriba acudir al puesto de trabajo, sin duda la figura del jefe es la más recurrente a la que se achacan todos nuestros males. Pero, ¿cómo son esos directivos? Para Schrijvers, los jefes se pueden encuadrar en alguna de estas tipologías:

  • El pesetero: cree que el hombre fue puesto en la tierra para servir a los accionistas. Los trabajadores y su labor son algo secundario, igual que los clientes. Si por casualidad presta algo de atención a los empleados es sólo porque desea incrementar la producción.
  • El pegajoso: el que ha asistido a seminarios sobre cómo ser feliz en el trabajo. Anhela ser jefe-amigo-criado porque ha tenido una revelación: debe preocuparse por tí y tu bienestar.
  • El matón de barrio: está siempre convencido de que lleva la razón, de que las cosas irían mejor si se hiciesen a su manera y de que los empleados son incapaces de realizar bien hasta la tarea más sencilla.
  • El poltronero: a pesar de ser incompetente y vago sigue en su puesto durante años. Siempre está en el sitio adecuado en el momento correcto.
  • El reptil: sabe cómo manipular y crear sensación de miedo constante. Tan pronto te dice lo bien que estás rindiendo como te recuerda que en la empresa están cambiando muchas cosas.

ISBN: 84-88717-86-5

Schrijvers, Joep. "Lunes por la mañana: acaba con el sufrimiento". Lid Editorial, 2004.


Libro en castellano.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.