Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH
Piensa, es gratis: 84 ideas brillantes para potenciar el talento En su nuevo libro, el publicista Joaquín Lorente exprime su labor creativa para transmitir consejos que pueden proyectarse en el día a día de cada uno. El objetivo, "excitar neuronas" y ofrecer prácticas para potenciar el talento vital y profesional.

Entrevista "La cultura del esfuerzo en los jóvenes será clave para salir de esta crisis" de La Vanguardia, 02/06/2009.


Joaquín Lorente ha vivido vinculado al mundo de la publicidad durante más de 50 años. Esta experiencia profesional le ha permitido ser el creador de la imagen y desarrollo de marcas como Osborne, Allianz, Dodot, Iberdrola, BBVA, entre muchas otras. También ha sido asesor personal de los presidentes Felipe González y Jordi Pujol. Ahora, Lorente ha querido exprimir la labor creativa de estos años en un libro, Piensa es gratis, con el que quiere transmitir algunas claves y consejos procedentes de ese sector, pero que pueden proyectarse en el día a día de cada uno. El objetivo, "excitar neuronas" y ofrecer a los lectores prácticas para potenciar su talento vital y profesional. Él sigue siendo un apasionado. Apasionado de su trabajo, de la vida y de los más jóvenes, a los que augura un futuro mejor que el actual, eso sí, si son capaces de transmitir unos valores más propios del pasado, como son la cultura del esfuerzo, el trabajo y la tensión cerebral constante. "La gente joven no reconstruirá la sociedad, la construirá distinta", asegura el publicista.

-Queda claro que pensar es gratis. Quizá el problema es que no estamos muy acostumbrados, o que no nos preparan mucho para ello…

-Las dos cosas. En la adolescencia, cuando estamos cargando nuestra base y nuestro programa del cerebro, hay una parte que es la enseñanza, que está basada en una transmisión de conocimientos y que es pura transmisión de información. Desde el punto de vista de la familia, que somos los otros grandes educadores, no hay una actitud de ir a cargar el cerebro del hijo con más informaciones. Hay preocupaciones como el ocio, la amistad o la disciplina, pero realmente no hay una cultura de educar el cerebro. Hay una frase que lo define todo, "no tengo tiempo para pensar". Es terrible.

-En caso de tener ese tiempo, ¿en qué y cómo tenemos que pensar?

-Es algo que se aprende. Son necesarios diez minutos al día, sólo eso, para ejercitar nuestro cerebro, para ser nosotros mismos y meditar sobre lo que queremos hacer. Pero es algo que no hacemos, vamos viviendo, viviendo y dejamos que sea la vida la que nos lleve en lugar de conducirla nosotros a ella.

-A determinados estamentos ya les debe ir bien esta actitud…

-La historia de la civilización está basada en el desconocimiento. (Sonríe). Muchas de las tensiones que hay hoy en día son porque los poderes establecidos se encuentran por primera vez con que la democratización del conocimiento ha hecho que se hable con ellos de tú a tú. Y ellos no están acostumbrados a esto. Creo que esto está perfilando una nueva sociedad que será infinitamente mucho mejor que la que tenemos. Lo que pasa es que ahora estamos en una transición. Políticamente se nos está conduciendo con criterios del siglo XIX y desde el punto de vista de las creencias se nos está intentando influir con criterios del siglo XVI.

-Su lectura no parece muy positiva, valores que sí que pregona en el libro…

-Aquí es donde entran los jóvenes, mi confianza en ellos es absoluta. La materia prima que tenemos para que esta tierra produzca mucho más son las nuevas generaciones. La gente joven no reconstruirá la sociedad, la construirá distinta.

-Le cito textualmente y ya le aviso que no será la única vez. "El mundo libre es un bazar de tentaciones". ¿Quién se impondrá en este bazar?

-Históricamente al final siempre se impone aquel que a cambio de tu dinero te da más satisfacción. En este bazar de tentaciones triunfará lo que históricamente ha triunfado en los mini bazares, que son los que dan más satisfacción, placer o utilidad a aquellos que creían en eso. Los que han vendido humo o cosas absurdas han ido desapareciendo.

-¿Para usted qué es el triunfo?

-Para mí el triunfo tiene dos caras. La primera eres tú mismo, es mirarse en el espejo y decir "esto lo he hecho bien". La gratificación íntima, que es imprescindible. Después hay otra gratificación y triunfo que es el reconocimiento de un entorno donde otras personas aceptan que lo que has hecho tiene un carácter excepcional, inédito y novedoso. En esta sociedad, cuando hablamos de triunfo lo hacemos de triunfo externo, el de las pasarelas, los focos, las portadas, los informativos…Pienso que nos equivocamos, tenemos que volver a la cultura del esfuerzo y es algo que la gente joven está dispuesta a escuchar por primera vez en mucho tiempo. Hace tres años no querían escuchar este discurso. Quizá el problema es que últimamente se les había tratado entre algodones, no se les había hablado de esta cultura del esfuerzo, que será clave en los más jóvenes para salir de esta crisis. Estoy convencido de que producirá un cambio fantástico en la sociedad.

-Entiendo que usted defiende a aquellos que no han asociado nunca el triunfo con la suerte.

-La suerte es el azar aprovechado. Para que el cerebro capte el azar, también tienes que estar atento a ese azar.

-"Siempre resultó difícil incubar un magnífico huevo entre muchas gallinas. ¿Qué separa un triunfador de un genio?

-Un genio es una persona capaz de ver en el vacío, de llenar un agujero negro. Es capaz de entrar en uno de estos agujeros y abrir nuevos espacios y descubrir nuevos horizontes. Hacen avanzar la sociedad y cambian el sentido de las vidas. Un triunfador es una persona que le da capas nuevas a lo conocido, a la sorpresa, a la notoriedad. No hay color entre uno y otro.

-Trasládeme la teoría a casos prácticos y que sean personas públicas.

-Un genio es Albert Einstein, Alexander Fleming, o Goya en pintura. ¿Un triunfador? Si seguimos con pintura un Fernando Botero, en cine puede ser Brad Pitt. No sé, quizá es una visión más personal (Sonríe). También hay triunfadores con toques geniales, que sería el caso de Guardiola con este Barça.

-Hablemos del papel que juegan las empresas. Asegura en su libro que "hay exceso de papel y déficit de piel". ¿Es una forma elegante de decir que los negocios, las compañías, se han deshumanizado con el tiempo?

-No, es una forma directísima de decirlo, esté libro es bastante descarado (Sonríe). La exigencia de producir resultados, la competencia, ha hecho que de forma equivocada las empresas se deshumanizaran. Es un error muy grande porque el gran capital de las empresas es el humano.

-Es algo que se ha repetido muchas veces. Sin embargo, el capital humano ha sido en la mayoría de casos el que ha pagado el plato roto de la crisis actual.

-Si fueran todos a una, el propietario también se apretara el cinturón, explicara bien las cosas a sus trabajadores y predicara con el ejemplo, habrían muchas más respuestas por parte de los empleados. Todas positivas. El poder tiene un handicap que es un defecto, y que deshumaniza. El poder de todo tipo deshumaniza, y es una imbecilidad. Cuanto más poder tiene uno es cuanto más tendría que acoger y dar paso a los que están por debajo.

-Bien, dice también que "los grandes capitanes se evidencian en grandes momentos". Ahora es uno de ellos, solo nos queda salir a flote. Señáleme esos capitanes.

-Todos, hay muchos que ya están corriendo. Hay que querer ser, querer aprovechar las oportunidades. Lo que pasa es que estamos en un país que es viejo desde el punto de vista de las oportunidades.

-¿Ahora mismo vivimos en una de esas oportunidades?

-Absolutamente, la gente está reestructurando sus costumbres y sus hábitos, pero saldrán otros. Para los osados cerebrados, aquellos que van con las antenas puestas, que trabajan, que no van de oportunistas, es una gran oportunidad, no lo dudes. Para avanzar tienes que producir tensión en tu cerebro.

-Usted fomenta la competitividad en su libro, el no conformarse, el querer ir siempre a más. ¿Qué pasa con aquellos que ya están contentos con su posición o con su vida?

-Nada. Es un libro escrito con el objetivo de excitar las neuronas, y para que sea de utilidad a la gente que basa la vida en su conocimiento, esfuerzo y habilidad. Estar bien como estás es absolutamente lícito, no tienes porque querer aspirar a más.

-No sólo excita neuronas, también critica. Asegura que somos la generación que produce más basura y que más desperdicia el tiempo. ¿Así nos define?

-Sí, porque hay un sentido escaso que no ha sido educado, que es el de la rentabilidad del cerebro, del trabajo. El discurso está cambiando, pero lo que ha predominado en los últimos quince años ha sido el del entretenimiento al poder. Yo lo que digo es que los microchips son compatibles con las gambas, quiero decir que hay tiempo para todo. La etiqueta que estos años ha quedado en el cerebro de la gente es la de "la vida es fácil y vamos a disfrutarla". Y yo digo que hay ratos en los que la vida tiene que ser necesariamente fácil, pero hay otros ratos que tienen que servir para concentrarse, para hacer las cosas mejor.

-Y para ello apuesta por los que dispongan de la mejor tecnología para ampliar la capacidad cerebral de los humanos. El conocimiento como cuarto poder…

-Ya hemos entrado en la era del conocimiento, y eso es consecuencia de las nuevas tecnologías. El mundo seguirá compartiendo la fuerza, las creencias, el poder del capital, mientras que el conocimiento irá a más. Si nos quedamos con la parte positiva de esto, veremos como la sociedad tiene cada vez más acceso a esa tecnología para ampliar su conocimiento, cuando antes esto solo era cosa de la gente adinerada. Es una nueva era donde hay consumidores muy formados y donde el conocimiento se ha democratizado.


"Felipe González perdió confianza en si mismo y Pujol vestía mal"

Joaquín Lorente fue durante algunos años asesor personal de los presidentes Felipe González y Jordi Pujol. El publicista asegura que "la fe y la confianza que me han dado los dos es extraordinaria. Me han hecho muchísimo caso. Con Felipe González el trabajo más importante que tuve que hacer fue hacerle crecer la fe en él mismo. Pasé muchas horas personales con él, es un comunicador que desborda pero había que devolverle la confianza en si mismo. Era una época difícil en la que le caían palos por todas partes. Pero bueno, al final lo conseguimos. Con Jordi Pujol fue algo que para mi no es trascendental pero que también conseguí. Y es lo mal vestido que iba cuando empezó a ser presidente de la Generalitat. Y no tenía el menor interés por mejorarlo. Conseguí contratarle un sastre y le hicieron unos trajes. Además, llevaba unos calcetines abombados y caídos. Recuerdo un día, en una entrevista de televisión, que pregunté a alguien, ¿qué te parece lo que ha dicho Pujol? Y me contestó, bien, pero lleva los calcetines muy mal, ¿no? Fue terrible", asegura.

ISBN: 978-84-08086-37-6

Lorente, Joaquín. "Piensa, es gratis: 84 ideas brillantes para potenciar el talento". Planeta, 2009.


Libro en castellano
Puedes consultarlo en nuestra biblioteca (código: 233).

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.