Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH

¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en lideres? (y cómo evitarlo)¿Por qué a los hombres incompetentes les resulta tan fácil llegar a ser líderes? Y, por el contrario, ¿por qué es tan difícil que avancen las personas competentes, especialmente si son mujeres? Estas son dos preguntas a las cuales intenta dar respuesta el psicólogo de liderazgo Tomás Chamorro-Premuzic, a través de un libro basado en la investigación rigurosa realizada durante décadas. 

Que haya una idea de mejora de las relaciones laborales que genera mucho interés y que pueda suscitar la adhesión de mucha gente no quiere decir que se aplique a menudo a los puestos de trabajo. Lo sabe bien el profesor universitario de psicología empresarial y Jefe de Talento de ManpowerGroup, Tomás Chamorro-Premuzic, al que se puede presentar como psicólogo de liderazgo. Con el libro ¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes? (Y cómo evitarlo), publicado por la editorial Empresa Activa (2020), quiere ayudar a identificar las cualidades que hacen que las personas se conviertan en líderes incompetentes y en buenos líderes, y lo hace partiendo de múltiples estudios científicos sobre psicología y liderazgo. El libro tiene como antecedente un breve ensayo que publicó en 2013 para la Harvard Business Review. Año tras año el artículo se convierte en uno de los más leídos de esta revista de investigación estadounidense. De hecho, a él le genera más retroacción (feedback) que los nueve libros o los más de 300 artículos que también ha escrito durante su carrera. Para el autor, no hay duda: "La popularidad del artículo sólo refleja el gran número de personas del mundo que siguen siendo testigos del liderazgo incompetente y que sufren sus consecuencias". 

Chamorro-Premuzic (Buenos Aires, 1975) nació en la zona de la capital argentina que se conoce como Villa Freud, que presume de tener la mayor concentración de psicoanalistas per cápita del mundo, así que cuando decidió qué carrera estudiaría, él mismo dice que la elección fue casi inevitable: tenía que ser psicólogo. También en Argentina se interesó por el liderazgo, ya que, pese a ser uno de los países más ricos en recursos naturales del mundo, subraya que está en declive constante debido a tener un mal líder tras otro. Chamorro-Premuzic ha hecho la mayor parte de su carrera profesional en Londres y ahora vive en Brooklyn. Además de ser Jefe de Talento de Manpower Group, es Cofundador de Metaprofiling y Deeper Signals, y profesor de psicología empresarial en la University College London y en la Columbia University.

En el ensayo de la Harvard Business Review fue donde por primera vez se hizo la pregunta sobre el liderazgo que lleva el título del libro. Defendía que la subrepresentación de las mujeres en los puestos de dirección no se debía a su falta de capacidad ni de motivación, sino a la incapacidad que tenemos de detectar la incompetencia en los hombres. Cuando se considera un hombre para un cargo de liderazgo, los mismos rasgos que predicen su caída suelen confundirse con señales de talento, y eso que rasgos como un exceso de confianza y el egocentrismo deberían ser vistos como señal de alarma. Sin embargo, nos llevan a decir: "¡Ah! ¡Qué tío tan carismático! ¡Probablemente sería un buen líder". Tanto en los negocios como en la política, considera que hay un excedente de hombres incompetentes al frente, el cual reduce las oportunidades de gente competente (ya sean mujeres u hombres) y mantiene el nivel de liderazgo "tristemente bajo".

Este punto de vista tiene sus fundamentos. Si buscas en Google "mi jefe", encontrarás las siguientes opciones para autocompletar: "es ofensivo", "es mezquino", "es incompetente", "es vago" y "está loco". Haciendo la prueba ahora que estamos en pandemia, algunas de las opciones que aparecen son un reflejo del momento, pero son del mismo estilo: "me llama estando de baja", "no me paga", "me hace sentir mal" y "quiere que me vaya". Los estudios de opinión ofrecen resultados similares. Según Gallup, una empresa de encuestas mundial que recoge datos sobre la actitud de los trabajadores de todo el mundo, el 75% de las personas dejan el trabajo por su jefe directo. Según remarca el autor del libro, estos resultados muestran que el mal liderazgo es la causa número uno de la rotación voluntaria en todo el mundo.

En buena parte del mundo la noción de liderazgo es tan masculina que es habitual que a la gente le cueste decir el nombre de una líder empresarial famosa, así que se plantea si el predominio del mal liderazgo disminuiría si hubiera menos hombres y más mujeres en las posiciones de dirección. En el libro recoge que existen pruebas fiables que muestran que entre los líderes, en general, las mujeres superan a los hombres. En un análisis sobre 45 estudios sobre liderazgo y género, Alice Eagly, profesora de la Northwestern University, y sus colegas descubrieron que las mujeres eran más capaces de impulsar el cambio positivo en sus equipos y organizaciones que los hombres, sobre todo porque tenían estrategias de liderazgo más efectivas. Chamorro-Premuzic admite que se podría considerar que estas conclusiones tienen un sesgo de muestreo (como que las mujeres pueden ser mejores líderes porque deben estar más cualificadas para acceder a un alto cargo), pero da la vuelta a este argumento: no se debería de rebajar el listón a la hora de seleccionar a mujeres, sino subirlo cuando se seleccionan hombres.

Así pues, ¿por qué no hay más líderes mujeres a pesar de los esfuerzos de muchas empresas para facilitarlo? Por los prejuicios sexistas, pero también por la desconexión entre la realidad del liderazgo y nuestras suposiciones al respecto. El psicólogo recalca que "hay un abismo entre los rasgos de personalidad y comportamiento necesarios para ser elegido como líder y los rasgos y habilidades que se necesitan para ser capaz de liderar de forma efectiva". En el libro profundiza en la diferencia entre la competencia (lo bien que haces algo) y la confianza (lo bien que tú crees que lo haces). Precisa que la confianza que se tenga pocas veces es señal de competencia, mientras que la mayoría de individuos competentes muestran mucha autocrítica e inseguridad sobre sí mismos, sobre todo en lo referente al conocimiento experto. También analiza el carisma, el cual tampoco tiene por qué ser sinónimo de buen liderazgo.

Chamorro-Premuzic sostiene que el buen liderazgo es el resultado de tener varias cualidades, empezando por el capital intelectual. Los componentes clave de este capital intelectual (conocimiento experto del campo específico, experiencia y buen criterio) no sólo permiten que los líderes lleven a cabo funciones específicas, sino que también les otorga credibilidad ante sus seguidores. También implica tener capital social, el cual hace referencia a la red y conexiones que tienen los líderes a su disposición. Además, requiere capital psicológico, o sea, cómo liderará la persona y si utilizará sus capacidades. El autor del libro también da herramientas para hacer que los líderes mejoren, por ejemplo a través del coaching y la autoconciencia, esta última la que considera el pilar del desarrollo del liderazgo.

En conclusión, Chamorro-Premuzic está convencido de que las organizaciones pueden adoptar medidas concretas para mejorar el rendimiento de los líderes y aumentar la representación de las mujeres en los roles de liderazgo. Pueden dejar de interpretar las demostraciones de exceso de confianza, narcisismo, psicopatía y carisma como señales de liderazgo potencial. También pueden reconocer la importancia de la inteligencia emocional, y concentrarse en seleccionar líderes mejores, ya que este paso también se ocuparía del desequilibrio de géneros. "Poner más mujeres en puestos de liderazgo no mejora necesariamente la calidad del liderazgo, mientras que poner a más líderes con talento en roles de liderazgo aumentará la representación de las mujeres", sostiene. Para el autor, no hay duda de que, si se quieren organizaciones y sociedades mejores y más efectivas, hay que esforzarse para conseguir tener líderes mejores y poner fin "al exceso desproporcionado de hombres incompetentes que tienen tanta habilidad para convertirse en líderes, para peligro de todo el mundo".

 

Jordi Bes
factorhuma.org

ISBN 978-84-16997-24-4
Libro en castellano.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.