Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH

Historia económica de la felicidad¿Existe una relación entre el desarrollo económico y la felicidad? El economista italiano Emanuele Felice busca responder a esta pregunta con un exhaustivo libro que es un compendio de la historia de la humanidad nada habitual. En tiempos modernos la felicidad parece presentarse como el horizonte de la existencia, el cual, como cualquier otro horizonte, se va alejando a medida que intentamos atraparlo.

El autor aspira a tratar la felicidad de manera transversal, no quedándose sólo con la visión que le proporciona su especialización económica. Profundiza en la evolución de la búsqueda de un elemento que suele quedarse fuera de los libros de Historia, o que sólo se cita de puntillas reduciendo el debate a la idea de que depende del nivel de ingresos (del PIB en términos generales) y de análisis subjetivos (la respuesta a la pregunta: ¿en qué medida te sientes feliz?). Felice sostiene que las cosas no son tan simples, identifica cuáles son todos aquellos elementos que hay que tener para tender a ser felices y muestra cuál cree que debe ser el camino para serlo en un mundo consumista y globalizado.

Felice (Lanciano, 1977) es Doctor en Historia Económica por la Universidad de Pisa, y ha sido profesor en varias universidades, entre las cuales se encuentra la Autònoma de Barcelona (UAB). Mediante un relato que en algunos pasajes se hace redundante, el autor considera que el camino para ser felices no está exento de preocupaciones que pueden dificultarlo, situándose entre ellas los daños medioambientales, que nadie está en condiciones de garantizar que se mantendrán derechos largamente reivindicados como los de las mujeres, o bien la creación de regímenes totalitarios bajo el pretexto de una supuesta vida mejor que para muchos se convierte en justo lo contrario. Sin embargo, y pese a que Felice admite que no se puede tener una fe ciega en el progreso, se muestra optimista sobre la evolución de la sociedad en las últimas décadas, y cree que hay margen para lograr que cada vez más gente pueda ser feliz.

El libro se publicó a principios de este 2020, cuando la Covid-19 aún no había sido considerada pandemia, pero en entrevistas periodísticas posteriores el autor ha mantenido la misma posición de optimismo. En una entrevista publicada el 13 de abril en el diario La Vanguardia, declaró que las pandemias aceleran unos cambios que, de otro modo, serían más lentos, y confesó: "Viendo la historia humana soy optimista, pero esto no significa que necesariamente estaremos mejor". En otra entrevista del 27 de abril en el Diario de Sevilla, cuando se le planteó que nos enfrentamos a una pandemia como la de hace 700 años (la peste), opina que "esta crisis nos demuestra incluso que las cosas han mejorado considerablemente respecto al pasado", y se muestra convencido de que "nos abre oportunidades para vivir mejor".

A menudo se han presentado ciertos capítulos de la historia de la humanidad como avances que nos han mejorado la vida, pero en el libro Felice cuestiona que haya sido así, especialmente desde la revolución agrícola. En general las condiciones de vida de los seres humanos empeoraron cuando se pasó de la caza y la recolección a la agricultura, ya que cada vez se trabajó más para alimentar a una población en constante crecimiento, y se redoblaron aspectos como la desigualdad. Recuerda que algunos autores consideran que fue una trampa porque era algo evitable. Estas condiciones se mantuvieron durante milenios, y tampoco mejoraron de manera significativa durante las primeras fases de la revolución industrial.

Esto ha estado cambiando en China, en la India, en Latinoamérica y, recientemente, también en África. A largo plazo, la revolución industrial ha supuesto un aumento importante de los ingresos y de la calidad de la vida material, lo que probablemente ha tenido un impacto significativo (y positivo) en la felicidad. La investigación empírica confirma que, cuando la renta es baja, un incremento de los recursos se traduce en un aumento de la felicidad percibida, pero puede convertirse incluso en un obstáculo para la felicidad, ya que a partir de determinado nivel de renta (el que, de media, ya se ha superado en Occidente), la felicidad declarada tiende a disminuir.

En tiempos modernos la felicidad se presenta como el horizonte de la existencia, el cual, como cualquier otro horizonte, se va alejando a medida que intentamos atraparlo. Felice cree que la felicidad no se conquista como si se tratara de una tierra prometida donde se llegará en un futuro, sino que se cultiva en el presente, y ve necesario que la "revolución del placer" donde estamos inmersos vaya acompañada de una "revolución ética". No basta con el bienestar material y hay que centrarse también en la calidad de las relaciones humanas, de aquellas que se basan en una vivencia concreta, en la gratitud, que se contemplan como lo que son, o sea, sin buscar segundas finalidades y que tienen una vocación universal. Para defender estos postulados el autor recurre a los ideales de la Ilustración, presentes en el libro de manera transversal.

El autor no duda en afirmar que valorar las relaciones humanas puede llegar a convertirse en un nuevo pilar dentro de un paradigma diferente, que podría seguir siendo liberaldemócrata y global, pero también más adaptado a un mundo que habrá dejado atrás la extrema pobreza y que estará basado en la igualdad jurídica, el conocimiento, el derecho a la felicidad y la calidad de las relaciones (apunta que a largo plazo el enriquecimiento personal acabará considerándose una dimensión "de paso"). Esta noción de la felicidad se articula con la satisfacción de las necesidades materiales y la calidad de las relaciones humanas, y añade un tercer elemento, que es la atribución de un sentido a la vida. En definitiva, debemos escoger libremente el sentido de nuestra existencia pero siempre contando con la ayuda de los demás. Para Felice, con la ausencia de felicidad somos capaces de percibir la enorme brecha que se ha ido abriendo entre las posibilidades que nos proporciona el progreso y la realidad de las relaciones humanas. Concluye que profundizar en la perspectiva que plantea en el libro es la manera de salvar esta brecha y reconciliar la ética y la economía.

 

Jordi Bes
factorhuma.org

ISBN 978-84-9199-188-5
Libro en castellano.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.