La crisis del coronavirus ha provocado importantes cambios en el mundo del trabajo. El teletrabajo y el foco en el bienestar de las personas son tendencias que han llegado para quedarse y marcar una nueva era de relaciones en la empresa. Expertos en gestión de personas de Abertis, CaixaBank, Grupo Catalana Occidente, Cellnex y Mediapro participantes en un encuentro de La Vanguardia, apuntan que las organizaciones requerirán de nuevas formas de liderazgo mucho más flexibles y ágiles. 

Los especialistas en retribuciones no levantan los ojos del ordenador. Viven una actividad frenética. El motivo es la legislación que obliga a presentar antes del 14 de enero próximo una auditoría de brecha salarial de género a las empresas de más de 100 trabajadores, eso después de haber estrenado el pasado abril la exigencia de elaborar el registro remunerativo de las plantillas, en el que también están trabajando.

El modelo mixto, con al menos dos días a la semana trabajando desde casa, se impone en los planes de las grandes tecnológicas tras meses de teletrabajo por la pandemia.

La ley que reguló por primera vez el trabajo en remoto para proteger a los trabajadores se ha convertido en un freno para su implantación porque las empresas consideran que les resta flexibilidad y les exige cargas que no todas las organizaciones están dispuestas a asumir.

Los profesionales digitales más escasos y demandados a nivel global que pueden desarrollar su teletrabajo en un país ajeno a la sede de su empresa suponen un nuevo modelo laboral no exento de incógnitas legales.

La Inteligencia Artificial (IA) ya no está únicamente al alcance de las grandes organizaciones. Según Fast Company, las pequeñas y medianas empresas pueden acceder fácilmente a una tecnología que les proporciona información útil para reducir costes, optimizar operaciones e impulsar los beneficios. Con el tiempo ahorrado gracias a todo ese conocimiento, los líderes y los empleados de las pymes pueden ahora centrarse en cosas que seguimos haciendo mejor los humanos.

Aplicaciones como Slack y Discord, originariamente diseñadas para otros fines como la comunicación interna en el trabajo y la socialización, están siendo utilizadas por los trabajadores del sector tecnológico para organizarse e interactuar al margen del control de la organización. Lo explica el portal Protocol, que cuenta cómo los empleados de importantes organizaciones desarrollan así sus comunidades.

Los nuevos perfiles de gestión de personas que surgen de la pandemia son una especie de crupieres que reparten juego y administran el talento para los trabajos más demandados que llegan.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.