Agile, sinónimo de rapidez y flexibilidad, ha traspasado las fronteras de los departamentos técnicos y de las empresas tecnológicas para convertirse en una cultura que abrazan ya casi el 70% de las grandes corporaciones. En un mundo cambiante estas características son imprescindibles para que las empresas puedan sobrevivir. 

España registra al año, de media, medio millón de accidentes laborales con baja, de los que cuales cerca de 70.000 corresponden a accidentes de tráfico, un dato que no ha dejado de aumentar desde 2013 y que, según advierte un estudio del RACE, ya se encuentra en niveles anteriores a 2010. Además, estos siniestros viales cuestan de media al país cerca de 2.000 millones de euros.

Nick van Dam, experto mundial en liderazgo y formación, y director del IE Center for Learning Innovation: "La nueva generación de tecnologías será adoptada por las organizaciones y generará modelos de negocio radicalmente distintos. También llevará a automatizar gran parte de las actividades que hoy desarrollan los humanos y, como consecuencia, tendrá un impacto decisivo en las capacidades profesionales, en las competencias y en los roles laborales del futuro."

Los gigantes del software ven una oportunidad especial entre las empresas de menos de 100 trabajadores, que deberán hacer frente a la obligatoriedad de registrar los horarios de sus plantillas antes del 12 de mayo. Algunas de las compañías que se estan preparando para aprovechar esta oportunidad de negocio son SAP, Sage, Meta4, Oracle, Salesforce, Wolters Kluwer y Exact Software. 

El llamado salario emocional, que se basa en recibir recompensas no económicas a cambio de nuestro trabajo, empieza a ser tan importante o más que el salario monetario. Sin embargo, según un informe de Adecco sobre presentismo laboral, únicamente el 39% de las empresas españolas aplica la flexibilidad a más del 25% de su plantilla. 

El ser humano tiene que lidiar con avances tecnológicos, como los drones, los coches sin conductor y los robots, sin tener referentes claros. Por eso, el escritor americano Dave Eggers pide una declaración universal de derechos digitales, que sería positivo que fuese acompañada de un código ético que nos alejara de nuestras peores inclinaciones. 

En España, entre el 20% y el 30% de personas tienen impresos símbolos, dibujos, letras o cualquier otra cosa imaginable en su piel, porque los tatuajes han ganado mucha popularidad. Pero algunas de ellas pueden tener problemas para conseguir o mantener su puesto de trabajo si esos tatuajes son visibles, sobre todo en el rostro, el cuello o las manos.

Paul Krugman, premio Nobel de Economía: "Las perturbaciones tecnológicas no son un fenómeno nuevo. Así y todo, ¿se están acelerando? No, según los datos. Si los robots estuviesen de verdad sustituyendo masivamente a los trabajadores, sería de esperar que la productividad laboral se disparase. De hecho, la productividad creció muchísimo más entre mediados de la década de 1990 y mediados de la de 2000 que desde entonces." 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.