Cada vez son más los países que se plantean la idea de adoptar la semana laboral de cuatro días. Tal y como explica The Washington Post, Japón apoyará a las organizaciones que opten por dicha posibilidad. Y también es el caso de España, donde se han empezado a mover en la misma dirección con la puesta en marcha de un experimento voluntario. 

Muchas empresas ya están preparadas para volver a la presencialidad, pero muchos trabajadores aún no. Parece que la desconexión entre empresa y empleado es cada vez más profunda, lo cual puede conducir a una disminución del sentimiento de pertenencia y, en consecuencia, a una importante pérdida de talento. McKinsey Quarterly sugiere algunas formas de evitarlo.

El gigante tecnológico Google, que fue una de las primeras compañías en pedir a sus empleados que teletrabajaran, vuelve a retrasar la vuelta presencial al trabajo hasta enero de 2022, como también lo han hecho otras grandes empresas como Amazon y Lyft. 

Son muchas las empresas que reconocen el valor de la inclusión del colectivo LGBT+ en el lugar de trabajo. Sin embargo, también se enfrentan al reto de medir la eficacia de las acciones que llevan a cabo para lograrla. Según People Management magazine, recoger los datos adecuados es imprescindible para comprender las experiencias de diversos grupos de empleados que hasta ahora han sido poco reconocidos o representados. 

Tener un jefe microgestor puede desmotivar a los trabajadores y, como consecuencia, empeorar su rendimiento. Además, el seguimiento del más mínimo detalle del trabajo del equipo no solo es un problema para los integrantes del mismo, también lo es para el propio jefe que a menudo no puede centrarse en liderar. Fast Company sugiere algunos pasos para lidiar con un jefe así. 

La caída del salario bruto del colectivo de personas menores de 30 años fue del 5,6% entre los años 2010 y 2018, por lo que la organización juvenil de UGT denuncia que se esté normalizando la precariedad entre la juventud. En cambio, durante el mismo período de tiempo, los mayores de 30 años han visto incrementados sus ingresos brutos en una media de 0,8%. 

¿Cómo será el futuro del trabajo? La respuesta a esta pregunta no puede ser contundente, puesto que los retos que nos vienen por delante se afrontarán de manera muy desigual en distintas partes del mundo. Sin embargo, está claro que algunos de los objetivos comunes serán conseguir que la tecnología no arrincone a las personas y establecer un marco laboral renovado.  

Los mundos de la gestión de riesgos y la gestión de personas se han alineado. Aunque parezca un juego de palabras, lo cierto es que la gestión de riesgos está percibiendo el riesgo a través de la mirada de las personas y de su experiencia en primera persona. Desde la evaluación de las estructuras de los equipos y la garantía de que la fuerza de trabajo cuenta con las habilidades adecuadas, hasta las conversaciones sobre el equilibrio entre la vida laboral y personal y el compromiso de los empleados, la gestión de riesgos está ampliando su alcance operativo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.