La crisis del coronavirus está teniendo importantes efectos sobre el mercado laboral. Hasta el momento, los expedientes temporales han contenido la sangría laboral, pero no serán suficientes para evitar que la tasa de paro suba al 20% este año. Es inevitable que se produzcan despidos y estos tendrán como consecuencia un aumento de la desigualdad. 

Una mezcla de respeto y extrañeza envuelve el regreso al trabajo tras el confinamiento. Las nuevas rutinas están marcadas por la importancia de la limpieza y la desinfección pero, además, han cambiado las formas de trabajar. El trabajo online y las plataformas colaborativas han adquirido un gran protagonismo los últimos meses y parece que continuará siendo así en la nueva normalidad. 

¿Qué están haciendo las empresas para mantener el empleo en la situación de excepcionalidad que estamos viviendo? Además de optar por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), las organizaciones han tomado otro tipo de medidas como el teletrabajo, las vacaciones y la reducción salarial. 

La crisis del coronavirus ha obligado a empresas como Altran, Garrigues, Línea Directa, L'Oréal, Mondelez, Nueva Pescanova, P&G, Rastreator, Seat o Securitas Direct a replantear sus programas de prácticas, uno de sus principales canales de reclutamiento. El teletrabajo se impone para la mayoría de los becarios que, por primera vez, se estrenarán en el mercado laboral en unas condiciones únicas.

Todo apunta a que la recuperación del empleo en España después de la crisis sanitaria del coronavirus va a ser lenta. Las consecuencias económicas para algunos sectores de actividad pueden ser irreversibles. De hecho, según apunta un estudio de Manpower, el 25% de los afectados por erte pueden acabar en el paro. 

Alfredo Pastor, Profesor de Economía del Iese: "El empresario ha de hacer lo posible para que los que son o han sido empleados suyos sientan que siguen formando parte de una comunidad y no son un recurso de usar y tirar. El empresario tiene, además, la responsabilidad de emplear el progreso técnico para hacer más productivos a sus trabajadores, más que para prescindir de ellos." 

El presentismo laboral se ha trasladado a los hogares con un control de los trabajadores a través de videoconferencias y mensajes frecuentes, que dificultan la desconnexión. Los expertos explican que esto no es lo que se esperaba del teletrabajo, que debería basarse en la confianza y no en el control. 

El coronavirus ha provocado un auge del teletrabajo en todo el mundo, lo cual tiene repercusiones también sobre la salud de los trabajadores. Las largas horas ante los ordenadores portátiles, la inmovilidad y los espacios laborales improvisados agravan los problemas musculoesqueléticos, siendo esta la mayor causa de absentismo laboral. 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.