Los estudios apuntan a que la automatización y la Inteligencia Artificial cambiarán radicalmente el mercado laboral en un futuro próximo. Por eso, desde Human Resource Executive Magazine recuerdan que ignorar la creciente brecha de competencias digitales en amplias capas profesionales puede resultar muy perjudicial y, para prepararse, proponen a las organizaciones anticipar planes formativos para adaptarse al escenario digital. 

Cada semana se realizan 6,45 millones de horas extra, y el 43,8% se quedan sin remunerar. La industria es el sector donde se hacen más horas extra (1,1 millones de horas a la semana, seguida del comercio y la hostelería), pero también uno de los sectores donde más se acaban pagando. El sector financiero y de seguros, las actividades profesionales y la enseñanza es donde menos se cobran.

La ocupación femenina en el sector digital cayó un 10% del 2016 al 2017 en Catalunya. Para revertir esa brecha se han promovido varias iniciativas. Algunas de las principales propuestas para corregir la situación desde la Generalitat son fomentar el reciclaje del talento no tecnológico, atraer programadores internacionales y hacer formación según las necesidades del mercado.

La entrada en vigor del real decreto que obliga a las compañías a registrar diariamente la jornada de sus trabajadores suscita la preocupación de las empresas. Este cambio en la legislación permitirá controlar la entrada y salida de los empleados, que pueden ser sancionados incluso por trabajar de más. De hecho, la justicia admite sancionar si el tiempo extra daña a la empresa. 

Miquel Molina, Director adjunto de La Vanguardia: "¿Por qué no adelantarse y empezar a sentar las bases de una oposición razonada al potencial empleo abusivo de la tecnología? Eso es lo que se plantean los impulsores de Quantum Ethics, entidad constituida en Barcelona a partir de la también catalana Quantum World Association."

La recuperación económica que ha permitido reducir el paro en el 80% de las regiones europeas no ha acabado con la brecha entre en el norte desarrollado y un sur con altas tasas de paro. Las políticas redistributivas de la UE tampoco han conseguido cerrar esas enormes diferencias dentro de los propios países. Los datos de Eurostast muestran que en Europa se oscila desde el pleno empleo hasta tasas de paro del 35%.

No paramos de oír hablar de blockchain, tanto que parece omnipresente. Se trata de una tecnología que cada vez tiene más peso en las empresas, que puede ser utilizada en todos los sectores de actividad y que facilita la captación de talento. Por ello, vemos algunos de los beneficios que puede tener en el caso concreto de los recursos humanos.

Las tecnológicas cambian su cultura y, con ella, sus sedes corporativas. Buscan la singularidad, llenan de servicios a su plantilla y las firmas tradicionales se suben al carro. Por otra parte, las start-up también suponen un foco de inspiración para los demás gracias a sus metodologías ágiles. Se pueden considerar las impulsoras de la revolución de las oficinas.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.