Entrevista de "La Contra" de La Vanguardia a Carl Honoré, ensayista y periodista, abanderado del movimiento Slow: "La cultura nos bombardea con la idea de que el envejecimiento de la sociedad va a ser una catástrofe. Está claro que hay que hacer ajustes estructurales, reinventar el mercado laboral, pero ya hay muchos economistas y el propio Banco Mundial que defienden que el envejecimiento de la población no necesariamente nos va a llevar al desastre económico."

A pesar de que muchas empresas hayan admitido un código de vestimenta mucho menos estricto que antaño, los pantalones cortos siguen siendo el gran tabú masculino. Algunos firmes detractores de la prenda piensan que es la única regla de vestimenta que jamás se debería romper, puesto que en el mundo en el que vivimos, la gente no se toma a un hombre en pantalón corto como a alguien serio. 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estudia la distribución salarial y denuncia que el 20% de los trabajadores con menos ingresos perciben menos del 1% de los ingresos laborales globales. Además, informa de que la brecha de remuneraciones dentro de un mismo país crece porque se polarizan los sueldos. 

A raíz de la entrada en vigor de la normativa que obliga al registro de la jornada laboral, muchas empresas se sienten atraídas por métodos como la videovigilancia o la geolocalización para controlar que el tiempo de trabajo es efectivo y real. Aunque este tipo de mecanismos son legales y su idoneidad depende del negocio, es importante tener en cuenta que las relaciones laborales estan basadas en la confianza entre la compañía y el empleado. 

El imperio de los súper trabajos que combinan roles tradicionales con el uso de las nuevas tecnologías para aumentar su productividad es sólo una de las realidades que ya están transformando las rutinas laborales. 

Los menores de 26 años representan al 5,6% del total de ocupados, cuando en el 2007 llegaron a ser el 10,3%. Estas cifras demuestran que el mercado de trabajo español no se ha recuperado totalmente para los jóvenes desde el estallido de la crisis económica. Además, los mismos datos revelan que el circuito laboral ha envejecido notablemente. 

El activismo interno de los empleados está aumentando en EEUU, muy especialmente en las grandes compañías tecnológicas, en relación a la actitud de sus organizaciones hacia temas tan diversos como la igualdad, la migración o las políticas de la Administración Trump. Desde Human Resource Executive Magazine se plantean cómo debe actuar Recursos Humanos si una de estas protestas llega a la organización.

En todos los sectores de actividad podemos encontrar entornos de trabajo tóxicos, dónde la convivencia es difícil y el estrés inevitable. The Economist presenta el sorprendente caso de Amnistía Internacional, una ONG centrada en la protección de los derechos humanos de la que ahora se ha publicado que tiene serios problemas internos relacionados con su clima laboral. 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.