El programa ‘No te rindas nunca’ promoverá el empleo de 3.000 jóvenes con discapacidad. El proyecto, que ya cuenta con una treintena de compañías adheridas,  ha recibido una dotación de 8,2 millones de euros y atenderá a más de 10.000 personas.

 


Hacer del aumento de la empleabilidad de los jóvenes con discapacidad una lucha de todos, de las empresas, de los agentes económicos y sociales y de los propios afectados. Este es el objetivo de un nuevo plan de la Fundación ONCE, que promoverá que 3.000 personas con estas características se inserten laboralmente en los próximos tres años, así como el impulso del emprendimiento de los menores de 30 años con discapacidad. El programa, denominado No te rindas nunca (NTRN), se presentará mañana y se pondrá en marcha a través de FSC Inserta, su entidad para la formación y la inserción laboral de las personas con discapacidad.

Pero esta iniciativa, que cuenta con un presupuesto estimado de 8,2 millones de euros para sus tres años de duración, tiene vocación integral. Aparte de promover el empleo mediante un abanico de medidas, también incluye otras de orientación y formación para este colectivo, así como de fomento del autoempleo. El plan se propone así atender a más de 10.000 jóvenes con discapacidad, en los 37 centros con los que FSC Inserta cuenta en toda España, dando formación a 6.000 de ellos. Se tratará de cursos y talleres destinados tanto a las personas con los niveles de formación más bajos como a los licenciados universitarios que busquen empleo.

Otro de los objetivos de No te rindas nunca es motivar y atraer a los jóvenes con discapacidad al mercado laboral con un programa de coaching, facilitarles herramientas para la búsqueda activa de ofertas y fortalecer sus aptitudes y competencias. De esta necesidad sale precisamente el objetivo del plan. “Aparte de mejorar las posibilidades de lograr un empleo de estos jóvenes, el proyecto nace con el propósito de incidir en la tasa de empleabilidad de este colectivo, de que no se dejen desanimar por la mala situación del mercado laboral y empiecen a buscar un trabajo”, explica la secretaria general de FSC Inserta, Virginia Carcedo. “La idea es transmitirles que la situación está complicada para todos y, para ellos, algo más, pero que no se rindan. Un mensaje que vale en realidad para todos los jóvenes, no solo para los que tienen alguna discapacidad”.

Por esa necesidad de orientación, esta iniciativa incluye 34 medidas prácticas para encontrar empleo que se desarrollan a través de cinco líneas de actuación: la captación de talento; la involucración de las empresas; la evaluación y estudio de este colectivo; el impulso de la formación y orientación, y el fomento de la permanencia en el empleo y la promoción del autoempleo. Estas medidas se enmarcan en el Programa Operativo de Lucha contra la Discriminación 2007-2013, por lo que cuenta con cofinanciación del Fondo Social Europeo.

La implicación de las empresas es un pilar clave en el fomento del empleo de este colectivo. Este plan se propone crear una red con empresarios que identifique los requerimientos que estos consideren necesarios para la inserción de los jóvenes con discapacidad. Así, hay ya 30 empresas adheridas al plan (como Acciona, Vips, Accenture, Al Campo y Banco Popular). Todas ellas se han comprometido a integrar al menos un joven con discapacidad en su compañía, mediante un contrato, una beca, formación...

“Las empresas juegan un papel imprescindible y lo importante es que se han comprometido además a incluir a este colectivo en sus políticas de selección, es decir, como grupo de interés a la hora de contratar”, resalta Carcedo. También se promoverá la constitución de proyectos entre las universidades, las empresas y los estudiantes con discapacidad con la idea de impulsar las prácticas en estas entidades e incentivar a través de ellas la contratación de esos jóvenes.

Y si la autonomía es fundamental para las personas con discapacidad, el lograr autoemplearse es un reto que la fortalece. No te rindas nunca dará la oportunidad a los emprendedores con discapacidad de crear su propio negocio. Se organizarán talleres de generación e incentivación de ideas y los expertos del programa les darán formación específica y les acompañarán en la elaboración tanto del Plan de Empresa como del Plan de Negocio. Pero no les perderán de vista una vez que arranquen su propia compañía, también les asesorarán en las primeras etapas de su actividad empresarial. Estos jóvenes ya cuentan con el manual por Internet Las herramientas del emprendedor, en el que se ha integrado el know how del emprendimiento de la Fundación ONCE. Una de las virtudes del nuevo plan es que se va a dedicar a explorar y detectar, entre los jóvenes a los que atienda, aptitudes propicias para el autoempleo entre las personas que no son conscientes de su potencial emprendedor.

Las empresas que se impliquen en este proyecto también participarán en el asesoramiento de los emprendedores e incluso en los negocios que estos constituyan para intentar garantizar su sostenibilidad. En realidad, las entidades colaboradoras participarán en todo el proceso, de la captación de candidatos a las actividades formativas. Todos a una por lograr tener el máximo número de jóvenes con discapacidad sobradamente preparados para ocupar un empleo estable.



Una baja tasa de actividad

En España hay 76.000 menores de 25 años con algún tipo de discapacidad, de los cuales el 35% está activo. Se calcula que dentro del grupo de personas de este colectivo que busca empleo, un 14,5% lo tiene, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2011. Su tasa de paro es del 58,5%.

Para las personas con discapacidad, el empleo es fundamental para su integración social, además de para su acceso a una vida independiente. En la actualidad tienen trabajo en España 337.300 personas con discapacidad, de los cuales casi el 60% son hombres. Además, las personas de este colectivo que consiguieron empleo en 2012 ascendieron a 55.800, un 1,4% menos que el año anterior. Hay 1,2 millones de individuos en edad laboral que cuentan con un certificado de discapacidad, según datos del INE. De ellas, 461.600 están laboralmente activas (es decir, trabajan o buscan empleo de forma activa) y el 76,7% de las mismas (337.300) están ocupadas.

La tasa de actividad de este grupo de población es del 36,6%, más de cuarenta puntos por debajo de la de las personas sin discapacidad (que es del 76,4%). Respecto al tipo de trabajo que realizan, el 89% de este colectivo son asalariados y la mayoría disponen de un contrato indefinido. La Encuesta sobre Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia 2008, del Instituto Nacional de Estadística, refleja que en la actualidad hay 3,8 millones españoles con discapacidad. Aunque se calcula que en los años transcurridos desde entonces esta cifra puede haber superado los cuatro millones de personas, lo que representa el 10% de la población. Se estima que en uno de cada cuatro hogares españoles se da una situación de discapacidad.

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.