Factores como la estabilidad o el clima laboral afectan la satisfacción general de un profesional.  El 87% de los trabajadores cree que el trabajo está relacionado con la felicidad, según una encuesta.

 

A los Reyes Magos que hoy nos visitan les han pedido regalos de todo tipo. Uno se repite en muchas cartas: felicidad. Todos esperan ser un poco más felices en el recién estrenado 2013. Son muchos los ámbitos de la vida que ayudan a serlo, y el laboral no es una excepción: también trabajando se puede ser feliz.

Una reciente encuesta de Monster entre profesionales de todo el mundo revelaba que para el 87% de los trabajadores el trabajo está relacionado con la felicidad. El 51% de los encuestados dice que estar en un buen trabajo desempeñando las tareas deseadas es fundamental para su felicidad y un 36% cree que les afecta positivamente. Sólo un 13% dice que el trabajo sólo es un medio de vida y no afecta a su felicidad.

¿Cómo se puede conseguir ser más feliz profesionalmente en el 2013? Hace unos años, los trabajadores medían su satisfacción por el número de ceros de su nómina. La crisis ha cambiado estos valores y ahora, según un estudio de Adecco, el factor más valorado es el ambiente laboral (con 8,58 puntos de media, en una escala de 1 a 10), seguido de la estabilidad en el empleo (8,49) y la realización personal (8,46). La mayoría de estos factores dependen más de la empresa que del empleado.

En el contexto actual, la máxima preocupación de las compañías es ahora sobrevivir al temporal, aunque no deberían descuidar este aspecto ya que el 96% de los trabajadores asegura que la felicidad influye en su rendimiento y productividad. Son muchas las empresas, especialmente las grandes multinacionales, que cuentan ya con herramientas para medir la satisfacción de sus empleados; por ejemplo, la española InfoJobs cuenta con un mecanismo, denominado “termómetro de la felicidad”, que pretende medir este concepto entre sus empleados mediante factores subjetivos y objetivos: la parte subjetiva se basa en un cuestionario sobre felicidad en el trabajo y opinión sobre la actividad social de la compañía, sus valores y cultura; la parte objetiva se basa en indicadores como la marcha de la empresa, las prácticas de gestión de la compañía y el entorno socioeconómico.



“No podemos ser felices en la vida si no lo somos en el trabajo”

Entrevista a Margarita Álvarez, experta en felicidad laboral

No todos los profesionales pueden decir que su trabajo consiste en investigar la felicidad de los demás. Margarita Álvarez, licenciada en Derecho y MBA, pasó por diversas compañías antes de fichar por Coca-Cola, donde trabajó durante 15 años y era hasta hace poco presidenta del Instituto de la Felicidad, dedicado a la investigación y la difusión de conocimientos sobre la felicidad. Actualmente es directora de marketing y comunicación del Grupo Adecco.

Estrenamos 2013, año en el que se estima llegaremos a los seis millones de parados. Con este contexto, ¿se puede ser feliz?


Las personas que ahora mismo no tienen trabajo son infelices pues hoy en día no existe mayor foco de infelicidad laboral que el desempleo. Sin embargo, los que tenemos empleo buscamos cada vez más el bienestar laboral, sentirnos a gusto en nuestro trabajo. Las cuestiones económicas o de horarios, que han sido demandas recurrentes entre los trabajadores, están perdiendo peso frente a factores vinculados al buen ambiente de trabajo, el compañerismo y el desarrollo profesional y personal del empleado. Parece que tanto empresa como plantilla han aprendido a valorar qué es realmente importante con este marco tan complicado.

Los que conservan su empleo, ¿son ahora más felices en él?

Ante el panorama que existe en nuestro país, muchos trabajadores se sienten afortunados por el mero hecho de conservar su puesto de trabajo. Sin embargo, sigue siendo prioritario buscar el bienestar en la empresa. La felicidad es el objetivo prioritario del ser humano y sería imposible ser feliz en la vida si no somos felices en el trabajo, que es donde pasamos, con suerte, ocho o diez horas al día.

¿Cómo afecta estar en paro a la felicidad de un profesional?

Dejando a un lado las consecuencias económicas, estar en paro afecta de manera directa a la autoestima de los profesionales. La baja autoestima, la desmotivación, el desánimo acompañan a la situación de desempleo. Es necesario recordar a estos profesionales quienes son y qué han logrado a lo largo de su vida laboral, que siguen siendo válidos y valiosos, y que no han perdido ni un ápice de su carisma personal ni profesional sino que es el entorno económico el verdadero responsable de la situación de la gran mayoría de los trabajadores desempleados.

¿Seremos más felices cuando acabe la crisis?

Esperemos que sí. Hay que aprender de las situaciones difíciles, aunque la memoria del ser humano es corta y cuando las cosas van bien nos olvidamos de los momentos complicados. Pero tras un bache como el que estamos atravesando, sólo queda esperar que aprendamos de los errores, nos replanteemos las cosas y seamos más felices.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.