Tras 13 meses, el paro disminuye en 24.741 personas. Los afiliados a la Seguridad Social crecen en 69.304 gracias, en parte, al plan de inversión local. Son datos positivos que sería prematuro calificar de cambio de tendencia, por el comienzo del verano.

Estamos a punto de pasar el Rubicón en que las previsiones comenzarán a rectificarse en positivo", auguró ayer el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, al anunciar que el continuo aumento en el número de parados, desde marzo de 2008, llegó a su fin en mayo. Pese a que los representantes del Ministerio de Trabajo mostraron su "satisfacción y alegría" por la desaceleración en el incremento del desempleo, lo que achacaron al "positivo impacto de las medidas" impulsadas por el Gobierno y las comunidades autónomas, admitieron que España aún está lejos de empezar a crear empleo.

Por el momento, el país cuenta con 3.620.139 desempleados registrados, al reducir en 24.741 personas la lista de adscritos al antiguo Inem. Una caída del 0,68% respecto a los datos de abril, que se contextualizan en la cierta mejoría que la hemorragia de parados experimentó en dicho mes. El descenso, aunque leve, ha sido prácticamente generalizado. Afecta a todos los sectores y se ha producido en todas las comunidades autónomas excepto Madrid, Canarias y la Comunidad Valenciana.

Destaca el hecho de que aquellos parados que no han ejercido ningún empleo anteriormente siguen siendo uno de los colectivos más afectados. En concreto, presentan un crecimiento del 4,07% (9.626 personas) desde el mes anterior, mientras que todos los demás grupos de ocupación presentan saldos negativos. Por género y tramos de edad, son las mujeres mayores de 25 años las más afectadas, que suman 2.768 personas al total de desempleados.

De los 1,1 millones de contrataciones que se produjeron durante mayo, apenas un 10% fueron de carácter fijo, con una caída del 2,1% respecto al mes anterior. La temporal, por su parte, aumentó un 7%, alcanzando el millón.

El negocio hostelero ha sido el principal motor de contratación. Supone casi la mitad de los 69.304 nuevos afiliados a la Seguridad Social, lo que apuntala la endeble marca de los 18 millones de cotizantes (hasta los 18.103.487). El dato rompe también la racha de disminución de afiliados que comenzó el pasado agosto y recupera, según Trabajo, las posiciones perdidas por el sistema desde el mes de febrero.

Granado achacó parte del logro al éxito que ha tenido en este tiempo el fondo de inversión local de obra pública. El secretario de Estado informó de que el proyecto ha generado empleo para 351.000 personas, de los que 144.000 eran parados y el resto trabajadores que, en teoría, mantienen su puesto gracias al plan.

La eficacia del sistema de obras municipales ha terminado por convencer a algunos de los sectores más críticos con la medida estrella del Ejecutivo, como la patronal de las empresas de trabajo temporal, Agett, que ayer reconocía que la contención de parados en la construcción se debe a que el fondo está "funcionando a pleno rendimiento". Sin embargo, la fecha de caducidad de estas obras y el fuerte peso de la hostelería en la contratación hacen temer a los analistas de la ETT que la mejoría sólo se deba a una situación estacional. "El ciclo del empleo es siempre posterior al de la actividad económica, y no debemos obviar que la evidente mejora puede ser meramente coyuntural", afirman.

Coincide con ellos la CEOE, que acredita la influencia del fondo de obra pública en la consecución de un "respiro esperanzador" en la debacle del desempleo, pero recuerda la influencia del inicio de la temporada turística.

Por eso, la secretaria general de empleo, Maravillas Rojo, advirtió que hay que hacer "una valoración prudente" de los resultados de mayo, que son un punto de inflexión en los datos, pero, como también defendió Granado, aún no pueden tomarse como un signo inequívoco de que haya un "cambio de tendencia".

Más crítico se mostró Lorenzo Amor, presidente de ATA una de las principales asociaciones de autónomos del país. Su colectivo registró un descenso de 6.561 afiliados a la Seguridad Social en el mes de mayo. Por eso, destacó Amor, lejos de ver despuntes de vida los autónomos "están en barbecho y para muchos se han secado las cosechas".

Por su parte, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, se sumó a la prudencia afirmando que "no es tiempo de tirar las campanas al vuelo, sino de mucha reflexión" para asentar las iniciativas que hayan resultado beneficiosas. En la misma línea se mostró su homólogo en UGT, Cándido Méndez.

Tanto la patronal como los sindicatos coincidieron en reclamar la importancia de un pacto en el marco del diálogo social que apuntale la recuperación económica y marque la senda de la creación de empleo. No obstante, el diálogo tripartito, pese a las buenas intenciones mostradas por los agentes sociales y el Gobierno, lleva meses paralizado -con apenas un encuentro desde que Zapatero anunciara que planea impulsar "un gran pacto"- y ningún acuerdo consensuado durante el último año.

Mientras tanto, el ansiado cambio de modelo productivo, que debería llenar el vacío provocado al reventar la burbuja inmobiliaria, sigue sin ser esbozado. Los agentes sociales confían en concretar las bases de este modelo después de las elecciones al Parlamento Europeo del domingo. Del tipo de regadío que se acuerde -o no- en dicha reunión dependerá, en gran medida, el futuro de los brotes verdes del mercado laboral.


El gasto en prestaciones crece un 72%

El gasto público en prestaciones sociales alcanzó cotas históricas en abril, según hizo público ayer el Ministerio de Trabajo, al alcanzar los 2.638 millones de euros ese mes y superar la anterior cota de 2.620 millones, registrada en febrero. La cifra supone un aumento del 72,2% respecto al mismo mes del pasado año, y unos 60 millones más que en marzo de 2009. Un montante destinado a cubrir a los 2.619.094 desempleados a los que cubre el servicio público de empleo (un 61% más en variación interanual). De ellos, 1,6 millones recibe la prestación contributiva (que se recibe al cotizar al menos un año a la Seguridad Social), 722.000 personas el subsidio por desempleo (una vez agotado el anterior), y el resto la renta activa de inserción o subsidios agrarios.

El periodo de tramitación de estas ayudas ha pasado de cuatro a seis días en un año , y cada beneficiario recibió una media de 1.043,2 euros al mes, unos 40 euros más de lo que se percibía durante el mismo mes de 2008.


89.000 parados más, en serie corregida

La contabilidad del número de desempleados no suele ser homogénea de un mes para otro, por lo que al cálculo mensual es necesario añadirle una corrección estacional, que elimine los efectos del calendario. Así, en términos desestacionalizados, el desempleo se ha situado en 3.690.254 personas en , lo que, lejos de una disminución -de casi 25.000- en el número de parados, arroja un saldo de 88.594 desempleados más que en el mes de abril. Si bien es cierto, que el crecimiento es menor que en el resto de la serie, la corrección estacional tiene en cuenta situaciones coyunturales -como las vacaciones del puente de mayo- o cambios de ciclo -el inicio de la temporada turística- que podrían camuflar el comportamiento del mercado laboral y permite una mejor comparación intermensual.

Por su parte, hecha la misma precisión, el número de afiliados a la Seguridad Social -en lugar de ganar 69.304 ocupados- descendió en 30.000 cotizantes de un mes a otro.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.