El 60% de las paradas que crían solas a sus hijos lleva más de un año en situación de desempleo, según Adecco. La mayoría de familias monoparentales tiene al frente a una mujer: el mercado las discrimina.


El mercado laboral se ha transformado. Las estructuras familiares, también. Un ejemplo es la familia monoparental, es decir, compuesta por un único progenitor y uno o varios hijos: si en España había poco más de 300.000 en el 2002, en el 2011 se acercaban a 550.000, según el Instituto de la Mujer. El aumento de divorcios, inmigración y madres solteras son algunas de las causas. Casi el 90% de este tipo de familias están encabezadas por mujeres que, además de cuidar a sus hijos en solitario, se enfrentan a otro gran reto: encontrar un empleo con el que mantenerlos.

Según un informe de la Fundación Adecco, una de cada cuatro mujeres con familias monoparentales está desempleada, en su mayoría por haber sufrido despidos individuales o colectivos, aunque casi un 19% no trabajaba antes y se ha visto obligada a buscar empleo al no contar con el apoyo económico de su pareja. Entre las que están en paro, un 60,5% lleva más de un año en esta situación. “Sufren una gran discriminación laboral porque la empresa cree erróneamente que trabajadoras que cuidan solas de sus hijos generarán más absentismo –denuncia Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco–: la realidad es que su motivación por el trabajo es mucho mayor que la media porque tienen bocas que alimentar”.

Ante la urgencia por obtener ingresos para mantener a su familia, las desempleadas con familias monoparentales son flexibles: el 76,6% estaría dispuesta a cambiar de ciudad para trabajar y un 95% aceptaría un puesto de cualificación inferior a su formación. Entre las que sí trabajan, el principal problema es la conciliación: quizá por eso un 58% trabaja a jornada parcial, aunque una de cada tres trabaja a media jornada porque no encuentra un empleo a tiempo completo. La mayoría trabaja en el sector servicios. “Desde la Fundación Adecco animamos a las empresas a contratar a este tipo de candidatas para puestos para los que tradicionalmente preferían a jóvenes que estaban sobrecualificados y acababan generando una alta rotación: por ejemplo, para puestos de camareras de piso en hoteles”, explica Mesonero.


“Soy flexible, necesito trabajar”

Isabel Juanino, economista, lleva un año en paro

Isabel Juanino tiene 48 años y está divorciada desde hace 10. Esta economista, madre de dos estudiantes de 16 y 21 años, lleva un año en paro, después de que la empresa donde trabajaba como responsable de compras entrase en concurso de acreedores. “Trabajar criando sola a dos hijos es duro, pero mientras tenía empleo podía con todo porque soy fuerte”, explica orgullosa. Desde que perdió su empleo ha hecho algunas entrevistas y no se siente especialmente discriminada por su situación, pero “en los últimos meses apenas aparecen ofertas de empleo”. No quiere agotar la prestación por desempleo, por lo que aceptaría trabajos por debajo de su cualificación: por ejemplo, de administrativa. “Con dos hijos en edad de estudiar y sin ingresos, necesito trabajar”, reconoce.


“No puedo permitirme cobrar menos”

Montse Matamoros, comercial en activo

Montse Matamoros, de 43 años, es madre soltera de un bebé de 8 meses. Su trabajo de comercial, a tiempo completo y con jornada partida, le hace pasar fuera de casa hasta 12 horas diarias. “No me puedo permitir pedir reducción de jornada porque si me redujeran el sueldo, yo sola no podría afrontar la hipoteca y los gastos del piso y del niño –explica–. Y por las características de mi trabajo, es difícil hacer jornada intensiva o teletrabajo”. Aun así, se considera una privilegiada, ya que desde el nacimiento del bebé cuenta con el apoyo de su hermana y su madre, viuda desde hace pocos meses, que viven en su casa y le ayudan a cuidar al pequeño. “No sé qué haría sin ellas –reconoce con gratitud–, porque creo que no podría pagarme una guardería y no sé cómo sacaría adelante a mi hijo”.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.