B. J. Fogg, director del Persuasive Technology Lab de la Universidad de Stanford, es uno de esos personajes en la sombra que impulsan los cambios en el mundo de las nuevas tecnologías. Ha participado en ExpoManagement 2012, que tuvo lugar en Madrid a finales de mayo.

Sus clases se han convertido en un punto de partida para muchas de las herramientas que se utilizan actualmente en Facebook o oara aplicaciones tan exitosas como Instagram, la red social de fotografías que triunfa entre los usuarios de smartphones.

Fogg, que participó en ExpoManagement 2012 que tuvo lugar en Madrid y que habló con EXPANSIÓN sobre el presente y el futuro de las nuevas tecnologías, está especializado en la investigación de dos campos: la captología –estudio de los ordenadores como tecnología de persuasión–, así como la persuasión interpersonal de masas. "Gracias a los avances tecnológicos actuales tenemos el potencial de llegar a millones de personas, algo que no ha sido posible hasta ahora. Hemos alcanzado un punto en el que es posible influenciar o cambiar el comportamiento de miles de personas desde casa", explica Fogg entusiasmado.

"Hubo una época en la que sólo los gobiernos, las multinacionales o las marcas de mucho éxito eran las únicas que podían influir a nivel nacional o internacional. Eso ha cambiado radicalmente. Ahora, millones de personas tienen la capacidad y las herramientas para hacerse oír, cambiar las cosas –en el buen sentido– y al resto de ciudadanos del mundo", añade.

Admirador del trabajo de persuasión realizado por redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, Fogg resume su éxito mediante tres argumentos: la simplicidad, la flexibilidad y la capacidad de crear nuevas costumbres. En su opinión, "Facebook ha cambiado nuestra manera de interactuar. Es la mejor tecnología de persuasión que existe actualmente. Entrar en esta red social se ha convertido en una costumbre diaria para millones de personas. Si una empresa consigue esto, puede seguir ampliando este tipo de hábito hasta el infinito, a base de nuevas aplicaciones y herramientas".

Otra de las razones de éxito de Facebook es, a su entender, el hecho de volver a ella dos, tres o cuatro veces. De esta manera, la red social se ha posicionado como un medio de transferencia para todo tipo de informaciones, ya sean fotos, enlaces, etc. "Una de las grandes ideas de Facebook son las notificaciones que envían cada vez que se menciona el nombre de los usuarios. De esta manera, consiguen que muchos millones de personas se mantengan enganchadas –logeadas– durante todo el día", resume.

Por otro lado, y para explicar los otros argumentos avanzados, Fogg toma el ejemplo de otras exitosas plataformas como Twitter o Instagram. "Estas dos redes sociales han triunfado porque permiten compartir opiniones o fotografías de una manera muy simple y flexible. Al fin y al cabo, las ideas más simples son las que pueden cambiar los comportamientos y las conductas. En resumen: la simplicidad es éxito".


Los límites y el futuro

Pero, ¿existe algún límite a la persuasión interpersonal de masas? Según explica el director del Persuasive Technology Lab de la Universidad de Stanford, el único límite es el tiempo. "Actualmente, tenemos un acceso a la información casi ilimitado, sin embargo nuestra capacidad de asimilación y atención es finito. Procesar demasiados mensajes persuasivos es el único límite de estas nuevas herramientas de comunicación".

Mientras habla de los triunfadores del momento, el profesor de Stanford no deja de pensar en lo que está por llegar y da un consejo a los emprendedores españoles que están creando actualmente aplicaciones y software nuevo: "Que no intenten crear un nuevo Facebook. Eso sucedió en un momento específico y en una época específica. El éxito no se va repetir. Sin embargo, lo que sí pueden hacer es utilizar esta red social como medio de distribución de esas ideas y así alcanzar a millones de personas".

En cuanto a las futuras herramientas de persuasión, la gran apuesta de Fogg son los smartphones. "Los teléfonos inteligentes van a ser más inteligentes aún en un futuro. Pronto aplicarán patrones psicológicos, lo que les permitirán ser capaces de anticiparse a las necesidades de los usuarios. El smartphone es actualmente un payaso que sirve para entretenernos, pero pronto pasará a ser el equivalente de un concièrge del mejor hotel de cinco estrellas del mundo", concluye el investigador.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.