El Gobierno de EEUU anuncia nuevas normas sobre los salarios máximos para ejecutivos. Los accionistas y la Comisión del Mercado de Valores controlarán las pagas en empresas salvadas con dinero público.

El Gobierno de EEUU anunció hoy nuevas normas sobre los salarios máximos para ejecutivos, por las cuales los accionistas y la Comisión del Mercado de Valores desempeñarán un papel a la hora de decidir esas pagas. Las normas se aplicarán a los principales ejecutivos en cada una de las empresas que han recibido miles de millones de dólares en ayuda del Estado para sobrevivir durante la crisis económica actual, indicó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, en un comunicado.

Según Geithner, el Gobierno propondrá que el Congreso apruebe legislación que obligue a que los comités que determinan los salarios y bonificaciones de los directivos sean independientes de la administración de la empresa. Asimismo, pedirá también legislación que conceda a la Comisión de Valores la autoridad para requerir que los accionistas puedan tener un voto no vinculante en sus asambleas anuales sobre los salarios de los ejecutivos.

Según la prensa estadounidense Geithner tiene previsto crear la figura de un "director de compensaciones", que se encargará de controlar las remuneraciones de los ejecutivos.

En su comunicado, Geithner no dio a conocer la identidad de este funcionario, aunque la prensa de EEUU afirma que el cargo recaerá en el abogado Kenneth Feinberg, quien desde el Departamento del Tesoro supervisó el fondo de compensación para las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Feinberg podrá rechazar planes que incluyan, a su juicio, compensaciones excesivas a los directivos de empresas que hayan aceptado fondos dentro del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares aprobado el año pasado. No habrá un límite genérico

Las nuevas medidas representan un abandono de los planes iniciales del Gobierno del presidente Barack Obama, que tras el escándalo de las bonificaciones a los directivos de AIG anunció que limitaría a medio millón de dólares las compensaciones a los ejecutivos de empresas que reciben ayuda estatal.

Al parecer, la Casa Blanca ha concluido que esa medida sería demasiado difícil de imponer para las empresas financieras que intentaran competir con las compañías que no reciben esa ayuda estatal y que pueden ofrecer a sus ejecutivos salarios mucho más altos.

No obstante, al anunciar hoy las medidas, Geithner insistió hoy en que las remuneraciones a los ejecutivos fueron "una práctica que contribuyó" a la crisis financiera actual.

Según el secretario del Tesoro, "las compañías deberían remunerar a sus altos directivos en modos que se correspondan estrechamente con el valor a largo plazo y la solidez de la empresa".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.