Por si no fuese ya suficientemente descorazonador para los millones de parados que buscan empleo tener que patear todos los días las calles de sus ciudades en busca de una oportunidad, cada vez son más las empresas que cuelgan en sus accesos de forma ostentosa carteles con el siguiente mensaje: "No se recogen curriculum".

El recrudecimiento de la crisis ha dejado las plantillas de las compañías en mínimos y, como es lógico, cada vez son más los demandantes de un puesto de trabajo que se acercan a dejar sus datos para futuros procesos de selección de personal. "Son tantos que necesitaríamos a una persona dedicada en exclusiva a atenderles y en estos momentos no podemos dejar de atender nuestro trabajo para recoger sus curriculum", explica un responsable de una pequeña empresa en uno de los principales polígonos industriales de la corona metropolitana de Madrid.

Otras compañías que solían repartir solicitudes para que los interesados en trabajar en sus centros indicasen en ellas sus datos personales y profesionales también han dejado de facilitar esos impresos ante la avalancha de curriculum que tienen ya archivados. Tampoco es buen momento para los comerciales de empresas como las operadoras de telecomunicaciones que se dedican a informar de sus ofertas para autónomos y PYMES en campañas puerta a puerta. Es bastante frecuente en las zonas industriales ver carteles de: "NO se atenderá a comerciales de empresas de telecomunicaciones ni a ETT (empresas de trabajo temporal)". Toca agudizar el ingenio todavía más.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.