Generalmente se dice que cuatro ojos ven más que dos y que dos mentes piensan más que una. Sin embargo, dependiendo de cómo se mire y cómo se piense, tales afirmaciones pueden ser erróneas y conducir a graves equivocaciones. El 'groupthinking', o pensamiento grupal, es una herramienta de cohesión interna pero puede hacer disminuir la eficacia mental individual y puede derivar en una mala toma de decisiones por parte de un equipo.

Resumen:

La historia empresarial y política está repleta de ilustres desatinos decisorios, gravemente erróneos y costosos, producidos en consejos y gabinetes integrados por dirigentes altamente capacitados. Asimismo en nuestra vida cotidiana solemos embarcarnos con frecuencia en proyectos grupales que no deseamos o que no nos parecen bien orientados. Tanto en uno como en otro caso, tras el fiasco, surge la pregunta ¿cómo pude no ver el error? Y lo que resulta más sorprendente: en estas situaciones, y a posteriori, nos venimos a dar cuenta de que adoptamos decisiones y pautas de acción grupal con las que no estábamos de acuerdo. Además suele ocurrir que nos acabamos enterando de que otros tampoco lo estaban. Sin embargo, durante el proceso colectivo de debate y decisión todos asentimos hacer lo que hicimos. ¿Por qué ocurre esto?

Publicado en el número 264 de la revista, de abril de 2012.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.