Según un estudio, en Israel las mujeres atractivas están en desventaja en la búsqueda de empleo porque suscitan envidia entre las responsables de selección (un 93% son mujeres). En cambio en Asia ser guapa es un punto a favor, ya que la mayoría de directores de RH son hombres. En España no está claro si la imagen influye en la selección, pero lo que sí que está demostrado es que ellas siguen cobrando menos.

"¿Se contrata más a la gente guapa?". Con esta pregunta, dos investigadores israelíes han puesto en marcha un estudio difundido por la revista 'The Economist', en el que demuestran que si eres una persona atractiva poner la foto en tu currículo no siempre sale rentable.

Durante su investigación, los académicos Bradley Ruffle, de la Ben-Gurion University, y Ze'ev Shtudiner, de el Ariel University Centre, enviaron solicitudes falsas a más de 2.500 puestos de trabajo en Israel. Todas las aplicaciones tenían los mismos méritos laborales, pero la mitad de ellas incluía fotos y la otra no.

Así pudieron comprobar que los hombres atractivos eran más propensos a ser llamados a una entrevista de trabajo; sin embargo, para ellas, ser guapas se convertía en una clara desventaja. Esto se debe a que el 93% de las personas encargadas de decidir a quién se entrevista en Israel son mujeres. "La vieja y tradicional envidia", concluyeron los académicos.


El atractivo, a debate

Es importante hacer esa precisión sobre la realidad de Israel, comenta el profesor Álvaro Hidalgo Vega, de la Universidad de Castilla-La Mancha, "pues los resultados dependen mucho del sector y del tipo cultural de belleza. Si se contrastó que eran mujeres quienes examinaban, entonces el resultado no me parece descabellado".

En efecto, la investigación de Bradley Ruffle y Ze'ev Shtudiner en Israel, demostró que las mujeres que trabajan en Recursos Humanos eran especialmente celosas. Eran jóvenes (un promedio de 29 años) y solteras (67%), características que las hacian reaccionar con más rechazo a las competidoras guapas.

Por ejemplo, añade Hidalgo, "en Asia, ser atractiva es muy importante para ellas, ya que la mayoría de los directores de Recursos Humanos son hombres".

Otra investigación, realizada por la Universidad de Colorado School Denver Business hace dos años, concluyó que las mujeres guapas tenían ciertos campos limitados. Estaban en clara desventaja cuando solicitaban puestos de trabajo reservados a los hombres, como director de finanzas, gerente de investigación o ingeniero mecánico.

"En estas profesiones el ser atractivo es muy perjudicial para las aspirantes", comentó la principal investigadora, Stefanie Johnson. "En cualquier otro tipo de trabajo, las mujeres guapas eran las preferidas. Esto no fue el caso de los hombres, lo que demuestra que todavía hay un doble rasero cuando se trata de género".


El "doble rasero" de España

Ese "doble rasero" también persiste en España. En el estudio 'La discriminación laboral de la mujer: una década a examen' (pdf), que el doctor Hidalgo dirigió y fue publicado por el Instituto de la Mujer, se identificaron los sectores laborales donde las mujeres son mayoría. Entre ellos, la industria de confección y peletería; los servicios personales, sociales y domésticos; las actividades sanitarias y la enseñanza. "Pero no existen datos específicos sobre el área de recursos humanos", explica.

No es seguro si en España la belleza femenina influye en el acceso a entrevistas laborales. Lo que sí está claro, es que las mujeres cobran menos: según la última encuesta de Eurostat, los hombres ganan 16,1% más que sus compañeras.

Y no sólo el sexo afecta a los salarios españoles. "Está contrastado que en igualdad de características, la gente alta tiene mejores salarios. Y lo mismo ocurre con la gente sin sobrepeso". Es lo que se conoce, desde los años 90, como 'beauty capital'", comenta el profesor Hidalgo.

En cualquier caso, los españoles prefieren incluir su fotografía en el CV. Como explica la directora de selección de Adecco Andalucia, Rocía Cardona, el 80% de los currículum que reciben en esa empresa, incluyen un retrato. "En profesiones relacionadas con el diseño, casi el 100%. Y sin embargo, en el sector industrial rara vez se adjunta", dice Cardona.


Un mercado desigual

La discriminación hacia las mujeres también afecta a los puestos directivos. De acuerdo con la información de la consultora Russell Reynolds Associates -especializada en la búsqueda de ejecutivos- sólo el 13% de los consejeros es mujer. En las empresas del Ibex 35 sólo hay una presidenta y una consejera delegada.

Sin embargo, este tipo de nombramientos evoluciona a favor de las mujeres, un hecho que coincide con la Ley de Igualdad que el gobierno socialista impulsó durante su primera legislatura, que pretendía que la paridad llegara a los consejos de administración de las empresas. Y así lo confirman las cifras de Russel Reynolds: mientras en el año 2000 el personal femenino contratado fue un 8% del total, en el 2005 esa cifra ascendía al 12%. La última, de 2011, registró un 20% de contrataciones.

En materia de desempleo, la crisis tampoco ayuda y golpea más fuerte sobre las mujeres: en marzo, el 23,2% de mujeres estaba en el paro, frente al 22,4% de los hombres. Del total de 17.807.500 ocupados en España, según la última Encuesta de Población Activa, 9.805.600 corresponde a los varones, mientras que sólo hay 8.001.900 de ocupadas en el país.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.