El renovado atractivo del empleo en el sector público de EEUU, causado por la crisis y el empuje del nuevo presidente, cambia estereotipos. Hay demanda de unos puestos que antes solían verse como de poco trabajo y para personas sin ganas de mucho ajetreo.

Tras el estrépito económico, las personas en busca de empleo hacen cola para optar al nuevo camino profesional de moda en Estados Unidos: el sector público. El trabajo para el gobierno tiene un atractivo renovado: no está contaminado por escándalos y hay poco riesgo de despidos.

Durante los años 90, los trabajos más deseados estaban en las compañías tecnológicas, donde los trabajadores podían beber café mientras se inventaban el futuro. A principios del siglo XXI, todo el mundo quería trabajar en los mundos inmobiliario y financiero.

La combinación de un joven y enérgico presidente y un sentimiento extendido de que la nación está descarriada, está conduciendo a aquellos que buscan su oportunidad para entrar en la Administración Pública. Los graves escándalos en el sector privado conllevan que haya pocos ejemplos brillantes de líderes corporativos que inspiren a los jóvenes licenciados. Y, quizá lo más importante, el gobierno ofrece retribución estable, seguridad laboral y buenos paquetes de compensación.

“Trabajar para el gobierno, particularmente para la ciudad de Nueva York, es uno de los mejores trabajos que puedes conseguir,” explica Stephen Viscusi, Consultor de selección ejecutiva y autor de Bulletproof Your Job (“Blinda tu trabajo”). “No solamente resulta interesante, sino que los funcionarios que trabajan para la ciudad tienen la mejor oferta de compensación y beneficios que haya visto nunca.”

El nuevo atractivo del trabajo gubernamental cambia estereotipos que había en las mentes de muchos. Ahora, los mejores y más brillantes licenciados buscan unos empleos que antes solían verse como puestos de poco trabajo para personas sin ganas de mucho ajetreo.

El temido parón en las contrataciones

Dean Van Tasell, de 27 años, creía que tener un MBA le pondría en posición de conseguir un puesto en un banco de inversión cuando empezó sus estudios en 2007. Tras terminar, hace unos cinco meses, se encontró con un montón de cartas donde rechazaban su solicitud de empleo por la “congelación en las contrataciones”.

Van Tassel optó por el Plan B, o quizá tendríamos que hablar más de Plan Z: una opción que solamente había cruzado vagamente por su mente antes de la recesión. Ahora está haciendo entrevistas para un trabajo en la Administración con un salario anual de 50.000 dólares, a pesar de que el salario será inferior a su objetivo original y de que el trabajo no será exactamente el que esperaba realizar. “Nadie está contratando para trabajos con salarios de 80.000 dólares y los bancos de inversión buscarán las competencias que adquieras en el sector público.”

El número de residentes de Nueva York que trabajan para los gobiernos federal, estatal y local ha pasado de 554.400 en 2004 a 563.600 en 2008, según las estadísticas oficiales.

Las personas que buscan empleo prestan atención a los planes del gobierno federal previos a la recesión de reemplazar a un gran número de trabajadores próximos a la jubilación. También van detrás del paquete de estímulo federal, que se espera que añada nuevos puestos de trabajo por toda la nación durante 2009.

Las empresas especializadas en gestión de carreras están informando de un salto en el número de personas interesadas en trabajos públicos. Waffles Natusch, Presidente del Barreto Group, una de dichas firmas especializadas, estima que el 25% de sus clientes en la ciudad de Nueva York –y en el resto del país- están interesados en trabajar para el sector público. “El año pasado, no creo que ese porcentaje llegara ni al 5%,” explica.

The Mergis Group, una agencia de colocación de profesionales, ha tenido muchas peticiones de personas que pretenden aportar sus competencias financieras y de control contable al sector público, dice Joe Pitino, su Director de Prácticas. “Esos candidatos han lanzado una red mucho más amplia que la de un solo sector,” afirma.

Technisource, una firma de reclutamiento y soluciones en nuevas tecnologías, ha visto un aumento en las solicitudes de personas que quieren unirse a proyectos federales en innovación tecnológica, energía, medio ambiente y educación, dice Tom Roach, su Director de Gestión Regional. “Las noticias relacionadas con los paquetes de estímulo gubernamental en varios sectores está despertando el interés,” explica.

Aquellos que investigan sobre esta opción se encuentran con buenas noticias con respecto al salario. Los días en que los funcionarios sacrificaban un mejor salario por seguridad laboral han pasado. Para la mayoría, los trabajos en la Administración están tan bien pagados como en el sector privado.

El salario medio para un profesional o un directivo del gobierno federal estadounidense fue de 65.463 dólares anuales en 2007, con muchos puestos para abogados u otros profesionales con retribuciones superiores a los 100.000 dólares, según las estadísticas oficiales.

Los trabajadores del Estado y del Ayuntamiento de Nueva York tienden a ganar menos. De media ganaron unos 59.255 dólares en 2008, sin contar las horas extra.

Los funcionarios mejor pagados no llegan a los niveles de los directivos mejor pagados del sector privado, pero esa diferencia se diluye en el actual contexto económico. Van Tassel nunca recibirá una bonificación de un millón de dólares de parte del Tío Sam, pero las oportunidades de que eso ocurra en el sector privado también menguan con rapidez.

La mayoría de los que migran desde el sector privado buscan oportunidades atractivas para su carrera más que oportunidades para devolver lo que la sociedad les ha dado, opinan los expertos en servicios de desarrollo profesional. “No hemos visto tampoco una oleada de personas con ganas de echar una mano,” afirma Natusch.

Por supuesto, aún hay legiones de trabajadores jóvenes e idealistas buscando oportunidades de ser de ayuda desde el sector público, sobretodo desde que el trabajo en las organizaciones sin ánimo de lucro va a la baja.

Dentro de la Columbia University School of Social Work, “existe un aumento palpable del interés por el sector público entre los estudiantes”, explica su Decana Jeannette Takamura, quien atribuye dicho incremento a factores como el entusiasmo por las políticas de la Administración Obama, un renovado aprecio por el servicio público y el descontento con los líderes de la empresa privada.

En la New York’s University’s Wagner School of Public Service, las solicitudes de matrícula han aumentado un 20% este año, dice David Schachter, su Decano Adjunto para Asunto Estudiantiles.

El alcalde inspira

El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg no tiene el atractivo mediático de Barack Obama, pero la voluntad del alcalde para afrontar los intrincados desafíos que suponen la mayor ciudad y el mayor distrito escolar del país también resulta inspiradora.

Esto es bien cierto para Erin Prince, de 27 años, que gestionaba eventos para el Carnegie Hall antes de convertirse en estudiante a tiempo completo de la Wagner School en 2007.

Ella cogió interés en el tema durante la beca de investigación que desarrolló el verano pasado con los Education Pioneers (“Pioneros en Educación”), una organización que trabaja con el Departamento de Educación de Nueva York. Impresionada por el impacto de la política de Bloomberg en las escuelas públicas, ya ha hecho entrevistas para un montón de trabajos en el Ayuntamiento. También está pensando en mudarse a Washington si se materializa la oportunidad adecuada –y poder competir así con los demócratas que se están reuniendo en la capital federal. “Lo más duro es que soy republicana,” afirma. “Y el Gobierno está contratando a un montón de demócratas.”

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/section/09/feature/26/48/40/index.html

* Pofeldt, Elaine. “Government Work: No Longer the Job of Last Resort”. Workforce Management Online, Junio 2009. (Artículo consultado on line: 15/06/2009)

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.