Un juez de California investiga supuestos pactos empresariales entre Google y Apple para no ofrecer empleo a trabajadores de la competencia, por considerarlo un tipo de conducta monopolista. Una de las pruebas de la demanda es un correo electrónico del 2007 de Steve Jobs al líder de Google, Eric Scmidt, pidiéndole que su departamento de RH "desista de intentar fichajes." En la demanda también están involucradas otras compañías como Pixar, Intel, LucasFilm, Adobe o Intuit.

El tema viene de lejos, pero ahora una juez de California ha solicitado formalmente que Google, Apple y otras cinco compañías presenten sus alegaciones ante la acusación de que pactaron no robarse empleados cualificados y desistir de ofrecer empleo a ingenieros o trabajadores de la competencia.

La supuesta existencia de este tipo de pactos empresariales lo evidencia un correo de Steve Jobs, cuando era patrón de Apple, a su colega de Google, Eric Schmidt. El mensaje recogido por Reuters, data de 2007 y en el mismo Jobs comenta a Schmidt que estaría muy complacido “si tu departamento de recuros humanos desiste de intentar fichajes”. Schmidt reaccionó remitiendo un mensaje a personas no identificadas del citado departamento en el que se afirmaba que la empresa tenía una política de no reclutar personal de Apple y exige que se paralicen este tipo de ofertas y que se le remita un informe de lo sucedido ya que necesita dar una respuesta a Apple. La consecuencia de ello fue el despido de quien hizo la oferta y un comunicado interno del responsable del área asegurando que se trató de “un incidente aislado”. El remitente ruega que se hagan llegar las disculpas a Apple.

Esta pieza figura en la demanda contra las citadas compañías, además de Pixar, Intel, LucasFilm, Adobe e Intuit por mantener este tipo de prácticas que entrarían en un tipo de conductas monopolistas.

En otro correo, dirigido a Steve Jobs, por el patrón de Palm, éste subraya que la proposición de pactar que una compañía no intente fichar empleados de la otra “no únicamente es equivocada, probablemente es ilegal”.

En 2009, el departamento de Justicia abrió una investigación, que no prosperó, sobre este tipo de prácticas, y un año después, un antiguo empleado de LucasFilm acusó a esta empresa, a Apple, Google, Adobe Systems, Intel y otras compañías de tecnología de violar las leyes antimonopolio por conspirar para fijar la retribución de sus empleados y acordar no robárselos mútuamente con ofertas de trabajo más atractivas. La demanda es colectiva y permite que terceras personas se sumen a ella. En la misma se acusa a las citadas compañías de establecer acuerdos entre ellas "para eliminar la competencia por mano de obra calificada". El promotor de la demanda afirma que es "decepcionante que, mientras estábamos trabajando duro para hacer productos excelentes que dieron enormes beneficios para LucasFilm, los altos ejecutivos de la empresa llegaban a acuerdos con otras empresas para eliminar la competencia". El demandante sitúa los hechos entre enero de 2005 y enero de 2010. Según sus cálculos, estos acuerdos han permitido evitar subidas de sueldo de entre el 10 y el 15%.

Una de las compañías que no está denunciada es Facebook, cuya política de reclutamiento obligó a Google a subir las remuneraciones de sus empleados, particularmente los más proclives a poder recibir una oferta de la red social.

Twitter, por su parte, ha optado por emitir un vídeo juguetón y simpático para animar a trabajar en la empresa.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.