Las estimaciones indican que en el segundo trimestre se perdieron 200.000 puestos de trabajo. Pese a todo, se trata de cuatro veces menos que el trimestre anterior. No obstente, la inquietud continua ante la posible subida del desempleo tras el verano.

La economía española ha seguido destruyendo empleo en el segundo trimestre del año, como pondrá de manifiesto la Encuesta de Población Activa (EPA) que el INE hará pública el próximo 24 de julio. Pero, de acuerdo con los datos adelantados, los expertos pronostican que la pérdida de empleos se está moderando: unos 200.000 en el segundo trimestre, cuatro veces menos que en el trimestre anterior.

Con ello, el número total de parados se acercaría a los 4,2 millones y la tasa de desempleo superaría la barrera del 17,5%, la más elevada en los últimos once años.

A pesar de su envergadura, las cifras se comparan muy favorablemente con lo que sucedió en el primer trimestre, cuando todos los días desaparecían de media 8.920 puestos de trabajo. La destrucción de empleo en el segundo trimestre ha sido inferior a los 2.000 empleos diarios. Es decir, cuatro veces menos.

Como explica ÁngelLaborda, director de estudios de Funcas, "la situación económica se asemeja a un paracaidista que se lanza del avión y durante los tres primeros minutos no se le abre el paracaídas. La caída es brutal y la amenaza es estrellarse contra el suelo. Lo que ha pasado en el segundo trimestre es que se ha abierto el paracaídas. Seguimos bajando y se sigue destruyendo empleo neto, pero ya tenemos la seguridad de que no nos vamos a estrellar, aunque no tenemos ni idea del tiempo que tardaremos en tocar suelo ni sabemos sobre qué vamos a caer, sobre un árbol o un campo de flores". Pero lo que no podemos olvidar es que el número total de parados, según la EPA, que es la estadística homologada con Europa, se va a situar en torno a 4,2 millones, la cifra más alta registrada nunca por la economía española.

La pregunta que se hacen la mayor parte de los expertos es si se van a superar los 5 millones de desempleados este año. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, es rotunda: "Este año no se romperá la barrera psicológica de los 5 millones". Se trata de la nueva frontera marcada por el Ejecutivo. Los expertos están divididos, pero la mayoría empieza a pensar que efectivamente no se superarán en el 2009 aunque es probable que nos acerquemos mucho en el último trimestre e incluso que se puedan superar en el 2010. Hay que recordar que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, rechazó el 11 de abril en el Parlamento la posibilidad de superar los 4 millones. La realidad se encargó de desmentirle unos días después.

La gran preocupación es si el paro volverá a dispararse tras el verano

Todos los economistas aceptan que el plan de choque aprobado por el Gobierno hace unos meses, fundamentalmente el fondo de inversión local (Plan E), está permitiendo reactivar sectores en crisis como la construcción, que lleva dos meses consecutivos creando empleo. También coinciden en que el mayor ajuste laboral en este sector ya se ha producido. Otro factor que está influyendo es la creación de empleo en el sector servicios a causa del tirón de la temporada turística, aunque no será tan intenso como en el ciclo expansivo. La llegada de turistas en el segundo trimestre ha caído un 12% y se teme que lo mismo suceda en verano.

La mayoría de los expertos consultados cree que las empresas "se han pasado de frenada". Es decir, que han reducido las plantillas excesivamente ante una exacerbación del pesimismo. El ajuste laboral se sigue realizando mediante la no renovación de los contratos temporales cuando finalizan. La segunda herramienta son los expedientes de regulación de empleo temporales, sobre todo en las grandes empresas.

Para el director general del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, la clave va a estar en lo que suceda entre septiembre y diciembre. En el cuarto trimestre va a acelerarse la destrucción de empleo porque habrán desaparecido los elementos estacionales y habrán finalizado los planes públicos de estímulo.

Las cifras objetivas son las siguientes. En el primer trimestre el número de afiliados a la Seguridad Social cayó de media en 473.200 personas, lo que supuso batir todos los récords registrados. Sin embargo, en el segundo trimestre la situación ha cambiado. De abril a junio el número de afiliados se ha incrementado en 39.864, con lo que la cifra total de cotizantes se ha situado en 18,098 millones, un nivel parecido al de junio del 2005. Pero en los últimos doce meses, de junio del 2008 a junio del 2009, el número de cotizantes ha disminuido en 1,260 millones.

Según la oposición, esta evolución se debe a razones estacionales, como afirma Jaime García Legaz, diputado del PP. Por tanto, volverá a empeorar. El elemento más fiable para los expertos es la evolución del número de afiliados a la Seguridad Social desestacionalizada. La ventaja de este indicador es que es más fiable para medir la tendencia y para comparar meses consecutivos mediante la variación proporcional. Entre abril y junio, el número de afiliados cayó en 149.150 en cifras desestacionalizadas. A esta cifra hay que sumar el aumento de la población activa, que se incrementará en torno a las 35.000 personas - sobre todo con mujeres e inmigrantes-si se mantiene la pauta del trimestre anterior. Esto hace que la destrucción neta de empleo se sitúe en 185.000 entre abril y junio, aunque es una cifra estimativa que tendrá que confirmar el INE.

La incógnita está en la evolución de la población activa, ya que la entrada de inmigrantes ha ido disminuyendo a una enorme velocidad, aunque sigue siendo positiva. Sin embargo, se está acelerando la incorporación de las mujeres al mercado laboral.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.