La decisión de trasladar los festivos a principio o final de semana, con la que se ganarán 4 días en 2012, ayudará mejorar la productividad y la competitividad, según la patronal CEOE. Pero los sindicatos advierten que puede ser muy negativo para la industria turística y los comercios.

La mejora de la productividad es la razón fundamental que llevará a Mariano Rajoy a trasladar los festivos al inicio o al final de semana y terminar así con los puentes. En 2012 se ganarán cuatro días más y la industria generará 2.000 millones de euros, es decir, el PIB aumentará dos décimas para el próximo año.

La propuesta fue presentada hace dos meses por la CEOE y Cepyme de cara a las elecciones generales. El objetivo era ofrecer a los partidos una receta para salir de la crisis y ahora la iniciativa ha sido recogida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Abordaremos los costes que para nuestra economía suponen los puentes, de manera que se trasladarán las fiestas al lunes más cercano, con la excepción de aquellas fiestas de mayor arraigo social", señaló Rajoy en el debate de investidura.

La iniciativa es considerada por la patronal como una medida que ayudaría a mejorar la productividad y la competitividad de las empresas. De hecho, el presidente de Cepyme, Jesús Terciado, cree que puede ser una buena manera de renovar e innovar. Además, la decisión, que lleva varios años estudiándose en el seno de la patronal, permitirá poner fin a los problemas que supone el arranque y parada de la producción como consecuencia de los festivos entre semana.

Sin embargo, los sindicatos no se muestran tan convencidos con la propuesta y la califican de barbaridad para la industria turística española y los comercios. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, señaló que España es el único país de la UE que dispone de una jornada laboral anualizada y que "con los puentes no se pierden jornadas ni horas de trabajo; incluso pueden implicar una ventaja comparativa que debería desarrollarse aún más". Terciado, sin embargo, discrepa sobre la razón esgrimida por los sindicatos del efecto en el turismo y cree que se verá compensado con los fines de semana de tres días.

Así, solo tres de los festivos de 2012 se verán sometidos a un cambio de día. Los afectados serán el 15 de agosto, el 1 de noviembre y el 6 de diciembre que caen en miércoles y jueves, respectivamente. Aunque se ganen tres días, el puente del octavo mes del año apenas influirá, ya que en esa época la producción industrial se encuentra baja mínimos al coincidir con el periodo de vacaciones por excelencia.

Para el conjunto de 2010 la industria contribuyó con 155.191 millones de euros al PIB nacional, lejos de los 666.171 millones que reportó el sector servicios. Aplicando la propuesta de la CEOE y Cepyme en 2012, la industria mejorará en 1.860 millones de euros más, lo que equivale a un incremento del PIB en dos décimas.

Se salvarán de la quema, el 25 de diciembre, el 1 de enero, el 1 de mayo y el Día de la Hispanidad (12 de octubre).


Año bisiesto

Existe la creencia de que en los años bisiestos el PIB aumenta, aunque sea levemente, y 2012 lo es. Analizando los primeros trimestres de los últimos ejercicios bisiestos se puede llegar a la conclusión de que un día más apenas repercute en el PIB. En los últimos cuatro años, solo en 2008 el PIB fue superior al resto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.