Grandes compañías españolas diseñan planes de prevención para frenar los accidentes laborales automovilísticos, que en 2010 ascendieron a más de 65.000. Las bajas por accidentes de tráfico representan casi el 10% del total de accidentes laborales en España. Tomar consciencia de la importancia de la seguridad vial o formarse en conducción segura son algunos de los pilares de estos planes de prevención.

Las empresas españolas han empezado a tomarse muy en serio el concepto de "seguridad vial". El número de accidentes de tráfico que se producen durante la jornada laboral año tras año se ha convertido en un argumento lo suficientemente pesado para empezar a tomar cartas en el asunto. Aunque en los últimos años es cierto que se ha dado un salto espectacular desde la entrada en vigor de la Ley de Riesgos Laborales, hasta hace muy poco la cultura de la prevención olvidaba los traslados al lugar de trabajo y durante la actividad diaria.

Ahora las compañías españolas han empezado a concienciarse de que invertir en prevención (vial) es una forma de ahorrar, teniendo en cuenta que las bajas por accidentes de tráfico representan casi el 10% del total de los accidentes laborales que se producen en España.

De momento, son las grandes empresas, como Uralita, FCC, Mapfre o Correos las que han cambiado definitivamente el chip trazando programas de prevención destinados estrictamente a frenar los siniestros en el trabajo, que en 2010 ascendieron a más de 65.000, según el Instituto Nacional de Salud e Higiene en el Trabajo.

Algo lógico, ya que sus potentes departamentos de recursos humanos les permiten destinar recursos a trabajar la seguridad vial, asegura Agustín Galdón, responsable de Estudios del Instituto de Seguridad Vial Mapfre. Ellas son las que cuentan con presupuestos para financiar herramientas como los canales de información (intranet), la formación a través de la revista de empresa. Ahora el caballo de batalla es involucrar a las más pequeñas, como explica Galdón.

Uralita es una de las empresas españolas que trabaja activamente en la prevención de los accidentes de tráfico de sus colectivos de empleados "críticos, tanto "in itínere" (casa-trabajo y viceversa) como en misión: personal comercial y trabajadores que usan su coche para desplazase por motivos laborales.

La exigencia de unos requisitos mínimos en los coches de renting o alquiler contratados por el Grupo, como son la asistencia en carretera, un plan de mantenimiento o un periodo máximo de renovación son solo algunas de las medidas adoptadas por la compañía.

La formación tanto teórica como práctica es otro de los pilares del Uralita, que no distingue en el tratamiento entre los accidentes viales del resto de accidentes laborales, según explica María Ángeles García, Gerente de Prevención de Riesgos Laborales de la entidad. Algunos de los contenidos desarrollados van dirigidos a formar a sus empleados sobre la importancia de elementos como el airbag o el reposacabezas sí como a enseñar una conducción segura, en circuito de pruebas.

La educación online para todo el personal y de reciclaje periódica para la capacitación de los empleados es otro de los ejes centrales de la prevención. Actualmente el grupo, que cuenta con 3.100 empleados y 34 fábricas en todo el mundo, trabaja en nuevas medidas dirigidas a uno de sus colectivos críticos, los comerciales, para tener un mayor control en temas relacionados como el mantenimiento del vehículo o la ITV, entre otras.

FCC es otra de las compañías que ha diseñado un plan estratégico de seguridad vial para reducir los accidentes de tráfico con baja, que suponen el 4% del total de los accidentes laborales. Una cifra considerable teniendo en cuenta que tiene 20.000 vehículos y una plantilla de 90.000 personas, de los que el 75% trabaja en la vía pública.

Los cuatro ejes sobre lo que pilota este plan son un programa de prevención de riesgos de seguridad vial, uno sanitario, un plan de educación y otro de movilidad. Una estrategia, que además está realizando un control de infracciones y de las sanciones recibidas, que permite no solo un control del gasto sino también tener un patrón de conducta de los trabajadores.

Para reducir los accidentes de tráfico in itínere (10% de los accidentes totales) y en misión, FCC también está revisando las normas internas, especializando a los técnicos de prevención, así como evaluando e investigando los accidentes de tráfico. Está intentando mitigar el riesgo atribuible a las condiciones psicofísicas sanitarias del factor humano, a través de la revista interna, y está potenciando la educación vial de sus empleados gracias a la formación online, la conducción acompañada y la formación monográfica.

Correos ha conseguido reducir en 2010 un 21% los accidentes de tráfico entre sus empleados, que ascienden a 60.000 personas, gracias a la potenciación de medidas preventivas. Han proporcionado formación específica a los trabajadores de reparto a pie, moto o con vehículo e impartido cursos de conducción segura. A los moteros les han recordado la importancia del casco, guantes, botas, cubre pantalón, chaleco y chaquetón de alta visibilidad , lo que ha ayudado a rebajar los siniestros.

La firma postal cuenta con un protocolo específico de vigilancia de la salud para todos sus conductores y de seguridad en la carga de reparto en moto y furgoneta, también selecciona y compra vehículos que cuentan con todas las medidas de seguridad y cuenta con empresas que se encargan del mantenimiento preventivo de su flota.

 


Los fatídicos lunes a primera hora

No está estudiada la razón, pero los lunes a primera hora, cuando el trabajador se dirige a su puesto de trabajo, son los días donde se concentran la mayoría de los accidentes de tráfico, según han señalado en Mapfre. Una compañía donde el 50% de sus bajas laborales obedece a accidentes laborales de tráfico. Los esguinces y subluxaciones en la columna vertebral y el cuello son las lesiones más habituales de los accidentes de tráfico cuyas principales causas son el incumplimiento de la normativa, las distracciones, el exceso de velocidad y la falta de utilización de los retrovisores e intermitentes, según el servicio de prevención de la compañía.

Programas de formación e información a los empleados, autocares de empresa que conectan diferentes centros de trabajo situados en la periferia con el centro de Madrid así como la realización son dos de las medidas que la entidad ha puesto en marcha para prevenir este tipo de accidentes, según ha señalado Elena Sanz, subdirectora general de recursos humanos de Mapfre.

Asimismo, la entidad también esta promoviendo campañas para que los empleados compartan el vehículo particular para trasladarse al trabajo, así como la potenciación de las reuniones de los empleados por vídeo conferencia para reducir los desplazamientos.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.