La personalidad influye activamente en la carrera profesional de cada uno, y puede limitar o generar oportunidades para triunfar en determinados empleos. Un psicólogo ha elaborado una clasificación de seis prototipos de personalidad y los tipos de trabajo más adecuados para cada uno, pero hay que tener en cuenta que no siempre tenemos la misma personalidad en nuestra vida cotidiana y en el trabajo.

A los tímidos les da pánico vender. A los extrovertidos,  estar encerrados en una oficina les asfixia… La personalidad también influye en la vida profesional, y los expertos recomiendan tenerla en cuenta al tomar decisiones laborales.

Según el psicólogo John Holland, el grado de satisfacción y rotación de un trabajador depende de cómo concuerde su personalidad con el ambiente laboral. Holland estableció seis prototipos de personalidad (ver abajo), aunque no hay por qué encasillarse: "Las personas actúan de forma distinta en el trabajo o en casa: algunos autores lo llaman personalidades situacionales, y la prueba es que muchos actores confiesan ser tímidos cuando bajan del escenario", recuerda el psicólogo Roger Puigdecanet, del Centro de Psicología, Asesoramiento Personal y Salud Psigma. En este centro son frecuentes los casos de pacientes con cuadros de estrés, ansiedad o incluso depresión porque no se sienten cómodos con su trabajo. "El caso más habitual son personas que se sienten incapaces de hablar en público o de llevar un equipo, o personas pasivas a las que asumir responsabilidades les genera estrés", explica Puigdecanet.

Y es que, según Maite Piera, autora del blog Tu Coach Virtual y del libro Buscar Trabajo para Dummies,"muchos se dejan llevar por la inercia y acaban en trabajos que no tienen nada que ver con lo que les gusta o lo que saben hacer y no se dan cuenta hasta los 40 o 50 años, pero nunca es tarde para replantearse a qué queremos dedicarnos el resto de nuestra vida", asegura. La formación no debería ser un impedimento. "Con cualquier tipo de estudios puedes encontrar una salida profesional que encaje con tu personalidad", explica Piera. En entidades como Barcelona Activa es posible realizar tests para identificar los intereses y competencias profesionales de cada uno. En este sentido, Piera recomienda "analizar qué es lo que nos gusta de una determinada profesión y apostar por los puntos fuertes que tenemos relacionados con ella, para conseguir desempeñar un trabajo que no sólo nos guste sino que además podamos hacer con comodidad".


 


LOS SEIS PROTOTIPOS QUE NOS DEFINEN

El realista

Responde a un prototipo masculino y físicamente fuerte. Prefiere tareas manuales que impliquen la resolución de un problema concreto, a menudo con maquinaria, y no supongan afrontar situaciones sociales. Algunos ejemplos de profesiones serían dentistas, ingenieros, cocineros, albañiles, electricistas, policías y militares.


El investigador

Responde a un prototipo introvertido y poco sociable. Prefiere la racionalidad a la acción: le gusta trabajar con ideas y analizar y resolver problemas. En este perfil encajan muchas profesiones del área de ciencias naturales y de la salud, como químicos, físicos o biólogos, así como matemáticos y otros perfiles afines del ámbito financiero.


El artista

Son personas expresivas, originales e intuitivas, y a menudo desordenadas y poco prácticas. Prefieren profesiones que les permitan expresarse y al mismo tiempo trabajar sin reglas demasiado estrictas. Ejemplos clásicos serían arquitectos, diseñadores (gráficos, de moda…), escritores, decoradores, músicos, actores, escultores y artistas de todo tipo.


El sociable

Prefieren trabajos que implican comunicarse con el público, y rehúyen aquellos que implican gran esfuerzo físico o intelectual para la resolución de problemas: prefieren solucionarlos mediante el contacto con personas. Encajan en profesiones relacionadas con la docencia, el turismo, la política, los servicios sociales o la comunicación.


El emprendedor

Le gusta iniciar y liderar proyectos, asumiendo la toma de decisiones y la gestión de equipos. Tienen gran capacidad verbal para venderse a sí mismos y a sus proyectos y les gusta motivar a otras personas para alcanzar los objetivos. Abundan en puestos de comerciales, abogados, dueños o gerentes de empresa y directores de área.


El convencional

Son personas eficientes y prácticas, que prefieren trabajar ajustándose a normas y procedimientos establecidos. Prefiere trabajar con datos que con ideas: una función típica es la elaboración de informes. Encaja más en puestos subordinados que directivos. Ejemplos: secretarias y asistentes, analistas financieros o empleados de banca.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.