Pese a la disminución de empleo por la crisis, no ha habido el mismo efecto negativo sobre las cooperativas. La Confederación de Cooperativas de Catalunya detecta un aumento de solicitudes de información para la creación de estas.

Las cooperativas aguantan por ahora el huracán de la crisis e incluso pueden aumentar su número como una alternativa a la pérdida de empleo o al cierre de empresas. La Generalitat y el sector esperan que el 2009 acabe con más cooperativas y sociedades laborales nuevas que en el 2008 a la vista del fuerte incremento en las peticiones de información previas a la constitución.

En los primeros meses de este año se han formalizado 47 cooperativas frente a las 100 del ejercicio pasado. Sin embargo, la Confederación de Cooperativas de Catalunya ha detectado un aumento de las solicitudes de información, que han pasado de 136 en el 2008 a 151 en el 2009. «Hay mucha gente que ha perdido el empleo y que todavía se está situando, por lo que es previsible que en el segundo semestre aumente el ritmo de creación de nuevas cooperativas», aseguró Pepa Muñoz, presidenta de la confederación.

La crisis también ha incrementado la duración del proceso de formalización por encima de la media de dos meses anterior a la recesión debido a que «ahora los interesados se lo piensan más», según Mireia Franch, directora general de Cooperativas del departamento de Treball.

CAPITAL HUMANO / Para dar un nuevo impulso a estas empresas, la Generalitat y la confederación celebran desde ayer en Barcelona la primera semana de la economía cooperativa. En su inauguración, el president José Montilla abogó por fortalecer el cooperativismo en tiempos de crisis por el potencial económico que genera y porque «puede contribuir a la transformación del modelo productivo» debido a la importancia que da el sector al capital humano. Para Montilla, «el cooperativismo es una opción clara de futuro» y recordó que el 15% de los catalanes son socios de alguna cooperativa o pertenecen a una sociedad laboral.

Mireia Franch subrayó que la opción de convertirse en socio de una cooperativa ofrece compromiso y «raíces profundas por la calidad del empleo que se crea en contraste con las deslocalizaciones». Uno de los objetivos del encuentro es dirigir la creación de sociedades laborales en sectores emergentes como los servicios relacionados con la dependencia y las energías alternativas y despojarse de la imagen rancia asociada a las crisis de décadas anteriores. Los nuevos socios pueden cobrar en un solo pago toda la prestación de desempleo, Catalunya cuenta con 5.612 empresas cooperativas y sociedades laborales activas que emplean a 48.253 personas, una cifra que se eleva en 100.500 trabajadores si se añaden los empleados por cuenta propia que están vinculados a estas empresas, especialmente en los sectores de servicios y agrario. En total, hay más de 550.000 socios de consumo en la comunidad.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.