Los presupuestos para el área de recursos humanos de la mayoría de grandes empresas se mantienen para el año que viene como están ahora. No subirán demasiado los sueldos, pero parece que algunas incluso contratarán nuevos empleados. El objetivo para la mayoría es ganar eficiencia sin aumentar el gasto.

Lo llaman ganar eficiencia. Eso es en lo que están todas las empresas españolas. O sea, en conseguir más por menos. La reducción de costes no acaba nunca. Pero, al menos, las grandes compañías no tienen previsto acometer planes de despidos el año que viene. Algunas, incluso, contratarán empleados. No subirán demasiado los sueldos, si es que consiguen negociar el convenio colectivo. En general, sus presupuestos para al área de recursos humanos se mantienen como en 2011.

Hay compañías que ya han aprobado sus políticas de gastos para 2012 y otras que las están ultimando. La mayoría coincide en que no está habiendo grandes cambios respecto al año en curso, lo cual es una buena señal para el socio de The Boston Consulting Group, Iván Martén: "Los ajustes en los programas de formación y desarrollo profesional ya se hicieron en ejercicios anteriores. Ahora lo que más preocupa a los directores de recursos humanos de las grandes empresas son sus estrategias de internacionalización y sus nuevos proyectos. Lo cual es un mensaje positivo para salir de la crisis".

"El desafío para el año que viene será cómo crear más valor sin recurrir al área presupuestaria", señala Francisco Puertas, socio de Accenture, quien anticipa uno de los programas que la consultora pondrá en marcha en este sentido: ayudar a sus trabajadores a ganar empleabilidad. ¿Cómo? Poniendo a disposición de la plantilla de Accenture una bolsa de trabajo con las ofertas que sus clientes sacan al mercado, "será un caladero de empleo para los profesionales que no estén a gusto en la compañía. Y no precisará mayor inversión", explica. "Hay que buscar salidas ante unos presupuestos contenidos y unos salarios congelados", sostiene.

Una sentencia que se repite tanto como los presupuestos para el personal. O tanto como la renovada importancia de la atracción y retención del talento. Juana María Fernández, directora general de gestión del capital humano de Gamesa, mantiene que ese es uno de los principales retos de la compañía de cara a 2012, "cuando tendremos que vivir con recursos limitados". La directiva anticipa que, ante los escasos incrementos salariales que prevé, Gamesa está implantando la retribución flexible para compensar a los trabajadores. Y ha lanzado un programa de compra de acciones bonificado, al que se ha suscrito el 40% de la plantilla desde el pasado mes de abril. Inmersa en un ambicioso plan de internacionalización y desarrollo de nuevos negocios, Gamesa se volcará en reclutar talento en la veintena de países en los que quiere desembarcar.

Pero también habrá algunas contrataciones en España, en el área de tecnología y de servicios. No precisa cuántas, como tampoco el total. Hasta el pasado mes de septiembre, su plantilla había crecido en más de 1.000 personas respecto a finales de 2010 (7.200 empleados, cerca de 5.000 en España), sobre todo gracias a India, China y Brasil, indica Fernández.

La internacionalización marcará igualmente el signo del presupuesto de recursos humanos de BBVA para 2012. Su plantilla ha pasado de 107.000 empleados a finales del pasado año a los 111.000 actuales. Mientras que en España "el gasto de personal está contenido desde hace cuatro años", señala Juan Ignacio Apoitia, director de recursos humanos y servicios del grupo, en México y América del Sur se encuentra en expansión. En estos últimos países, el ejecutivo tiene previstas unas 3.000 contrataciones, de momento. Para España espera reclutar unas 500 personas en 2012.

Tomás Contreras, director de recursos humanos de Indra, también tiene en el punto de mira un incremento de personal para el año próximo. No precisa la cuantía. Pero sí los principales retos de su departamento: "La formación y la actualización continua serán, como hasta ahora, una tarea relevante para el área de recursos humanos en 2012. Lo mismo que la comunicación interna", asegura después de recordar que el 80% de los empleados de la firma tecnológica española son titulados superiores. "Pese a que el principal vector de crecimiento de ventas es internacional", en España sigue contratando profesionales, lo que "no es incompatible con la eficiencia y mejora continua de procesos". Como BBVA y Gamesa, Indra centrará su expansión en territorios exteriores, pues "nuestros retos de negocio demandan profesionales con una visión cada vez más internacional, que sean capaces de trabajar en equipos multidisciplinares", agrega el responsable de 35.000 trabajadores.

Mayor inversión en formación y desarrollo profesional es el primer punto de la agenda de 2012 de Gonzalo Antoñanzas, director de recursos humanos de Ikea en España. "Hemos decidido utilizar el momento de crisis como una oportunidad para desarrollar a las 6.800 personas que tenemos y para reclutar el talento que está disponible en el mercado, que es mucho". La compañía abrirá dos centros entre este año y el que viene y dará empleo a 800 personas. Pero sus pretensiones son abrir 14 tiendas y ocho instalaciones en centros comerciales y contratar a 18.000 empleados. "Si pudiese ser en cuatro años, sería mejor que en ocho", dice Antoñanzas, empeñado en la preparación de sus futuros managers, para lo que ha puesto en marcha un plan a tres años destinado a menores de 25 años "porque el tema que más nos preocupa es tener sucesores". Aunque Ikea no ha decidido la subida salarial de su personal, "estará por encima del IPC y del mercado".

Algo que le gustaría suscribir a Vodafone (4.000 empleados en España), pero no puede, como se encarga de explicar su director de recursos humanos, Pedro Díaz. Tras poner sobre la mesa que su compañía no ha destruido empleo en los últimos años, como el resto de su sector; ha congelado los sueldos directivos y ha recortado los costes, "estamos pensando en cómo reducir más", afirma.

Otra multinacional, Procter & Gamble, intenta "rediseñar la organización interna de la compañía para ser más eficiente, evitando recortes de plantilla y en la formación", según su directora de recursos humanos en España y Portugal (cerca de 1.500 trabajadores), Francesca Sagramora. P&G está contratando. En 2010 fichó a 45 personas (su año fiscal acaba en junio) y, desde entonces, a 24.

La farmacéutica Merck está buscando 30 profesionales, asegura Telva Arroyo, su directora de recursos humanos, pese al mal momento que vive su sector. Su plantilla rondaba los 900 empleados en junio tras cerrar 2010 con 954. "Uno de los valores de nuestra forma de trabajar que nos ayudará a atravesar 2012 es la preparación de nuestra plantilla para adaptarse al cambio. Tenemos que orientarnos más a la eficiencia y ganar en flexibilidad para afrontar situaciones de incertidumbre". Pese al recorte del precio de los medicamentos, "pondremos énfasis en la atracción y retención de talento", agrega.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.