El exministro de Trabajo Manuel Pimentel ha sido fichado por el bufete de abogados Baker & Mckenzie e impulsará un nuevo foro de debate sobre recursos humanos con expertos y directivos de las principales empresas.

"No voy a ejercer de abogado", se apresura a aclarar este polifacético sevillano que piensa exactamente lo mismo de la política que un día abandonara cuando estaba en la cresta de la ola, al frente del Ministerio de Trabajo con el Gobierno de José María Aznar. "He llegado a un acuerdo con Baker & McKenzie, que es un despacho de abogados internacional, no para ejercer de abogado, sino para actuar de off counsel, asesorando en las líneas estratégicas y liderando un foro de nueva creación sobre estrategias laborales y legales", explica Manuel Pimentel Siles (como le gusta firmar los libros que escribe, que ya superan la decena).

Ingeniero agrónomo y abogado, la realidad es que la trayectoria laboral de Pimentel (de 50 años) poco tiene que ver con sus estudios. Tras su dimisión como ministro de Trabajo en 2000, se embarcó en la creación de una pequeña editorial, Almuzara, que "va sobreviviendo" y dirige desde Córdoba, donde reside. Se reconoce editor, escritor y conferenciante; trabaja en la sociedad del conocimiento, dice, y dentro de ella quiere estar a la vanguardia de las tendencias y estrategias laborales. "Baker me aporta algo de lo que carezco. La visión global que tiene uno de los despachos de abogados mejores del mundo", presente en 41 países con 69 oficinas. En España, el área laboral cuenta con 40 abogados.

Niega que el nuevo foro Estrategias legales para la gestión global de recursos humanos vaya a ser una suerte de lobby; será un centro de discusión entre expertos laborales y directivos de recursos humanos de las principales empresas. Este mes arrancará sus debates con los responsables del área de Bankia y NH. "Vamos a ser prácticos y no políticos", afirma.

Pimentel volvió a los medios de comunicación a principios de año, cuando se encargó de mediar en el conflicto entre los controladores aéreos y AENA. Puede que repita el papel de árbitro con una nueva legislación que ha amplificado la figura de los mediadores. Tilda las múltiples reformas introducidas por el Gobierno en el mercado de trabajo de "mucho ruido y pocas nueces". Y prevé más cambios con la llegada del PP al poder. "Planteará innovaciones. Hemos de ir en la línea de la flexibilidad adaptativa de las empresas y avanzar en el concepto de productividad. No se puede salir de la crisis reduciendo el gasto, sino generando actividad y productividad", mantiene Pimentel, que esta semana también ha sido nombrado patrono de la Fundación Adecco.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.