Josep Maria Anzizu, Miembro del Consejo Consultivo de la Universitat de Vic y del patronato de la Fundació Eada: "¿Por qué tienen éxito [las empresas pequeñas y medianas] incluso en mercados globalizados que siempre solían estar bajo el dominio de las grandes? Una de las claves del éxito es que se han especializado en uno o varios productos de muy buena calidad y ofrecen un muy buen servicio a sus clientes."

La relación entre la eficiencia y el tamaño de las organizaciones es un tema importante y relativamente poco estudiado. Peter Drucker, el autor probablemente más influyente en temas de gestión, trata este tema en Management: tasks, responsibilities, practices, donde defiende la teoría que, si bien hay empresas pequeñas, medianas y grandes que son rentables, cada sector tiene sus condicionantes específicos en cuanto al tamaño. Hay sectores en que las empresas pequeñas tienen poca o ninguna posibilidad de éxito y, al contrario, hay sectores donde son las empresas grandes las que tienen dificultades. Junto a esto, Drucker deja claro que, en cuanto a las grandes organizaciones, hay un límite de tamaño, más allá del cual una organización deja de ser productiva y acaba siendo imposible de gestionar.

Es interesante que uno de los pocos ejemplos no empresariales que menciona Drucker es precisamente el de las universidades. Concretamente, hace mención de un artículo de J. A. Gallant y W. Protheron, de los años setenta, en el cual llegan a la conclusión de que una universidad deja de ser gobernable más allá de los 15.000 o 20.000 estudiantes.

Poco a poco, Harvard y otras instituciones parecidas han ido extendiendo su interés, por un lado, hacia las pequeñas y medianas empresas (que son la gran mayoría en casi cualquier país) y, del otro, hacia la gestión de otras entidades que no tienen como finalidad el ánimo de lucro y a las cuales se pueden aplicar conceptos como la estrategia, las estructuras de gobierno, los estilos de dirección, el trabajo en equipo o la gestión de personas, que son necesarios en cualquier tipo de organización, ya sea una empresa, una universidad o un hospital.

En cuanto al tema de las empresas de tamaño reducido, la investigación más actual ha dado lugar al descubrimiento que muchas de ellas - especialmente las de medianas - son en muchos casos más sostenibles (rentabilidad a largo plazo no solamente económica sino también social y medioambiental) que las grandes.

El profesor y consultor alemán Herman Simon estudió durante los años 90 el caso de las Mittelstand alemanas (empresas de tamaño medio). Simon demostró que muchas de ellas no solamente eran rentables en su país, sino que también eran líderes a nivel mundial. Precisamente la revista The Economist atribuye a estas empresas un margen importante del éxito de la economía del país.

¿Por qué tienen éxito estas empresas de pequeño y mediano tamaño incluso en mercados globalizados que siempre solían estar bajo el dominio de las grandes? Una de las claves del éxito es que se han especializado en uno o varios productos de muy buena calidad y ofrecen un muy buen servicio a sus clientes, con los cuales tienen una relación muy directa. Esta especialización y proximidad les permite seguir investigando en un área determinada y así ir mejorando su posición en el mercado, incluso si este está dominado por grandes compañías.

La mayoría son empresas donde también hay una buena relación entre directivos y colaboradores y esto se refleja en el trato con los clientes, con los cuales han establecido una relación de confianza. En muchos casos, se trata de compañías que tienen unas raíces firmes en su entorno más cercano y un sentido de identidad muy alto. A nivel económico son empresas con una rentabilidad sostenida y a menudo tienen un alto grado de compromiso social y medioambiental.

En el caso de Catalunya, podríamos pensar en empresas como Torres, Puig, Grifols, Nutrexpa, Freixenet, Codorníu y otras que, durante estos últimos años, han asumido que su mercado podía ir mucho más allá del tradicional y han sabido hacer el esfuerzo de adaptar sus estructuras a las exigencias de la globalización. Todo sin perder sus valores tradicionales y sin dejar de apoyarse en un producto o productos reconocidos por una excelente relación calidad-precio. A nivel local, a estas empresas se suelen considerar de tamaño mediano o grande, pero a nivel internacional son pequeñas o medianas.

También es interesante mencionar, en el mundo de la enseñanza superior, el caso de tres escuelas privadas de management catalanas (Esade, Iese y Eada), que se consideran relativamente pequeñas a nivel internacional y que en los últimos años han sabido evolucionar hasta llegar a ser jugadoras destacadas en el mercado mundial y figurar regularmente en los rankings de las mejores escuelas de negocios del mundo.

El que se desprende de esta clasificación es que muchas de las universidades medianas e incluso algunas de pequeñas no solamente pueden subsistir, sino que tienen ventajas evidentes y ofrecen a sus estudiantes y a las comunidades en que están integradas un servicio de gran calidad.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.