Los trabajadores rechazan el empleo a tiempo parcial, que avanza poco pese a la reforma. El 53% de los que ocupan un puesto de este tipo lo aceptó por no encontrar un empleo a tiempo completo.

Desde el inicio de la crisis, muchas voces apuntan al empleo a tiempo parcial como posible baza para reducir el paro. En la reforma laboral del pasado marzo, el Gobierno incluyó medidas para fomentar este tipo de contrato, aunque de momento los resultados parecen discretos y algunos expertos dudan de que la situación vaya a cambiar de forma significativa a medio plazo.

En España, casi 2,6 millones de trabajadores tienen un contrato a tiempo parcial, de los que el 70% son mujeres. La situación no ha variado mucho en los últimos años: según datos del Instituto Nacional de Estadística, el peso de este tipo de contratos sobre el total de trabajadores era de un 14% el segundo trimestre del 2011, frente al 13,1% del mismo periodo del año pasado y el 11,3% que suponía en el 2008. "Si bien este tipo de contrato se ha incrementado sensiblemente, las causas hay que buscarlas en el ajuste que han hecho las empresas a la hora de contratar y no al deseo de los trabajadores", advierte Rita González Pascual, responsable de recursos humanos en Randstad.

Carlos Obeso, profesor de Esade, cree que este tipo de contrato no será efectivo "mientras las empresas sólo lo usen por falta de recursos y los empleados sólo los acepten por obligación". Este profesor augura que el empleo a tiempo parcial "sólo crecerá para los colectivos que están voluntariamente interesados en trabajar menos horas, como son las madres con hijos o profesionales en edad de jubilarse que aceptarían seguir trabajando unos años más con reducción horaria".

LEJOS DE HOLANDA

En la Unión Europea casi un 20% de los trabajadores tiene un empleo a tiempo parcial, según Eurostat. En Holanda el porcentaje se acerca al 50%, pero es difícil compararse. "En España, el Gobierno ha intentado aplicar las medidas de Holanda en un país que no corresponde", advierte José Ramón Pin, profesor de Iese. En Holanda, el empleo a tiempo parcial es una decisión personal de profesionales que prefieren trabajar menos horas porque tienen otras prioridades o porque sólo necesitan un complemento a los ingresos familiares. "En cambio, en los países con un alto índice de paro, como España, este tipo de empleo es un subempleo encubierto". Es decir: la mayoría de trabajadores que aceptan un puesto a tiempo parcial (concretamente el 53%, según datos de Randstad) lo hace porque no encuentra un empleo a jornada completa.

¿Por qué rechazan los propios trabajadores este tipo de contratos? El factor más evidente es el económico: "En España es difícil vivir con el sueldo de un empleo a tiempo parcial", admite Pin. Además, el 52% de los españoles cree que una reducción de la jornada laboral perjudica su carrera profesional, según el estudio Workmonitor de Randstad. El temor está justificado: "En España aún reina la cultura de la silla: en empresas con mentalidad presencial, si no ven al empleado es probable que no le promocionen", lamenta Pin. Un dato: el 40% de los directivos cree que los trabajadores que disfrutan de medidas de conciliación como la jornada reducida están menos comprometidos con la empresa que el resto de sus compañeros, según una encuesta del Centro Internacional Trabajo y Familia del Iese.

Un estudio de la London School of Economics and Political Science señala además que las mujeres que trabajan a tiempo parcial cobran, de media, un 22% menos por hora que las que trabajan a tiempo completo. El motivo: muchas mujeres que deciden cambiar la jornada completa por la jornada parcial se ven obligadas a cambiar de compañía e, incluso, de profesión, hacia puestos menos cualificados, especialmente del sector servicios. Quizá por eso, muchos de los profesionales que han trabajado a tiempo parcial ocultan este detalle en las entrevistas de selección. "Creen que el seleccionador lo valora negativamente y no es cierto, porque de hecho estas personas suelen ser más eficientes al tener menos horas para hacer un trabajo similar", subraya Jaime Asnai González, director ejecutivo de Page Personnel.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.