Pese a la alerta del peligro de que se agrave la exclusión social si no hay más prevención, la memoria del Consejo Económico Social de Barcelona 2008 defiende su modelo de primar los sectores innovadores, el comercio y el turismo de calidad.

Una vez más, a los barceloneses les cabe el consuelo de no estar tan mal, económicamente hablando, como el resto de España, y estar incluso mejor que en el resto de Catalunya. No obstante, la capital catalana está claramente inmersa en una crisis global de la que tendrá que salir aferrándose a lo que se conoce como el modelo o marca Barcelona, donde se apuesta por la innovación y el talento como motor de futuro. Pero sin perder de vista los ámbitos productivos, el comercio y el turismo de calidad. Así se recoge en las conclusiones de la memoria anual del Consejo Económico Social de Barcelona 2008, un órgano consultivo del ayuntamiento, que ayer fue presentado públicamente. El documento recoge todas las cifras tanto de evolución del empleo como de productividad, vivienda, calidad de vida y otros aspectos que llevan al consejo a valorar que la situación de Barcelona es menos preocupante que en otros ámbitos territoriales dado que la ciudad ha apostado en los últimos años por las nuevas áreas de conocimiento (22@y demás), ha mejorado sus políticas sociales, ha logrado realizar importantes inversiones en urbanismo y mejoras sin apenas endeudamiento y protagoniza el 20% de las exportaciones de España, entre otros puntos a favor. No obstante, la entidad que preside Rosa Virós, alerta de que la coyuntura social puede agravar «y mucho» la exclusión social y urge a fomentar la prevención.

INVERSIÓN PÚBLICA / Insisten en no «tener aparcados» a los parados y formarlos con más agilidad para que refuercen la estructura productiva cuando pase el temporal del a crisis. Reclaman más inversión productiva, potenciar el modelo de ciudad manteniendo su atractivo ferial y fomentando un turismo «de negocios y de calidad», solicitan más inversión en infraestructuras para mejorar la calidad de vida y la apuesta por la inversión y contratación pública como motor de ocupación.

Diversos economistas de renombre incluyen sus voces en la memoria y dan por hecho que el turismo repuntará tras la caída, así como el comercio, aunque en algún caso se alude a redimensionar la oferta de servicios como la restauración, que creció en exceso en la etapa de bonanza. Otros destacan «el excelente posicionamiento de Barcelona por un plan estratégico proactivo, la acción pública y la predisposición emprendedora de sus ciudadanos»y en algún caso se alude incluso retomar el pulso textil, de la mano del «diseño made in Barcelona». En educación, el consejo reclama aún más guarderías, y en movilidad, más frecuencia en los transportes públicos. También invita a una participación ciudadana más real.

Acceso al Consell Econòmic i Social de Barcelona: http://www.bcn.es/cesb

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.