El trabajo en equipo es el motor del compromiso de la selección española de baloncesto. El equipo capitaneado por Juan Carlos Navarro tiene mucho que enseñar a las empresas en lo que a gestión de recursos humanos se refiere.

Comienza la acción. Hoy, un nuevo partido de la selección española de baloncesto, que pugna por revalidar su posición de liderazgo mundial en el Eurobasket de Lituania. A veces gana y a veces pierde, pero se sabe favorita del campeonato europeo. Donde, según Pau Gasol, "sobre todo es importante la experiencia, el haber vivido esta situación en ocasiones anteriores para afrontarla con la mayor seguridad posible, pero también siendo consciente de que hay muchos factores por los cuales las cosas pueden salir bien o mal. Lo fundamental es lo que depende básicamente de ti: prepararte para tener las máximas opciones posibles de éxito".

El equipo capitaneado por Juan Carlos Navarro tiene mucho que enseñar a las empresas en lo que a gestión de recursos humanos se refiere. Más aún si se encuentra bajo presión, como ocurre en Vilna, la capital lituana. O como sucede con las organizaciones, en plena crisis. Para el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon, hay lecciones que las compañías pueden aprender de los deportistas de élite, y estas son tres: "No hay posibilidad de gestión sin talento en el grupo. El trabajo en equipo es vital, aunque en las empresas no se aplique demasiado, el grupo ayuda a explotar el talento individual. Y la tercera es la fortaleza mental de los deportistas, que les permite crecerse en momentos de presión".

Al final, estas tres enseñanzas de management revierten en el valor que el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, destaca de sus jugadores: el compromiso. "No cobran por venir a jugar aquí", declara en Panevezys, antes de perder contra Turquía. "Y no hablamos de la prima que van a cobrar hasta que ganemos el campeonato. Es una muestra de confianza". Según Álvarez de Mon, "el deporte es capaz de generar un nivel de compromiso que trasciende lo económico". Ya lo querrían para sí las empresas.

En la confianza es precisamente en la que se basan los resultados. Pau Gasol es el encargado de dar seguridad al equipo, y los bases de España en Lituania son buenos directores del juego, capaces de trasladar a la cancha las ideas del entrenador, explica Sergio Scariolo, el técnico del quinteto, después de ganar de largo a la selección anfitriona del Eurobasket. A su juicio, las dos normas no escritas que todos los integrantes del equipo español siguen a pies juntillas y que serían recetas perfectas para las empresas en tiempos de crisis son: "Hay que dominar los egos individuales y ponerlos al servicio del equipo. Y lo que de verdad importa es la opinión del grupo, no la de los agentes externos". Scariolo opina que la comunicación y el debate son básicos para lograr la confianza y la lealtad que imperan en el grupo.

El entrenador del equipo español de baloncesto tiene bien enseñados a sus miembros. Saben que son favoritos, pero, como dice Scariolo, "esa es una percepción exterior" y, por tanto, no hay que confiarse. Para que los jugadores gestionen el éxito y el fracaso, que es difícil, señala Ricky Rubio, "se trata de no pensar en qué va a pasar al final del campeonato, sino únicamente en el día a día y en lo complicado que es ganar partidos y avanzar. Aunque mucha gente te ve ya en la final, los deportistas sabemos que el camino es siempre largo y exigente", añade.

Otra reflexión perfectamente trasladable a las empresas. Fijarse en el medio y largo plazo. Aunque sin olvidar la ambición. "Porque si te propones ir a por el oro, puedes quedar el tercero. Pero si te pones como objetivo el tercer puesto, quedas el sexto", argumenta el presidente de la FEB, quien se ha fijado como meta gestionar la federación como una empresa, planificando su actividad a corto, medio y largo plazo; creando productos atractivos para intentar que el baloncesto gane adeptos, y utilizando el deporte como una herramienta de transformación social a través de acciones de responsabilidad social. Sáez está orgulloso de haber multiplicado los ingresos de la FEB desde que llegó en 1998, de 4 a los casi 20 millones de euros que prevé percibir este año, y de haber dado la vuelta a su procedencia. Entonces "el 70% de los ingresos se derivaban de las subvenciones y hoy más del 80% provienen de fuentes privadas. La crisis afecta, pero invertimos mucho más en captación de recursos", apunta quien ha conseguido que el próximo Mundial de baloncesto (en 2014) se celebre en España. Costará 20 millones de euros, pero Sáez espera facturar 30, dice. Lo que demuestra que los objetivos de la gestión empresarial y el deporte pueden ir juntos. ¡A por el oro!

 


Quiero ser profesional

Adecco experience day
es un programa formativo por el que jóvenes recién graduados participan durante un día o dos en la jornada cotidiana de un profesional de reconocido prestigio. La compañía de recursos humanos ha desarrollado ya esta experiencia en el marco de sendos eventos deportivos y culturales, tales como el Open de tenis de Madrid, el Campeonato de España de fórmula 1 o el espectáculo Corteo del Circo del Sol. En esta ocasión,

Adecco, patrocinador de la selección española de baloncesto, ha decidido que la experiencia salga de España y llegue al Eurobasket 2011 que se celebra en Lituania, donde ha llevado también a un grupo de periodistas.

Cristina López, licenciada en periodismo y comunicación audiovisual, y Prudencio Cabezas, en ciencias de la actividad física y del deporte, han conocido de primera mano cómo trabaja el jefe de prensa de la selección española de baloncesto, Vicente Azpitarte, y el delegado del equipo español, Alberto Javier Pérez, sus mentores durante dos días de competición contra Lituania y Turquía. Mientras que el malagueño Pruden destacaba de su experiencia el haber asistido a los partidos y visto a sus jugadores preferidos, la leonesa Cristina ha aprendido "cómo se llega al equilibrio entre las peticiones de los medios de comunicación y las necesidades del equipo, que no todos los días puede poner a Pau Gasol o a Sergio Scariolo de portavoces". La iniciativa de Adecco le ha servido además para convencerse de que los pasos profesionales que estaba dando hacia la comunicación empresarial y los gabinetes de prensa representan definitivamente su futuro.

En ello coincide Anaí Mesa, una joven canaria que participó hace unos meses en el programa durante el espectáculo del Circo del Sol. "Aprendí que la motivación y la participación de todo el equipo en el proyecto es fundamental. Por eso ahora busco formar parte de un proyecto cultural en el que los miembros estén implicados". -

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.