Las empresas valoran la agresividad antes que la amabilidad y el compañerismo, según un estudio. Ser cortés parece que no solo no es una ventaja en el trabajo, sino que encima puede ser un problema, porque los empleados más antipáticos y picajosos son los que ganan más y a los que más se respeta.

Así lo afirma un estudio de la revista Journal of Personality and Social Psychology un grupo de científicos franceses, estadounidenses y canadienses que han estudiado varios grupos en empresas.

En cifras absolutas, los investigadores demuestran que los empleados más insoportables ganan hasta el 18% más que sus colegas simpáticos, altruistas y educados. "Los individuos poco sociales pueden ser considerados más competentes por su falta de afecto y calidez. Mientras que los más simpáticos suelen priorizar estar a buenas con sus compañeros y trabajar tranquilamente, los antipáticos se dedican con mayor dedicación a su carrera personal". Los duros, de hecho, dan lo mejor de sí en un ambiente a menudo muy egoista como el del trabajo, mientras que los amables, entre concesiones, sonrisas y bromas, se arriesgan a quedarse atrás".

Los autores del estudio,  Timothy A. Judge (University of Notre Dame), Beth A. Livingston (Cornell University) e Charlice Hurst (University of Western Ontario), han realizado cuatro investigaciones con un centenar de individuos cada uno en varias universidades utilizando métodos clásicos de estudio de la personalidad y juegos de conducta.

El estudio también concluye que las conclusiones son más válidas para los hombres que para las mujeres, porque para las mujeres la agresividad no se considera un valor y por tanto la diferencia salarial entre amables y pejigueros solo es del 5%.

Acceso al estudio: http://fulltextreports.com/2011/08/15/8094

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.