El dato pone en cuestión la hipótesis de que la rigidez de los acuerdos condiciona al alza los salarios. Los costes por empleado registran su menor avance en diez años con un leve repunte del 0,5%.

El último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre costes laborales incorpora por primera vez un apartado dedicado a la regulación de las relaciones laborales y revela que los centros que no se fijan sus condiciones de trabajo a través de convenios colectivos tiene un coste laboral más alto con respecto a aquellos que si tienen convenio. Además, según los datos de la oficina de estadística relativos a 2010, los costes laborales se han anotado su menor avance en los últimos 10 años con un repunte del 0,5% frente a 2009 en parte gracias a que las indemnizaciones por despido, que condicionaron al alza los resultados de los años de crisis previos a 2010, se han reducido levemente.

Sobre los convenios, de los centros de trabajo consulados por el INE, el 91% de los trabajadores regulan sus relaciones laborales a través de este tipo de acuerdos. Los más comunes son los sectoriales, provinciales (que pierden peso tras la reciente reforma de la negociación colectiva) o autonómicos, que afectan a cuatro de cada 10 asalariados. Mientras, los estatales fijan las condiciones de trabajo del 24% y los de empresa o centro de trabajo el 20%. Frente a ellos, el 9% de los empleados no tiene convenio y son ellos, precisamente, los que tienen unos costes salariales de media superiores al resto.

En concreto, el coste laboral neto por empleado en los centros no regulados en 2010 fue de 38.558 euros anuales. Del total, 29.769 euros correspondieron a los salarios. Por detrás se situaron las compañías reguladas por convenios empresariales, cuyos costes fueron de 34.558 euros, los estatales, con 30.940 euros, y por último los convenios de ámbito inferior al estatal, en el que los trabajadores cuestan de media unos 26.429 euros al año.

Si la comparación se restringe a los sueldos, los empleados que cobran menos en bruto son los que tienen un convenio de rango inferior al estatal con 19.121 euros, que de hecho se sitúa por debajo de la media de los empleados de las empresas que cuentan con algún tipo de estos acuerdos y que ascendió a 21.698 euros. Los que cuentan con un convenio estatal reciben de media 22.640 euros al año y, los que tienen uno de empresa 25.106 euros anuales. Esta idea pone en cuestión la hipótesis que ha marcado la reciente reforma de la negociación de que estos convenios tienen una rigidez que impulsa los costes al salariales alza.

De todos los sectores, los costes más elevados por trabajador correspondieron en primer lugar a la industria con 34.677,47 euros, lo que representa un incremento interanual del 2,3%, lo que también equivale al repunte más acusado de entre todos los segmentos económicos. Del total, el montante correspondiente a los salarios aumentó un 2,9% hasta los 25.123 euros, el más alto del conjunto de sectores.

A continuación de la industria, los otros sectores donde los trabajadores costaron más a sus empresas fueron la construcción y los servicios, que registraron un mismo aumento del coste neto del 0,2%. Si se atiende solo al salario, en la construcción avanzan un 0,7% hasta una media de 21.663 mientras, en el tercer sector crecieron un 0,5% hasta los 22.102 euros.

Por comunidades, el coste laboral más elevado se dio en País Vasco con 35.680 euros y en Madrid, con 35.236 euros al año. En el lado contrario, Extremadura y Canarias fueron las autonomías donde mantener a los trabajadores fue más barato con 25.858 y 25.769 euros, respectivamente.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.