El aumento de casos de suicidio en France Télécom, La Poste o Renault (que recientemente ha sido encontrada culpable por la Justicia por el suicidio de un trabajador en 2006) se debe, según expertos, a una mala política de RH y a un pensamiento negativo generalizado en Francia.

El de France Télécom es el más conocido, pero no el único caso. La Poste, el servicio correos de Francia, también tiene un buen récord. A Renault la Justicia francesa acaba de tirarle de las orejas y los funcionarios y policías cuentan cada vez con más víctimas en el arcón. Los suicidios de trabajadores 'quemados' han aumentado en los últimos años en suelo galo. La terrible moda suicida no es patrimonio exclusivo de France Télécom.

Si hace un mes la última víctima de la operadora se quitaba la vida quemándose a lo bonzo, esta semana un trabajador de GDF Suez ha intentado emularle con el mismo método. El empleado había enviado varios correos a la dirección de la empresa para denunciar su malestar. "No conocemos las razones. De hecho, el intento ha tenido lugar fuera del trabajo", se ha defendido la empresa.

También esta misma semana la Justicia ha reconocido la "culpa inexcusable" de Renault en el caso del suicidio de un ingeniero en 2006. Según la Justicia, la compañía "conocía los riesgos y no tomó medidas para evitarlo". El empleado trabajaba en Technocentre, donde otros dos compañeros también se quitaron la vida entre 2006 y 2007.


La poste, 70 muertos

Aunque con menos eco en los medios el caso de La Poste es también llamativo. Contabilizan 70 muertos. Al igual que le ocurrió a France Télécom cuando dejó de ser una empresa pública, la compañía se encuentra ahora inmersa en un proceso de privatización. Los sindicatos y trabajadores achacan la terrible cifra al proceso de reestructuración, que prevé la supresión de 50.000 puestos de aquí a 2015.

Y la lista suma y sigue, porque también cada vez son más los funcionarios que intentan quitarse la vida. El sindicato CGT contabilizó 11 tentativas de suicidio en el Ministerio de Trabajo en 2010. Según sus cifras, estos actos han crecido entre un 5% y un 6% en los últimos años en la función pública. Dentro de los empleados del Estado son los policías los más afectados.

"Y son muchos más, pero tenemos un problema con las estadísticas, porque estas muertes sólo cuentan como suicidio de trabajo si la persona se ha quitado la vida en el entorno de trabajo. Si la muerte se produce en su casa o en la calle no cuentan como tal", explica Pierre Daveze, vicepresidente del Stress Experts y experto en estrés laboral.


Trabajan mejor pero viven peor

Los asalariados franceses trabajan menos (35 horas), cobran más (1.335 euros de salario mínimo interprofesional), sus condiciones de trabajo son mejores, disfrutan de más vacaciones, amén de las horas extras, que siempre les son remuneradas. Si trabajan menos y mejor, ¿por qué sufren más estrés hasta el punto de querer acabar con su vida?

La clave, según Pierre Daveze, está en la mentalidad. Trabajan mejor sí, pero viven peor. "En Francia tenemos la conciencia de que todo lo que nos pasa es culpa de los otros, cultivamos el pensamiento es negativo, mientras que en España, por ejemplo, predomina el positivismo aunque las cosas vayan mal", explica.

"Es cierto que hay una mala política de recursos humanos, sobre todo en las altas esferas, porque no hay reconocimiento y la gente no se siente valorada", explica el experto, que advierte que el 30% de las enfermedades degenerativas son producto del estrés laboral.


Mejorar la cultura del pensamiento

La solución: mejorar la cultura del pensamiento. "Hay que fomentar la mentalidad positiva, no la negativa", añade. En enero un grupo de investigadores realizó un estudio en España con dos grupos de trabajo. "A uno se le incitaba a pensar cosas malas, mientras que el otro tenía que centrarse en lo bueno. Al final de una semana uno de los grupos había desarrollado una anomalía hormonal vinculada a la depresión, mientras que el otro no", explica Daveze.

A raíz de los casos de suicidio de France Télécom, el Gobierno francés puso en marcha un plan contra el estrés y cada cierto tiempo se sondea a los trabajadores para que valoren las condiciones en las que trabajan. Según Daveze, Francia es el país de Europa más avanzado en la investigación de las causas del estrés y en la búsqueda de remedios, aunque de momento, no se ven los resultados.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.