Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea han llegado hoy a una "posición común muy fuerte" encaminada a acabar con la "vieja cultura" de la remuneración y las primas para los directivos en el sector financiero.

Según ha anunciado el ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, al término de una reunión informal del Consejo Ecofín, Europa está dispuesta a mostrar "músculo y dientes" en este asunto, que será abordado a nivel internacional en las próximas reuniones del Grupo de los Veinte (G-20).

"Vamos a ser testigos en nuestros países de tensiones sociales importantes, porque estamos en una situación del mercado laboral muy precaria, y como políticos es muy importante que enviemos el mensaje de que la vieja cultura de las primas tiene que acabar", ha afirmado el presidente en ejercicio del Ecofín.

La misma advertencia ha lanzado el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, el español Joaquín Almunia. "Nos hemos comprometido a evitar que el sector financiero y las instituciones financieras piensen que se puede volver a la rutina tras la crisis".

Almunia ha señalado que "ciertas señales" provenientes del sector indicarían que "algunos están pensando en volver a las andadas, sin ninguna medida estructural, sin nueva reglamentación, sin decisiones sobre las compensaciones o las remuneraciones". Pues bien, ha advertido, en la UE "estamos decididos a no olvidar la experiencia de esta crisis, incluso si mejora la situación en los mercados financieros".

El comisario ha felicitado al Gobierno sueco y a la Presidencia del Eurogrupo por su iniciativa de reunir a los ministros de Finanzas europeos antes de las citas clave del Grupo de los países más desarrollados y emergentes (G-20), a finales de esta semana en Londres, y los días 24 y 25 de septiembre en Pittsburgh (Pensilvania, EEUU).

Borg ha explicado que el acuerdo alcanzado hoy permite a los ministros europeos del G-20 acudir a Londres con un mensaje claro. 'Posición fuerte ' respecto a las remuneraciones de los banqueros significa que todos los Estados miembros -incluido el reticente Reino Unido- están en la misma longitud de onda, ha asegurado el ministro sueco.

Borg no pudo dar detalles sobre las medidas que defenderán los europeos, pero subrayó que Europa no se va a contentar con meros principios y directrices, sino que quiere "músculo fuerte y dientes afilados" en este asunto.

"Tiene que haber un claro cambio en las reglas, con una relación más estrecha entre la asunción de riesgos y los beneficios, y con mayor consideración por el largo plazo".

125.000 millones de euros para el FMI

En otro orden de cosas, los 27 han acordado también incrementar hasta los 125.000 millones de euros su contribución a la financiación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los ministros de Finanzas de la UE han aprobado aumentar la contribución europea desde los 75.000 millones actuales hasta los 125.000 millones de euros, con el fin de ampliar los recursos de la organización para hacer frente a la crisis económica mundial.

El acuerdo se produce en vísperas de la reunión de los ministros de Finanzas del Grupo de los 20, que se celebrará a finales de esta semana en Londres y que sirve de preparación para la cumbre que el G-20 celebrará en Pittsburgh (Estados Unidos) los días 24 y 25 de septiembre.

"Tenemos que poner nuestro dinero donde es necesario", declaró en rueda de prensa el presidente de turno del Consejo Ecofín, el ministro sueco Anders Borg, quien precisó que los Veintisiete tienen todavía que discutir el reparto interno de la carga.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.