La presentación de expedientes de regulación de empleo repunta en julio hasta el récord de 20 diarios. UGT alerta de que si la situación no mejora, se puede alcanzar la cifra de 4000 EREs en 2009.

El registro de expedientes de regulación de empleo (ERE) del departamento de Treball vuelve a echar chispas. Después de unos meses en los que se suavizó el ritmo de solicitudes por parte de las empresas para llevar a cabo recortes de plantilla, julio ha batido un nuevo récord con una media de 20 ERE por día laborable, con lo que la cifra acumulada en el 2009 supera los 2.300 expedientes. En las primeras tres semanas de este mes, se han presentado unos 290 ajustes, según indicaron fuentes conocedoras de los datos oficiales. Si se mantiene el ritmo, es probable que se superen los 405 de junio y los 422 de marzo, mes que tenía el récord hasta ahora con 19 ERE de media por día laborable.

La menor intensidad en la presentación de recortes de empleo en la Conselleria de Treball en abril y mayo, con 335 y 337, respectivamente, ha sido solo una tregua.

80.346 AFECTADOS HASTA JUNIO / En el primer semestre se había registrado una media de 17 recortes diarios que afectaban a un promedio de 670 trabajadores. De enero a junio, hubo 2.073 expedientes con 80.346 afectados, de los que 63.000 tenían una suspensión temporal del contrato y el resto, despidos y reducción de jornada. En consonancia con el tejido empresarial de la comunidad, la mayor parte de los recortes corresponden a empresas de menos de 50 personas en plantilla, que suman el 79% de las 1.802 compañías con ERE .

UGT alertó de que si la situación económica no mejora, el 2009 puede acabar con unos 4.000 expedientes y unos 150.000 empleados afectados. «En Catalunya no se aprecian brotes verdes en cuanto a los ERE y existe el riesgo de que una buena parte de las suspensiones se conviertan en despidos después del verano», aseguró Camil Ros, secretario de Política Sindical de la UGT catalana.

MEDIA DE 76 DÍAS DE SUSPENSIÓN / Estas previsiones se basan en que el 6% de las empresas, unas 120 compañías, han presentado ya más de un expediente, con lo que esta medida provisional para hacer frente a una caída drástica de la actividad está alcanzando ya un nivel de saturación, al que se suma la falta de liquidez de muchos empresarios. El ahorro en costes laborales que han permitido las suspensiones temporales alcanzó los 545 millones de euros desde el inicio de la escalada de expedientes en octubre, según UGT, que advirtió de que el periodo medio de paro es ya de 76 días.

Para Camil Ros, es necesario replantear la suspensión de contratos para que el trabajador no consuma su derecho a la prestación de desempleo y planteó un modelo similar al alemán. A su juicio, hay que vincular los periodos de inactividad con el reciclaje profesional y un subsidio financiado con fondos de formación continua desaprovechados.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.