La Cumbre de Cancún del pasado mes de diciembre puso de relieve el papel que juega el sector empresarial en la lucha contra el cambio climático. En este artículo, Richard Branson explica para The Guardian que deben ser las empresas las que lideren la lucha medioambiental.

Las empresas progresan con más eficiencia que los gobiernos, por lo que deberíamos fomentar la inversión en soluciones sostenibles.

El inicio de la Cumbre del Clima de Cancún de finales del 2010 se topó con una ola mediática pesimista y con la apatía por parte de muchos líderes de opinión. Hasta cierto punto, era inevitable tras la decepción de la reunión del año anterior en Copenhague, donde las expectativas de un acuerdo global eran elevadas, pero el resultado final fue considerado como un estrepitoso fracaso.

En esta ocasión, Cancún no ha prometido ningún acuerdo global. No habrá un pacto entre naciones para acordar un plan exhaustivo para reducir y gestionar las emisiones y abordar el cambio climático. Pero no deberíamos desmoralizarnos, ni tratar la cumbre como si no importara –hay demasiado en juego y no se puede ser derrotista.

Copenhague demostró que combatir el cambio climático es demasiado importante y demasiado complejo como para que los gobiernos lo aborden solos. La empresa debe jugar un papel de liderazgo  y promover los esfuerzos para lograr un cambio duradero.

El año pasado, creamos la Carbon War Room, una ONG global y centrada en el sector empresarial. Su tarea es animar a los emprendedores y a las empresas a comprometerse con la lucha contra el cambio climático. Nuestro propósito es destinar un capital importante a encontrar soluciones escalables que tengan sentido comercial.

Los expertos pronostican que debemos invertir más de 550.000 millones de dólares cada año en el próximo sistema de energía intensiva con bajo consumo de carbono. Una transformación de esa magnitud sólo es posible si la lideran las empresas y la comunidad inversora. La legislación y las políticas públicas sólo podrán darle forma al mercado, pero no aportarán las soluciones.

La Carbon War Room hace justamente eso: su sección de transporte naval ha lanzado un índice universal para poder etiquetar cada barco -permitiendo a los clientes elegir las mejores naves en cada flota; y permitiendo a los propietarios más progresistas con el tema mostrar la eficiencia y rentabilidad de sus barcos respecto sus competidores. Con el lanzamiento de shippingefficiency.org por primera vez se ofrece una clasificación valorada de la A a la G –calificación parecida a la que a menudo se pueden ver en frigoríficos, lavadoras, secadoras o aparatos de televisión. Esta clasificación es la primera aplicación práctica del Energy Efficiency Design Index de la Organización Marítima Internacional.

La industria del transporte naval es una gran emisora de CO2 y representa una oportunidad muy importante para la Carbon War Room de emprender una reducción de gigatoneladas de emisiones mientras se genera riqueza medioambiental real. Colectivamente, si la flota de transportes global fuera un país, sería el sexto emisor de gases de efecto invernadero tras Alemania. Sus peores infractores también contaminan en cantidades desproporcionadas: un 15% de la flota mundial es responsable de la mitad de las emisiones.

Ya es hora de arrojar un poco de luz y alentar soluciones innovadoras, sostenibles y rentables en este sector. Con las etiquetas ecológicas en las naves limpias y en las contaminantes, esperamos cambiar la mentalidad del sector del transporte naval. Clasificando la eficiencia de cada barco podemos empezar a romper las barreras que aún impiden que se invierta en tecnologías limpias para el transporte y también en convertir la reducción de emisiones a gran escala en una realidad. Los puertos pueden ofrecer incentivos a los barcos menos contaminantes, y así tratar de cumplir sus propios planes de acción para tener un aire más limpio. El etiquetaje ecológico actuará, esperamos, como un catalizador para que la industria del transporte sea no sólo sostenible sino también más rentable con el tiempo. Este es el primer paso para ser capaces de avanzar hacia una gran reducción de las emisiones a través de métodos empresariales. Los actores clave de la industria podrán tomar mejores decisiones para su negocio y también para el medio ambiente.

Más allá del sector del transporte naval, la comunidad empresarial en general tiene la oportunidad de demostrar al mundo que no se tiene que elegir entre economía y medio ambiente. Debemos celebrar y subrayar los éxitos de las empresas que se esfuerzan por hacer un cambio.  Durante la Cumbre de Cancún, la Carbon War Room acogió los primeros premios Gigaton Awards, ideados para dar prestigio y reconocimiento público a las compañías que demuestran ser líderes en la reducción de las emisiones y en las prácticas sostenibles. Los ganadores de los premios fueron elegidos entre 28 finalistas de seis grandes sectores.

Esperamos que premiando a los pioneros que han cambiado su forma de hacer negocios, alentaremos más acciones generalizadas en el futuro. La comunidad empresarial siempre ha progresado más rápido y más eficientemente que los gobiernos.

Cada día las empresas tienen la opción de invertir en soluciones sostenibles y seguir siendo rentables. El sector aeronáutico, que actualmente representa el 2% de las emisiones globales de CO2 -porcentaje que se prevé que siga aumentando-, está desarrollando y probando una serie de medidas para mitigar su impacto. Se debe fomentar el uso de biocombustibles sostenibles y de tecnologías que reduzcan las cantidades de combustible necesarias. Esto representa una oportunidad para un nuevo grupo de emprendedores y empresas que puedan desarrollar la siguiente generación de combustibles.

Las expectativas puede que no hayan sido muy elevadas en Cancún, pero ha sido una ocasión real de demostrar que ya no tenemos que elegir entre combatir el cambio climático y crear riqueza ambiental. No es una elección entre sacrificio y prosperidad o entre contención y desarrollo. La empresa puede ser un motor de cambio -un cambio duradero en una batalla de lo más importante.

 

* Branson, Richard. “Cancún climate change summit: Let’s show we mean business”. The Guardian, 06/12/2010 (Artículo consultado on line el 22/12/2010)

Acceso a la noticia: http://www.guardian.co.uk/environment/cif-green/2010/dec/06/cancun-climate-change-summit-richard-branson

Acceso a página web de Gigaton Awards: http://www.gigaton-awards.com

Acceso a la página web de Carbon War Room: http://www.carbonwarroom.com

Acceso a Shipping Efficiency: http://www.shippingefficiency.org

Acceso a la página web de World Climate Summit: http://www.wclimate.com/World_Climate_Summit/HOME.html

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.