Las solicitudes para entrar en las universidades públicas catalanas han aumentado este año en 4.400 estudiantes por el paro y la precariedad laboral. Los estudios de Medicina encabezan las preferencias de los nuevos alumnos.

La cifra de preinscripciones en las universidades públicas catalanas para el próximo curso, 48.493, ha dado un salto inédito en la última década. La lista de solicitudes ha engordado en 4.408 estudiantes, una cantidad que equivale al 10% de los que solicitaron una plaza hace un año. El nuevo comisionado para las Universitats, Joan Majó, atribuyó ayer este aumento a la coyuntura económica y a las dificultades por las que atraviesa el mercado de trabajo, durante la presentación de las notas de corte que se exigen para ingresar en las distintas titulaciones. «Ante la crisis, la gente desea formación», aseveró. Los estudios de Medicina siguen liderando el ranking de estudios más demandados.

Para reforzar su tesis, Majó explicó que el incremento de la demanda se produce en un contexto todavía afectado por «el descenso demográfico», en el sentido de que la generación que ahora llega a las puertas de la universidad nació en los años en los que todavía caía la natalidad. Queda ahora por ver si ha existido un trasvase de solicitudes del sistema privado al público, aunque, de existir, es improbable que equivalga al crecimiento de la red pública.

Aparentemente, un mayor número de aspirantes a cursar una titulación se quedarán fuera de la universidad a pesar de que las siete universidades públicas presenciales y la Universitat de Vic, que también adopta el sistema de las notas de corte para regular el acceso, ofertan 1.127 plazas más de primer curso que hace un año, hasta las 39.465.

DEMANDA NO SATISFECHA El coordinador de la Oficina de Orientación para el Acceso a la Universidad, Jesús M. Prujà, aventuró que, como sucedió en el 2008, entre 3.500 y 4.000 estudiantes se quedarán fuera de la universidad, aunque todo depende de sus notas de acceso y de los estudios que hayan elegido. «Un estudiante con una nota baja que solo quiera cursar Medicina lógicamente no podrá entrar en la universidad», dijo.

Después de los estudios de Medicina, los de Educación Primaria, Educación Infantil y Enfermería vuelven a ocupar los primeros puestos de la lista de preferencias, por delante de los títulos de mayor aceptación hasta hace unos pocos años, como Administración y Dirección de Empresas, Psicología y Derecho. Arquitectura también se mantiene en ese segundo grupo, aunque ahora el grado ha pasado a denominarse Ingeniería de la Edificación. En cuatro de las siete universidades públicas, Medicina cuenta con el mayor número de demandantes. Majó subrayó igualmente la buena aceptación de la oferta de títulos de grado adaptados al espacio europeo, solicitados por un 75% de los preinscritos.

EXTRANJEROS Las solicitudes de plaza procedentes de estudiantes residentes fuera de Catalunya también han crecido, de las 7.624 del año 2008 a las 8.504 actuales, De ellas, 2.643 son de alumnos de nacionalidad extranjera.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.