La nueva remuneración de los altos cargos de la multinacional tiene en cuenta, no solo los resultados financieros y las acciones, sinó también objetivos medioambientales y sociales. Conceptos como ahorro de energía o innovación entran en juego.

Los altos directivos del Grupo Danone han entendido que la remuneración variable de sus ejecutivos no tiene que estar sujeta, de forma exclusiva, a los resultados financieros de la compañía y a la cotización de la acción.

De acuerdo con este nuevo sistema de remuneración, los bonus que han empezado a cobrar los directivos tienen un triple componente, dividiéndose en partes iguales, entre resultados individuales, resultados de grupo, y objetivos medioambientales y sociales.

Esta medida afecta a los mil directivos y miembros de la alta dirección del grupo alimenticio en todo el mundo. Entre los objetivos que se les marca dentro del tercio de requisitos medioambientales y sociales figuran conceptos como la reducción de CO2, el consumo de agua, el ahorro de energía, la seguridad en el lugar de trabajo, y la formación que reciben los empleados, entre otros temas.

En cuanto a los objetivos relacionados con resultados de grupo están incluidos aquellos que tiene que ver con mejoras de la empresa como por ejemplo innovación y gestión de equipos.

Por último, los directivos del Grupo Danone también tienen que alcanzar objetivos financieros y económicos tradicionales como pueden ser el beneficio, y el incremento del volumen de negocio, entre otros.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.