Los espacios de ´coworking´ ofrecen una alternativa a la soledad para todo tipo de profesionales que teletrabajan. Por unos 100 euros al mes los usuarios disponen de internet, nevera, cafetera y un sofá donde charlar.

Leo, Daniel y Maribel no son compañeros de trabajo, pero casi. Trabajan en sectores y empresas diferentes y no comparten jefe, ni clientes. De hecho, hace unos meses ni siquiera se conocían. Pero cada mañana acuden con su portátil a una misma oficina, se sientan a escasos metros de distancia y, cuando les apetece desconectar un rato, comparten café y confidencias. Practican el coworking,una tendencia muy implantada en Estados Unidos que empieza a ganar adeptos en España.

En nuestro país cada vez más personas practican el teletrabajo, un sistema que ofrece evidentes ventajas pero también algunos inconvenientes, sobre todo por la sensación de soledad y aislamiento que sufren muchas personas que trabajan desde casa. Yes que muchos teletrabajadores echan en falta el ambiente de una oficina física convencional, aunque sea simplemente para poder salir a fumar con el compañero de al lado.

El coworking consiste en compartir espacio de trabajo con otros profesionales de sectores totalmente diferentes, desde informáticos y diseñadores hasta arquitectos, periodistas o escritores. En EE. UU., donde existen unos 28 millones de teletrabajadores, existe una amplia red de locales de coworking que comienza a ampliarse con espacios repartidos por todo el mundo: en el blog del movimiento (http:// blog. coworking. info) puede consultarse un mapa actualizado.

En España el pionero de esta tendencia fue Garage30, un espacio inaugurado en Madrid en el 2003. Su fundador, Raúl Andrés, ha tejido una red con nuevos espacios repartidos por otras ciudades, como Barcelona, Málaga y Sevilla. En su opinión, el coworking es una oportunidad no sólo para los teletrabajadores, sino también para las compañías. "Nos unimos a su estrategia de teletrabajo ofreciendo a las empresas con teletrabajadores un acceso a garajes por ejemplo dos días a la semana - explica Andrés-.Así, durante unos días pueden cotrabajar junto a otros profesionales de la misma o diferentes empresas y el resto de los días en casa, una mezcla que eleva la productividad y ayuda a romper con el aislamiento".

Algunos espacios de coworking son facilitados a Garage30 por empresas a las que les sobran metros de oficina. Además de obtener un beneficio económico y aprovechar un espacio inutilizado, acoger a teletrabajadores de otros sectores puede ser enriquecedor para la propia empresa que alquila el espacio. "Tener un grupo de emprendedores trabajando al lado supone un aliciente para los empleados de la propia compañía y ayuda a mejorar el clima laboral", opina Andrés.

La red de Garage30 ha crecido también con locales de propietarios particulares que, con la crisis, encontraban dificultades para alquilarlos a usuarios más convencionales. "Al principio no entendían nuestra opción, pero ahora han comprendido que el coworking les ofrece rentabilidad y una mayor seguridad de cobro, porque con nuestra propuesta de compartir los costes, el riesgo de perder el inquilino se reducen mucho", destaca Andrés.

En Barcelona un grupo de nueve amigos autónomos decidieron un buen día que estaban "hartos de trabajar en casa". Así nació Enmedio, un local en el barrio de Poble Sec por el que en año y medio han pasado una treintena de trabajadores de diversos sectores y países, ya que parte de su clientela son extranjeros que buscan un espacio donde trabajar cuando hacen algún viaje de trabajo a la ciudad. "La gente se siente mejor aquí que en su casa - explica Daniel Bobadilla, uno de los fundadores-.Se crea un espacio de trabajo muy curioso porque, pese a provenir de sectores muy diversos, todos nos aportamos ideas unos a otros e incluso a veces surgen oportunidades de colaboración laboral". Las tarifas dependen de las horas de uso: por ejemplo, por 100 euros al mes los usuarios pueden utilizar de lunes a viernes siete horas al día un área común de 40 metros cuadrados habilitada con escritorios, internet, teléfono, microondas, cafetera, nevera... y un sofá donde charlar con los compañeros.


"Ya no quiero estar en casa"

Maribel Cabo, de 35 años, es traductora de software y videojuegos, y se ha pasado los últimosocho años trabajando desde casa como autónoma. "Al principio era estupendo, pero llegó un momento en que la soledad era demasiado fuerte", recuerda. Probó durante dos meses una oficina compartida convencional que no la convenció porque "la gente iba simplemente a trabajar y había poco compañerismo". El año pasado oyó hablar del coworking y contactó con los jóvenes fundadores del espacio Enmedio, de Barcelona. "Fue un cambio radical respecto a trabajar en casa - destaca-:allí todos me acogieron de forma muy cálida y además de trabajar compartimos cafésy experiencias, y a veces incluso nos pasamos trabajos unos a otros". Al principio, traía y llevaba cada día su ordenador portátil al local, pero ahora ya ha decidido dejar todo su equipo allí. "Es mucho más agradable trabajar en compañía y ya no me apetece quedarme en casa ningúndía", explica.

Acceso al Coworking Community Blog: http://blog.coworking.info/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.