Los recortes de presupuestos no cesan y empresas españolas están comenzando a aprovechar en mayor medida los descuentos en las cotizaciones a la Seguridad Social que ofrece la Fundación Tripartita para seguir mejorando la cualificación de sus plantillas.

Los cursos subvencionados por la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo siempre han sido la Cenicienta en el mundo empresarial, más volcado hacia los programas que ofrecen las escuelas de negocios, los centros de posgrado especializados y las consultoras que diseñan y desarrollan planes a medida, que son percibidos con una imagen de mayor calidad por los responsables de recursos humanos de las compañías.

El prestigio no era precisamente una de las señas de identidad de las acciones formativas impartidas dentro del sistema de bonificaciones en la Seguridad Social que gestiona para las empresas españolas esta Fundación, integrada por la Administración, los sindicatos y las patronales mayoritarias, y que tiene como objetivo fomentar y facilitar una mejora continua de la cualificación profesional de los trabajadores españoles. De hecho, históricamente estos descuentos en las cotizaciones sociales no han sido consumidos por completo por las empresas de nuestro país y una gran parte del dinero disponible para financiar los cursos no es aprovechado nunca. Es más, señalan los responsables de las firmas que se dedican a impartir este tipo de cursos, muchas empresas pequeñas e incluso medianas ni siquiera conocen el funcionamiento o la propia existencia de este sistema de beneficios.

Pero parece que las cosas están comenzando a cambiar. La archinombrada crisis económica acarrea transformaciones en los estilos de gestión y en las estrategias empresariales y también afecta a la formación interna en las compañías. Los fuertes recortes que están sufriendo los presupuestos de formación de todas las organizaciones están despertando un mayor interés en los departamentos de recursos humanos por hacer uso de la financiación que gestiona la Fundación Tripartita.

Según los datos oficiales de este mismo organismo, el pasado año el número de empresas que completó acciones formativas beneficiándose de estas bonificaciones en los pagos a la Seguridad Social aumentó en un 46% respecto a 2007. Cerca de 200.000 compañías españolas hicieron uso de esos fondos, previstos en los Presupuestos Generales del Estado, destinados a la formación continua de los profesionales. El número de trabajadores que se beneficiaron de estas actividades también se disparó un 28%, alcanzando casi los dos millones de personas; y el importe financiado a través de este sistema de ayudas se incrementó un 28%, hasta los 390 millones de euros. “El consumo de las bonificaciones tuvo un repunte sustancial en el último cuatrimestre de 2008, motivado por la crisis económica”, asegura Juan Carlos Tejeda, director de Proyfor, una nueva firma especializada en la gestión e impartición de cursos bonificados creada hace un año por la consultora Epise.

No obstante, las compañías podrían haber llegado a beneficiarse de hasta 431 millones de euros presupuestados en descuentos de la Seguridad Social si hubieran utilizado todos los recursos disponibles a través de este sistema de formación para el empleo. "Muchas empresas se echan atrás a la hora de solicitar estos fondos porque desarrollar estos programas, a pesar de las bonificaciones, le supone en algunos casos una inversión a la compañía de entre el 10% y el 40% del coste total del curso. Y como se están recortando tanto los presupuestos ni siquiera quieren asumir ese gasto. Otras tampoco utilizan estas ventajas porque la normativa exige el visto bueno del comité de empresa y prefieren evitar tener que llegar a un acuerdo en esta materia porque ya tienen una gran cantidad de asuntos complicados en materia de relaciones laborales", opina Tejeda, que observa no obstante que las acciones formativas desarrolladas por esta vía están experimentando un importante crecimiento.

Un panorama complicado para los responsables de formación de las empresas como consecuencia de las reducciones de costes, que precisamente es el que ha motivado un mayor interés por aprovechar los beneficios de la denominada formación bonificada. Pero, aún a pesar de las ayudas, Cristina Álvarez, directora comercial y de márketing de la escuela de negocios Ide-Cesem, reconoce que hay muchas dificultades para convencer a las compañías de organizar estas acciones formativas:"Se están congelando los presupuestos incluso para la formación bonificada. Existe preocupación en el sector porque incluso estos cursos están dejando de desarrollarse", afirma Álvarez. Algo más optimista se muestra sin embargo Rafael Castro, director general de San Román Consultoría y Formación: "Las empresas se preocupan más ahora por aprovechar el crédito de la formación bonificada, aunque hacen menos cursos y para un menor número de empleados. Pero las grandes compañías siguen haciendo formación porque tienen una estrategia y saben que la cualificación de su plantilla redunda en la futura competitividad de la organización", explica Castro.

A lo largo de este año 2009 las empresas proveedoras de este tipo de programas están comprobando que el creciente interés de las empresas por esta fórmula continúa e, incluso, se acrecienta a medida que crecen las dificultades económicas. Según la Fundación Tripartita, en el presente ejercicio se pondrán a disposición de las compañías 507 millones de euros en bonificaciones. No obstante, las perspectivas no son nada halagüeñas para el próximo ejercicio de 2010, cuando el directivo de Proyfor calcula que podría haber una reducción de fondos del 25% debido al dinero procedente del Fondo Social Europeo, que se reduce año a año desde 2007 hasta su desaparición total en 2013, y también a la caída sustancial de la recaudación de las cotizaciones a la Seguridad Social, provocada por el descenso de las afiliaciones y el aumento del paro.

Otro cambio de tendencia es un mayor interés por el e-learning. "Este año se está reduciendo la formación presencial y aumenta la online", afirma Tejeda. Por su parte, Ignacio Baratech, socio director de la consultora que mayor volumen de formación bonificada gestiona, Élogos, subraya que "en un contexto en el que la economía española tiene que crecer en productividad y competitividad, las tecnologías de la información y la comunicación son un potente acelerador de los procesos de aprendizaje".


Forcem: Una historia de luces y sombras

La Fundación para la Formación en el Empleo, más conocida como Forcem, nació en 1993 con el objetivo de extender la formación interna en las empresas en nuestro país, algo que por aquel entonces sólo hacían las grandes corporaciones. En esa primera etapa estaba integrado por Comisiones Obreras, UGT, CEOE, Cepyme y la Confederación Intersindical Gallega (CIG), que llegaron al primer Acuerdo Nacional de Formación Continua, refrendado en posteriores pactos que alcanzaron hasta el año 2004.

Fue entonces cuando el ex ministro de Trabajo Eduardo Zaplana acometió la primera reforma de este sistema de formación para el empleo, después de diversos escándalos y fraudes en el manejo de los fondos públicos, nacionales y europeos, que financian estos cursos. Nació entonces la Fundación Tripartita, donde siguen CCOO, UGT, CEOE y Cepyme, pero ahora con la presencia también de la Administración. Esta reforma creó dos tipos de formación: la de oferta, organizada por los agentes sociales y dirigida a ocupados –continua– y desempleados –ocupacional– que pueden apuntarse libre y gratuitamente a esos cursos; y la de demanda, que es la que cada empresa diseña en función de sus necesidades y financia casi por completo con las bonificaciones o descuentos en sus cotizaciones a la Seguridad Social. Jesús Caldera operó la última reforma del sistema en su etapa al frente de la cartera de Trabajo, integrando en un sólo sistema los programas dirigidos a empleados y a parados.

Acceso a la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo: http://www.fundaciontripartita.org/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.